by G.B.I. on 12/09/2018 | Cultivo

Crónica de Cultivo de Sensi Seeds de Green Born Identity – G.B.I: Hindu Kush

Hindu Kush La genética Hindu Kush, 100% índica, es propiedad de Sensi Seeds desde la década de 1980 y se ha conservado en su forma pura desde entonces. Es una de las variedades de cannabis más fundamentales que se encuentran en este planeta. El Doc ha sometido a esta leyenda a una prueba de cultivo sobre cuyo resultado puedes leer en esta crónica de cultivo.


Hay variedades de cannabis que atesoran tal cantidad de historia que están casi totalmente rodeadas de leyenda. Una de estas variedades es Hindu Kush de Sensi Seeds, una verdadera piedra angular del mundo de las variedades de cannabis.

Presentamos al cultivador

El Doc es un veterano del cultivo altamente cualificado y con amplia experiencia, dotado con un gran pulgar verde, que lleva unos 40 años cultivando la planta de marihuana. Muy admirado por sus plantas extraordinariamente majestuosas con grandes cogollos de abajo a arriba, se ha granjeado una reputación mundial como cultivador de marihuana de primera categoría. Se ha ganado su apodo por su capacidad para nutrir perfectamente sus plantas y, en general, satisfacer sus necesidades de cualquier forma y, en el caso excepcional de que se produzca un problema, hacer el diagnóstico correcto y corregirlo.

Una índica pura sangre con efectos atípicos que recuerda al hachís

Primer plano de un cogollo seco de la variedad de cannabis Hindu Kush sobre un fondo negro.

Una piedra angular que una vez surgió de la nebulosa ancestral de la cría de variedades de cannabis y que, hasta el día de hoy, se ha mantenido en su lugar, y que solo con el sonido de su nombre hace que los ojos de los veteranos brillen y sus nostálgicos corazones salten de alegría. Aquí el término «Piedra angular» tiene que tomarse casi literalmente ya que esta planta de hoja perenne tiene su origen en el Hindu Kush, la cadena montañosa de la toma el nombre y que atraviesa Afganistán, Pakistán e India. En vista de estos orígenes, los entendidos sabrán de forma instantánea qué tipo de cannabis es Hindu Kush – C. indica ssp. afghanica, a la que comúnmente nos seguimos refiriendo como índica. Y es el cómputo total de genes 100% índica lo que deja sus huellas en esta variedad, convirtiéndola en una verdadera índica de pura sangre con características específicas.

La genética Hindu Kush es propiedad de Sensi Seeds desde la década de 1980 y nunca se ha hibridado, sino que se ha conservado en su forma pura desde entonces, endogámica y seleccionada dentro de su propio fondo genético a lo largo de innumerables generaciones. El resultado es una variedad uniforme y muy estable, con un crecimiento y un comportamiento en floración consistentes. Por ese motivo, Hindu Kush también es una compañera de cría muy popular para otras variedades; por ejemplo, Sensi Seeds creó otra clásica a partir de ella uniéndola con Skunk #1, que dio como resultado a Skunk Kush. Hindu Kush no oculta su naturaleza índica, mostrándola a través de un patrón de crecimiento compacto con ramas cortas y fuertes, y hojas de color verde oscuro con los foliolos anchos.

También es típica su etapa de floración rápida: necesita tan solo unos 45-50 días para producir cogollos densos y pesados empapados de resina, incluida una cola de tamaño majestuoso. Durante miles de años, esta variedad local (landrace) se fue endureciendo en su hábitat originario; en las laderas azotadas por el viento a gran altura, se convirtió en una planta resistente. Un beneficio real para los cultivadores de todo el mundo porque Hindu Kush cuenta con una gran resistencia al moho y a las plagas, y gracias a su robustez presenta una naturaleza indulgente a la hora de cultivarla, ya que proporciona buenos rendimientos incluso en condiciones de crecimiento no óptimas. Lo que la convierte en una excelente opción para principiantes y expertos del cultivo. También se puede cultivar en exterior, pero necesita un clima cálido y soleado para obtener los resultados adecuados, ya que se desarrolla correctamente por debajo de los 42°N.

En términos de aroma, Sensi Seeds hace una promesa especial, al afirmar que no existe otra variedad con un sabor tan pronunciado a anís y sándalo como el que se libera cuando se manipulan o se consumen los cogollos. Aunque las plantas despiden un olor predominantemente dulce al principio de la floración, este se va volviendo cada vez más especiado y penetrante mientras maduran, y recuerda a los Charas o al hachís afgano. En lo que respecta a los efectos, Hindu Kush no sigue la norma usual de estupor índica, ya que no envía al usuario a la cama tras dejarle completamente noqueado, sino que proporciona un tipo de efecto físico más contemplativo y tranquilizante que causa una profunda calma interior y da una sensación de claridad. Además de a la recreación mental, Hindu Kush también conduce a la relajación física, haciendo que los usuarios se sientan cómodos y tranquilos. Gracias a todos estos efectos, esta variedad también se califica como marihuana medicinal potente, que alivia el estrés, las náuseas y los dolores, por ejemplo.

El Doc se pone manos a la obra

Piedra angular se encuentra con piedra angular: veterano maestro cultivador. El Doc quería comprobar lo buena que sigue siendo la genética del Hindu Kush después de todas estas décadas. Puso dos semillas feminizadas a germinar, y después de unos 2 días y medio, las dos plántulas salieron a la superficie. El Doc se sorprendió por el alto grado de vigor que presentaban a pesar de su genética endogámica: durante la etapa vegetativa de tres semanas, crecieron con energía y se convirtieron en plantas jóvenes y tupidas provistas de muchas ramas laterales sólidas. La segunda sorpresa fue que las hojas grandes no eran anchas, sino relativamente angostas, con una coloración verde oscura típicamente índica. Cuando el Doc forzó a las dos plantas muy uniformes a la etapa de floración, medían 30 y 32 cm de altura. Las dos Hindu Kush cambiaron rápidamente a la floración; una semana después de que el Doc volviera a programar el ciclo de la luz a 12/12, las primeras flores femeninas se empezaban a ver.

Según las palabras del Doc, «esa fue la señal de partida para que se diera un fuerte impulso de floración poco después, apenas una semana más tarde las plantas presentaban florecillas protuberantes en las puntas de los cogollos y en los ejes, densamente llenos de preflores. Después de cuatro semanas de floración, las plantas contaban con colas de flores gruesas adornadas con grandes cantidades de pelos blancos. El alargamiento del tallo durante las primeras semanas de floración fue más evidente de lo esperado, con las dos Hindu Kush multiplicando su altura y extensión por dos. El comentario del Doc fue, «¡De momento, tiene una pinta estupenda! Parece que la consagrada variedad Hindu Kush ha conservado una sorprendente vitalidad. La cual también se expresa a través de una formidable producción de glándulas de resina que empezó significativamente pronto y que ahora ha generado bonitas capas de tricomas en los cálices y las hojas de azúcar jóvenes. Además, las dos plantas están desarrollando cada vez más un aroma dulce, picante y a hachís que me recuerda a la auténtica vieja escuela».

Cogollos duros como piedras y muy aromáticos con espectaculares incrustaciones de resina

Primer plano de un cogollo cubierto de tricomas de la variedad de cannabis Hindu Kush sobre un fondo negro.

En el período que siguió, las capas de tricomas se convirtieron en espectaculares incrustaciones de resina formadas por múltiples capas. Lo que hizo que el Doc entrara en éxtasis cuando las plantas se acercaban a la madurez: «Parece como si se hubiesen cubierto con un opulento pelaje blanco plateado, ¡no se me había ocurrido que se llenarían de tal cantidad de tricomas! Además, a nivel estructural, estas formaciones florales son más que impresionantes, ya que tienen un montón de cogollos laterales tan grandes que podrían pasar por colas después de haberse secado. Lo que aumenta su excelencia es su sorprendentemente alta proporción cáliz-hoja que se manifiesta a través de grandes cantidades de llamativos pelillos anaranjados, sobre todo en una de las plantas. Además del hecho de que son tan duros como piedras, cuando les aprieta suavemente, no se encogen ni un milímetro».

«Y luego está este olor impresionante… por aquel entonces, solía tener acceso al fantástico hachís nepalés negro… bueno, el rico cóctel picante de Hindu Kush que mezcla toques terrosos, a madera y dulces me recuerda mucho a ese apreciado tipo de hachís». Hasta muy al final, las dos plantas se mantuvieron uniformes y alcanzaron una altura final de 72 y 76 cm respectivamente. «Eso es lo que yo llamo homogéneo», alabó el Doc, «y esto también es verdad para el tiempo de maduración, porque pude cosechar ambas plantas después de 54 días. Formalmente cuatro días después de la ventana oficial para cosechar, sin embargo, podía haber pasado a la acción media semana antes también (pero no tuve tiempo para hacerlo) ya que entonces, el 80% de los pelos de las flores estaban marchitos».

Categoría de peso pesado: Pesaje de los campeones

Una vez que los cogollos se hubieron secado, llegó el turno del «pesaje de los campeones»: «Lo he llamado así porque estos son auténticos cogollos campeones, supercristalinos y cuando los pellizcas suavemente, tan olorosos como el hachís negro recién frotado a mano. Sí, si cierras los ojos y hueles, este aroma mágico habla de los cultivadores de cannabis de las montañas del Himalaya que se sientan en el tejado de una casa de piedra antigua y presionan pedazos frescos de hachís en forma de bolas para el templo».

«Mientras que mis cogollos Hindu Kush no huelen concretamente a anís, despiden ese clásico aroma a hachís muy especiado y pesado, que me produce una agradable sensación de nostalgia y me envía de viaje mental por las remotas regiones del Himalaya». El pesaje de los campeones dio como resultado amplios rendimientos en seco de 95 y 108 gramos, es decir, más de 100 gramos por planta de media – ese récord mágico se superaba una vez más, lo que hizo que el Doc se riera entre dientes: «¡Bienvenidos de nuevo a la categoría de los pesos pesados del cannabis!»

Consumo de Hindu Kush: El Doc se convierte en un Budista Zen

Crónica del cultivo de Hindu Kush: Potencia elemental y eterna

COMPRA AQUI ›› 

Dado que Hindu Kush le había provocado una fuerte sensación de nostalgia, al Doc se le ocurrió volver a sacar su vieja pipa pura para hacer una prueba de consumo fumando. Metió en su pipa un bonito cogollo, pasado toscamente por el grinder, y el Doc encendió el mechero. El humo le pareció enormemente denso y concentrado («casi involuntariamente hice movimientos para masticar») y desató un sabor como fuegos artificiales en su boca: «Para mi sorpresa, allí estaba de repente, un toque fuerte de dulzura anisada que junto con toques a madera y una pizca de canela crean un juego complejo en el paladar. Una experiencia de sabor completo en boca de larga presencia, algo para verdaderos entendidos del cannabis», dijo el Doc extasiado.

Hindu Kush demostró ser una bateadora rápida, justo después de que hubiera dado la primera calada, se produjo un «big bang» en su cabeza, pero enseguida se dio cuenta de que este tipo de efecto corporal índica, de hecho, era más bien del tipo meditativo que te ilumina la mente, y luego contundente y muy tranquilizante. Una agradable oleada de euforia se apoderó de él, fue como si algo desagradable y agobiante quedara excluido de su mundo de ideas, dejando nada más que las cosas buenas de la vida. Según palabras del Doc, «después de dos o tres caladas más, empecé a sentirme como un Budista Zen, tan bien equilibrado internamente, lleno de paz y centrado en lo bueno». Su «sesión de meditación» duró más de dos horas. Junto con la recreación mental, pronto llegó la relajación física, los músculos de sus hombros previamente doloridos y endurecidos comenzaron a sentirse ágiles de nuevo, y se puso súper cómodo en el sofá.

La conclusión del Doc: «Felicidades a Sensi Seeds por haber conseguido conservar esta piedra angular del cannabis sumamente vigorosa, productiva y potente. Si no lo supiera, creería que esta variedad es un híbrido nuevo que acaba de crearse mediante cruces. ¡Hindu Kush es un excelente y notable ejemplo de potencia elemental y eterna, antigua y pura magia cannábica de la región del Himalaya!»

Green Born Identity – G.B.I.

Datos sobre el cultivo:

Genética Hindu Kush (100% Indica)
Fase vegetativa tres semanas (tras la germinación)
Fase de floración 54 días / 45-50 días en general
Medio Sustrato Plagron Grow Mix, macetas de 11 litros
pH 6,2-6,6
CE 1,2–1,8 mS
Luces hasta 12 x SANlight S4W = 1680 vatios
Temperatura 18-28°C
Humedad del aire 40-60%
Riego a mano
Fertilización Organic Bloom Liquid de Green Buzz Liquids
Aditivos/estimulantes Living Organics, More Roots, Humin Säure Plus, Big Fruits, Fast Buds y Clean Fruits de Green Buzz Liquids
Altura 72 and 76 cm
Rendimiento 95 and 108 gr

 

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More