Cannabis en Noruega: Leyes, Uso e Historia

Tradicionalmente, Noruega ha adoptado una postura dura respecto al cannabis. Se imponen penas de prisión por su consumo, venta y cultivo. En 2016, se presentó en el país un programa de cannabis medicinal y en 2017 se anunció la despenalización, en un futuro, del consumo de cannabis, lo que podría suponer la reintroducción de la industria del cáñamo entre otras consecuencias.

    • Capital
    • Oslo
    • Habitantes
    • 5,450,000
    • Productos de CBD
    • Legal
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Legal since 2016

Legislación del cannabis en Noruega

¿Se puede poseer o consumir cannabis en Noruega?

En el momento de redactarse esta información, es ilegal consumir o poseer cannabis en Noruega, aunque esta ley parece estar abocada al cambio en breve.

En la actualidad, si se sorprende a alguien con pequeñas cantidades de cannabis (15 gramos o menos), se le puede imponer una sanción o una condena de prisión hasta seis meses, sin embargo, en diciembre de 2017, la mayoría del parlamento noruego votó por despenalizar el consumo de drogas, incluido el cannabis). Este movimiento fue respaldado por los conservadores, los liberales, el partido laborista y la izquierda socialista.

Dada la anterior postura intransigente de Noruega, la decisión sorprendió. Aunque con un enfoque no tan estricto como el de «tolerancia cero» de Suecia, Noruega tradicionalmente había tenido una de las legislaciones más duras contra las drogas de Europa.

El primer ministro, Bent Hoie admitió que las sanciones por posesión de drogas eran «perjudiciales y absurdas» y que habían hecho más daño que bien al país. Indicó también que el tratamiento debía ser lo importante, no el castigo.

Anteriormente, en 2013, el partido de los verdes abogó por una producción y venta del cannabis controladas por el estado tan solo unos días después de que Uruguay adoptara su proyecto de ley sobre el cannabis. Aunque no tuvo éxito en aquel momento, parece que el partido ha puesto en marcha la maquinaria para que se produzca la despenalización.

¿Se puede vender cannabis en Noruega?

La venta o el suministro de cannabis son ilegales en Noruega según el Código Penal.

El Código Penal de Noruega establece que los acusados serán sentenciados a una pena de prisión «no superior a dos años» en caso de ser descubiertos produciendo, importando, exportando, adquiriendo, almacenando, enviando o suministrando narcóticos.

Sin embargo, si el delito se considera «delito de estupefacientes con agravantes», el encarcelamiento puede prolongarse hasta los 10 años. Los delitos «con agravantes» se determinan por las siguientes consideraciones:

  • las cantidades de drogas involucradas;
  • el tipo de sustancia de la que se trate;
  • la naturaleza del delito.

Si se detiene al acusado con cantidades «muy importantes», la sentencia a prisión quedaría entre tres y 15 años. Para «circunstancias especialmente graves» la sentencia se prolonga hasta los 21 años.

A pesar de que las sentencias a prisión son duras para los traficantes, la resina de cannabis (hachís) y el cannabis en forma de hierba siguen siendo los narcóticos aprehendidos con mayor frecuencia del país.

En Noruega también operan traficantes a gran escala. En 2018, las autoridades se incautaron de 700 kilogramos de cannabis y detuvieron a nueve personas. El jefe de policía Ketil Haukaas comentaba: «Los narcóticos provienen del extranjero, y existen delincuentes profesionales y organizados que siguen a los narcóticos en su entrada a Noruega.»

¿Se puede cultivar cannabis en Noruega?

El cultivo del cannabis en Noruega se considera ilegal. «Producir» cannabis, es decir, cultivarlo, es un delito castigado con penas de prisión, por el que se condena hasta con dos años de cárcel. Después de que se despenalice el cannabis para uso personal, las leyes contra el cultivo podría verse afectadas, pero en el momento de redactar este escrito, el gobierno noruego no había confirmado nada al respecto.

A pesar de las duras condenas a prisión, incluso para el cultivo a pequeña escala, nos encontramos en el país a personas que asumen el riesgo y cultivan cannabis de todas formas. El hachís importado que domina el mercado ilegal del cannabis en Noruega, a menudo es de baja calidad, lo que lleva a los cultivadores noruegos a cultivarlo ellos mismos para generar un producto de mejor calidad.

Un estudio reciente reveló que muchos cultivadores de cannabis desisten del cultivo a gran escala debido a los problemas organizativos que este conlleva y a la falta de competencias botánicas especializadas. Sveinung Sandberg, coautor del estudio, comentaba: «Cultivar marihuana es un proceso complicado y es fácil regar mal las plantas o cometer otros errores que arruinen por completo el cultivo».

¿Es el CBD legal en Noruega?

En Noruega, el CBD es legal. El país no forma parte de la UE, y por ello, tiene sus propios reglamentos para los productos de CBD. El CBD puede consumirse, adquirirse y venderse, pero no puede contener THC (la sustancia responsable de proporcionar el estado de euforia). Esto difiere de las leyes de la UE, que establecen que los productos de CBD pueden contener hasta un 0,2 % de THC.

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Noruega?

La compraventa de cualquier parte de la planta del cannabis es ilegal en Noruega. Esto significa que es ilegal enviar semillas al país. Con la inminente despenalización del cannabis, esto puede cambiar, pero en la actualidad, el gobierno no ha emitido ninguna información acerca de la legalidad de las semillas de la planta.

Cannabis medicinal en Noruega

El cannabis medicinal se legalizó en Noruega en el año 2016 y tanto Sativex como Bedrocan están disponibles para pacientes con receta. El país no dispone de una lista oficial de enfermedades o afecciones que puedan tratarse con cannabis, de modo que los médicos deben actuar a su propia discreción. Normalmente se utiliza para tratar a pacientes de EM y cáncer.

Para poder emitir una receta para el tratamiento con cannabis medicinal, el médico debe poder probar que el resto de formas de tratamiento no han surtido efecto. En definitiva, el cannabis solo puede consumirse como último recurso. El médico, además, debe ser especialista en un hospital y obtener la aprobación para la receta de productos del cannabis con un THC superior al 1 %.

Los grupos a favor de la reforma, como NORMAL, han destacado los problemas que plantea el programa del cannabis medicinal de Noruega, indicando que es demasiado difícil acceder al tratamiento y que muchos médicos no lo conocen apenas. En algunos casos, los especialistas se habrían mostrado hostiles a los pacientes que preguntaron por la opción del cannabis medicinal.

Sin embargo, el gobiernos está dando pasos para solucionar este problema. Por ejemplo, el ministro de Sanidad noruego y la Agencia Noruega del Medicamento han presentado un programa formativo destinado a médicos de hospital sobre el tratamiento con cannabis.

Cáñamo industrial en Noruega

La producción de cáñamo industrial es ilegal en el país, lo que significa que Noruega no dispone de mercado de cáñamo. Este no ha sido siempre el caso. De hecho, los agricultores noruegos han estado cultivando cáñamo durante siglos hasta que fue finalmente prohibido en 1964. 

Esta situación puede cambiar en el futuro, en particular, debido a que el uso recreativo del cannabis pronto va a ser despenalizado. Sin embargo, hasta la presente fecha, el gobierno noruego no ha indicado específicamente que vayan a modificar la legislación que afecta al cáñamo.

Conviene saber

Si va a viajar a Noruega (o si actualmente reside en el país), tal vez le interese saber lo siguiente:

  • De acuerdo con las cifras relativas a 2018, el 8,6 % de los jóvenes noruegos (de entre 16 y 34 años) habían consumido cannabis en el año anterior.
  • El cannabis es la droga más consumida en el país.
  • A pesar de que las leyes son estrictas, muchas personas siguen asumiendo el riesgo de consumir cannabis, incluso en lugares públicos. Un estudio reciente en el que se investigó el consumo de drogas entre los asistentes a festivales en Noruega concluía que el 12 % había consumido una droga ilegal en los últimos 30 días. El 11 % dieron positivo en la prueba de consumo de drogas: siendo el 6 % por cannabis.

Historia del cannabis

Las pruebas arqueológicas sugieren que el cannabis se ha consumido y cultivado en Noruega durante siglos. Las descubrimiento realizados en el sur del país muestran que los vikingos cultivaron la plata en algún momento entre el 650 y el 800 dC.

Aunque no se conoce bien para qué se utilizaba la planta, los expertos especulan con que las semillas podrían haberse utilizado con fines medicinales, ya que se encontró una bolsa de semillas en el esqueleto de una anciana que mostraba signos de haber sufrido diversas enfermedades. También es probable que los vikingos viajeros usaran el cáñamo para la construcciones de cuerdas y velas.

Otra excavación arqueológica, en Oseberg, desenterró dos esqueletos de mujeres vikingas que fueron enterradas con semillas de cannabis y un fragmento pequeño de material de cáñamo. Anne Stine Ingstad, respetada arqueóloga, sugirió que una de las mujeres era sacerdotisa de la diosa noruega Freya, y que las semillas podrían haberse utilizado como droga en los rituales religiosos.

La evolución de las rutas comerciales en el siglo noveno propició la posibilidad de que el cannabis se afianzara en Noruega, a través de lugares como Rusia y la Europa Central.

En el medievo, el cáñamo era un elemento habitual en Noruega, al igual que en muchos otros lugares de Europa. Ofrecía multitud de utilidades prácticas: la construcción de redes, hilos de pescar, telas y cuerdas. En esta época, se cree que la mayoría de los agricultores del país reservaban al menos una parcela para el cultivo del cáñamo.

El cáñamo continuó siendo un cultivo importante en Noruega hasta principios de la década de 1900. La introducción de otras fibras provocó la reducción de la industria del cáñamo, y, para la década de 1950, no existen registros de ningún cultivo de cáñamo. El gobierno prohibió el cultivo en 1964 mediante las nuevas leyes antinarcóticos.

Actitudes ante el cannabis

Noruega es bien conocida por su línea dura respecto al cannabis, y por lo tanto, la planta es una especie de tabú en el país. Sin embargo, esto no significa que no se consuma. De hecho, mucha gente (especialmente gente joven) lo consume regularmente, y existe un apoyo creciente a su legalización.

La decisión del gobierno de despenalizar el consumo individual del cannabis marca otro cambio en la percepción pública. Esto, en otros tiempos, hubiera sido inimaginable.

¿Se legalizará en el futuro?

Aunque las leyes sobre el cannabis en Noruega siguen siendo duras, el movimiento por la despenalización del cannabis puede suponer una relajación por parte del gobierno. El primer ministro, Bent Hoie, ha declarado públicamente que la ley debía centrarse más en el tratamiento y menos en el castigo.

Debemos recordar también que, aunque el acceso al cannabis medicinal en Noruega es complicado, es legal. También esto apunta a un cambio en la posición del gobierno y puede ser indicio de una política más progresista para la legislación sobre el cannabis en un futuro.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba