by Martijn on 06/12/2013 | Medicinal

El cannabis para vencer la adicción al alcohol y a las drogas

adicción Desde hace años, los medios de comunicación nos han estado contando que el cannabis es una llamada "droga de iniciación". Este punto de vista también es conocido como la "teoría del trampolín" y supone que las personas que consumen cannabis, con toda seguridad, darán el salto hacia el consumo de drogas duras en algún momento.


Desde hace años, los medios de comunicación nos han estado contando que el cannabis es una llamada «droga de iniciación». Este punto de vista también es conocido como la «teoría del trampolín» y supone que las personas que consumen cannabis, con toda seguridad, darán el salto hacia el consumo de drogas duras en algún momento. Sin embargo, los años de experiencia práctica han demostrado – y esto ha sido confirmado por las investigaciones más recientes – que es todo lo contrario y que el cannabis puede, de hecho, ser un tratamiento de apoyo para vencer la adicción al alcohol y a las drogas. Este es otro ejemplo perfecto de una mentira, que se nos ha inculcado de una manera tan persistente que muchas personas creen que es verdad.

El doctor Tod Hiro Mikuriya
El doctor Tod Hiro Mikuriya

Se sabe desde hace más de 100 años que los cannabinoides presentes en el cannabis pueden ayudar a la gente a acabar con su consumo habitual de opiáceos o de alcohol. El doctor Tod Hiro Mikuriya (1933-2007) fue un defensor reconocido de la marihuana medicinal en general y del cannabis como remedio para la adicción en particular. Se le considera uno de los arquitectos de la política actual relativa al cannabis medicinal en los Estados Unidos. Mikuriya dijo lo siguiente en un artículo que data de 1969 (Marihuana en Medicina: Pasado, Presente y Futuro):

«Debido a que el cannabis no producía dependencia física, se le consideró mejor que los opiáceos para una serie de propósitos terapéuticos. Birch [Dr. EA Birch, ed.], [en The Lancet, ed.], en 1889, informó del éxito en el tratamiento de la adicción a los opiáceos y al cloral [sedante, ed.] con cannabis, y Mattison [Dr. JB Mattisson, red.] en el año 1891 recomendó su uso al joven médico, comparándolo positivamente con los opiáceos … «

¿Qué son los opiáceos?

El término opiáceo se refiere a los alcaloides en el opio, que se extraen de la cápsula de la amapola. Los opiáceos más conocidos son la heroína, la codeína, la tebaína y la morfina. Los extractos de alcaloides afectan al sistema nervioso central y se utilizan como estimulante, así como ingrediente básico en los analgésicos. A la industria farmacéutica le está yendo bien con la venta de todo tipo de los opiáceos sintéticos que alivian eficazmente el dolor. Sin embargo, estos fármacos también producen efectos secundarios como la tolerancia, lo que resulta en dosis cada vez más altas, mientras que el uso a largo plazo o habitual de opiáceos causa una grave adicción.

El dolor es la razón más importante por la que la gente va a visitar al médico y, en muchos casos, se les prescribe analgésicos a base de opiáceos, por lo que muchas personas en el mundo son adictas a analgésicos como OxyContin y Xanax. Varios episodios del programa de televisión Drug Inc. de National Geographic han demostrado que en algunas partes de los EE.UU. el mercado de analgésicos ilegales está en auge. Algunas personas incluso se han convertido en adictos a la heroína después de que su tratamiento a base de analgésicos recetados por el médico hubiera llegado a su fin. ¿Qué tal define esto el concepto de «droga de iniciación», comparado con el cannabis?

Es mejor prevenir que curar

El cannabis, junto a los opiáceos, había sido el extracto de una planta medicinal más recetado del mundo, hasta que de pronto fue prohibido en muchos lugares en la década de 1930. Afortunadamente, se están redescubriendo sus propiedades medicinales, un proceso al que Sensi Seeds está más que satisfecho de contribuir. La información obtenida por Sensi Seeds, junto con la información que reciben las asociaciones de pacientes, como MarijuanaPatients.org, demuestra que los pacientes que utilizan cannabis medicinal como analgésico han sido capaces de reducir sustancialmente o incluso dejar por completo el consumo de opiáceos. Además, señalan que los efectos secundarios de los analgésicos opiáceos también han desaparecido, como por ejemplo el estreñimiento, las náuseas y la depresión.

Sembrado de opio
Sembrado de opio

Un fenómeno frecuente entre los pacientes que consumen cannabis como analgésico es que no siempre acaba con el dolor por completo, sino que lo hace soportable, más fácil de ignorar. Este hallazgo interesante ha llamado la atención de los científicos y, poco a poco, el mundo médico está empezando a reconocer la sinergia existente entre los cannabinoides y los opiáceos. Al añadir el cannabis al tratamiento, la dosis de opiáceos se puede reducir considerablemente, reduciendo el riesgo de una sobredosis, y neutralizando o casi neutralizando los efectos secundarios y la posibilidad de convertirse en adictos. Sensi Seeds seguirá de cerca la marcha de estos acontecimientos.

Cannabis para el tratamiento de adicción al alcohol

En 2009, el Harm Reduction Journal informó sobre una encuesta anónima que fue llevada a cabo por los Pacientes del Grupo de Berkeley (BPG), un dispensario de marihuana medicinal situado en Berkeley, California (EE.UU.). De los 350 pacientes estudiados, el 40% señaló que habían sustituido el cannabis por alcohol, el 65,8% dijo que habían sustituido el cannabis por medicamentos con receta, el 57,4% indicó que actualmente utilizan cannabis en lugar de medicamentos con receta, ya que trata mejor sus síntomas, y el 26 % indicó que habían dejado de usar drogas ilegales a favor del cannabis. Aunque esto es sólo una encuesta de menor importancia entre pacientes que han llegado a estos puntos de vista a través de la automedicación, los resultados son significativos. Afortunadamente, un estudio científico que data de octubre de 2013 produjo resultados similares. Varios institutos de investigación, incluyendo las universidades de Kentucky y Maryland, han colaborado en este estudio, que parece indicar que el cannabidiol (CBD) sí contribuye positivamente en el tratamiento de la adicción al alcohol.

En resumen, así es como funciona. El cerebro humano se compone de aproximadamente 100 mil millones de neuronas – o células del sistema nervioso – que se comunican unas con otras. Esta comunicación permite que se realicen una serie de funciones, como almacenar recuerdos, controlar el movimiento muscular y transmitir la información de los receptores de luz de nuestros ojos. El consumo excesivo de alcohol tiene como resultado la degeneración de las neuronas, lo que significa que pierden progresivamente su estructura o función, o incluso mueren por completo.

Esto, a su vez, dará lugar a trastornos cognitivos y del comportamiento, que se supone que contribuyen a la naturaleza crónica y recurrente del alcoholismo … El estudio demuestra que el CDB restaura la estructura de las neuronas, mientras que al mismo tiempo reduce el trastorno, así como el riesgo de recaída en la adicción. Es necesario seguir investigando para corroborar estas conclusiones iniciales y provisionales, pero Sensi Seeds se alegra, sin embargo, de que por fin la verdad esté saliendo a la luz y – tal vez incluso mejor – de que las mentiras se estén poniendo al descubierto.

El cannabis es más seguro que el alcohol

Ejemplos de los anuncios de autobús en Portland
Ejemplos de los anuncios de autobús en Portland

 

De igual manera, aumenta la discusión sobre si el cannabis es más seguro que el alcohol. Sensi Seeds ha informado sobre este tema recientemente, entre otras cosas, en un artículo en el que el Profesor Robin Room defiende abiertamente el uso del cannabis como una posible solución para el problema del alcohol en Australia. Incluso las grandes cadenas de noticias contribuyen al debate, como este artículo de opinión de Dan Riffle para la CNN. Por último, este tema en particular fue el punto de partida de una campaña promocional realizada por el Marijuana Policy Project en Maine (EE.UU.) para votar a favor de la legalización del uso recreativo del cannabis en la ciudad de Portland, Maine. La votación tuvo lugar el pasado 5 de noviembre de 2013. La campaña promocional utilizó carteles en el transporte público, uno de los cuales se muestra aquí.

En Sensi Seeds está convencido de que el alcohol es mucho más dañino que el cannabis y de que además carece de la larga lista de propiedades beneficiosas del último. Esto se hace evidente al echar un solo vistazo a estos histogramas que pertenecen a un estudio realizado por David Nutt. Sensi Seeds espera que se lleven a cabo más investigaciones sobre esta materia y, por supuesto, la compañia seguirá muy de cerca la marcha de los acontecimientos.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More