Cannabis en Tayikistán: Leyes, Usos, e Historia

Tayikistán está en una de las rutas de tráfico de drogas más grandes del mundo ya que comparte frontera con Afganistán. También tiene una industria del hachís propia. Sin embargo, el cannabis es ilegal en el país, y con la pena de muerte establecida para delitos graves relacionados con las drogas (como el contrabando a gran escala), es un tema arriesgado.

    • Capital
    • Dushanbe
    • Habitantes
    • 9,475,000
    • Productos de CBD
    • Ilegal
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Ilegal

Legislación del cannabis en Tayikistán

¿Se puede poseer y consumir cannabis en Tayikistán?

Es ilegal poseer o consumir cannabis en Tayikistán. El Código Penal del país establece que aquellos «implicados en el consumo de narcóticos, ‘sustancias psicotrópicas’ o ‘precursores’» pueden ser condenados a una pena de prisión de hasta cinco años.

La condena se ajusta de tres a siete años si el acusado:

  • Ha cometido el delito en «relación con menores»
  • Ha sido sorprendido consumiendo cannabis con otras dos o más personas
  • Ha hecho uso de la violencia o proferido amenazas
  • Ha cometido el mismo delito en el pasado
  • Ha consumido o poseído cannabis en la cárcel
  • Ha trabajado con una banda organizada

Si el acusado, mientras consume cannabis o cualquier otra sustancia, causa la muerte de una víctima o lesiones corporales graves, puede ser condenado de ocho a 12 años.

Según la ley de Tayikistán, las personas mayores de 14 años pueden ser condenadas. Sin embargo, se hacen algunas excepciones en el caso de los menores de 18 años.

¿Se puede vender cannabis en Tayikistán?

Tayikistán adopta una línea dura contra el narcotráfico de cualquier tipo, incluido el cannabis. Según el código penal del país, si un individuo es atrapado traficando sustancias narcóticas ilegales, se le puede condenar a la «pena capital» (por fusilamiento). En los casos en que se concede un indulto, se reduce a una pena de cárcel de 25 años.

Asimismo, transportar cannabis u otras sustancias estupefacientes a través de las fronteras de Tayikistán se considera un delito grave. Los acusados pueden ser condenados una pena de cárcel de ocho a 12 años, y también pueden confiscarles sus bienes.

Si se detecta la venta de pequeñas cantidades de cannabis, o el transporte o el envío por correo con el fin de vender, la sentencia es de cinco a 10 años. Dicha pena aumenta de 12 a 15 años en el caso de cantidades más grandes, o incluso de 15 a 20 años (o a pena de muerte) si el acusado:

  • Ha cometido el mismo delito en el pasado
  • Está trabajando para una banda
  • Se le considera peligroso
  • Ya está cumpliendo una pena de prisión
  • Ocupa un puesto oficial
  • Transporta o vende cantidades especialmente grandes

¿Se puede cultivar cannabis en Tayikistán?

También es ilegal cultivar cannabis en Tayikistán (aunque crece de forma silvestre y bastante abundante en la naturaleza). Aquel que sea sorprendido cultivando grandes cantidades de «plantas que contienen sustancias narcóticas» pueden ser condenado a la pena de muerte, que a su vez, puede reducirse a 25 años de cárcel.

Sin embargo, si el acusado solo cultiva cantidades limitadas de cannabis, esta condena se reduce de cinco a 10 años.

Si la plantación se encuentra en un campo de «tamaño mediano», o si el procesado ha cometido el mismo delito en el pasado, o está operando como parte de una «conspiración», la condena se aumenta de 10 a 15 años, además de la confiscación de sus bienes. Esta sentencia se eleva de 15 a 20 años (o a la pena de muerte) si el cultivo se lleva a cabo:

  • Por un grupo organizado
  • Por un individuo peligroso
  • En un área grande
  • Por alguien que ocupa un puesto oficial

La ley considera un «área mediana» de más de 0,10 ha, y un área grande de más de 0,20 ha.

¿Es legal el CBD en Tayikistán?

La legislación de Tayikistán no distingue entre el CBD y el cannabis, a pesar de que los productos de CBD contienen bajos niveles de THC y, por lo tanto, no producen una «subida» o efecto psicoactivo. Así pues, es ilegal consumir, comprar o vender productos de CBD en el país.

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Tayikistán?

Del mismo modo, las semillas de cannabis se consideran una sustancia ilegal y no pueden enviarse por correo al país.

Cannabis medicinalen Tayikistán

Actualmente, no hay un programa de cannabis medicinal en Tayikistán, y el gobierno no ha indicado ninguna intención de poner en marcha uno en el futuro.

Cáñamo industrial en Tayikistán

El cáñamo industrial se considera de igual forma que el cannabis según la legislación de Tayikistán y, como tal, es ilegal cultivarlo.

Conviene saber

Si vas a viajar a Tayikistán (o resides actualmente en el país), te puede interesar saber lo siguiente:

  • Una encuesta realizada en 2009 descubrió que el 96 % de los jóvenes de 15 a 16 años en Tayikistán creía que era «muy fácil» conseguir una sustancia como el cannabis.
  • Tayikistán se considera un país de «tránsito». Esto significa que los narcotraficantes cruzan regularmente la frontera desde Afganistán, para llegar a lugares como Rusia y Europa.
  • En los últimos años, las autoridades de Tayikistán han tenido que centrar su atención no solo en las fronteras permeables, sino también en las farmacias del país, ya que en algunas se vendían sustancias psicotrópicas ilegales.

Historia del cannabis

A lo largo de los siglos, la zona ahora conocida como Tayikistán ha sido ocupada por numerosos grupos étnicos diferentes. Entre estos, se incluyen los imperios persa aqueménida y samánida, el imperio heftalita (pueblo turco nómada) y los mongoles. Se cree que el cannabis podría haber estado presente en la zona antes de que ninguno de ellos llegara, ya que muchos expertos creen que la planta se originó en esta región.

Estas culturas introdujeron sus propias prácticas específicas con el cannabis: ritualistas, medicinales y recreativas.

En 1864, Rusia se hizo con el control de la zona. La Unión Soviética gobernó desde 1919 hasta 1991, y en la década de 1980, emprendió una serie de campañas de erradicación de cannabis a gran escala. Resultaron infructuosas en gran medida, en parte debido a la prevalencia de la planta en la naturaleza.

Después de que la Unión Soviética se derrumbase, Tayikistán se vio enseguida envuelta en una guerra civil que duró cinco años y que provocó disturbios considerables. Esto dejó al país vulnerable y la falta de estabilidad todavía se puede sentir a día de hoy.

Cannabis en Tayikistán

Los análisis actuales sugieren que el centro de la diversidad genética del cannabis puede encontrarse en Tayikistán, lo que podría convertirlo en el lugar de nacimiento de esta famosa y prolífica planta. Se cree que la subespecie C. indica también evolucionó en algún lugar de esta región.

Aunque Tayikistán tiene una industria doméstica de cannabis, es relativamente pequeña en comparación con las de Afganistán o Kazajistán. El cannabis crece silvestre en las zonas rurales del país, y se parece más a las variedades locales afganas que a las variedades kazajas.

Gran parte del cannabis silvestre contiene bajos niveles de THC y, como consecuencia, no suele cosecharse. Sin embargo, el cannabis cultivado que contiene niveles más altos de THC es sumamente potente, sabroso y muy aromático. Los expertos sugieren que la mayor parte del cannabis del país es de la subespecie índica. También se usa en las comunidades rurales como cultivo de fibra. La larga temporada de cultivo se traduce en que los agricultores pueden recoger dos o tres cosechas al año.

A pesar de las duras leyes, se produce cultivo de cannabis en Tayikistán. Es frecuente en particular en la provincia noroccidental de Sughd, y en la Región Autónoma de Gorno-Badakhshan. La mayor parte de esta producción nacional está destinada al consumo de los habitantes de Tayikistán. Rara vez se trafica a través de la frontera, aunque puede haber un mercado de exportación limitado.

Tráfico de drogas en Tayikistán

Tayikistán se encuentra en medio de varias rutas populares de tráfico de drogas con contrabandistas de Afganistán que atraviesan regularmente las fronteras permeables para llevar sustancias estupefacientes como el cannabis a Rusia y Europa. Además, el propio Tayikistán ha comenzado a convertirse en un productor más relevante de opio y hachís.

El gobierno de Tayikistán respondía con la creación una Agencia de Control de Drogas en 2000. La función principal de la Agencia era limitar la circulación de drogas a través del país y destruir las drogas incautadas. Contaron con el apoyo de los EE. UU. en sus esfuerzos.

Sin embargo, el problema fundamental radica en la naturaleza geográfica de las zonas fronterizas. La frontera entre Afganistán y Tayikistán no solo tiene una longitud de 1.300 kilómetros, sino que también es montañosa y prácticamente imposible de controlar con eficacia.

En un principio, se creía que cerca del 80 % de todos los narcóticos traficados a través de Tayikistán pasaban por la carretera Khorog-Osh en Gorno-Badakhshan. Esta ruta comienza en Khorog (que está en la frontera), luego conduce a la ciudad de Osh en Kirguistán, que está cerca de la frontera con Uzbekistán.

Hoy en día, los traficantes viajan a través de otras rutas, una popular que pasa por la provincia de Khatlon en el suroeste, que vuelva a estar cerca de la frontera con Afganistán. Desde aquí, las drogas pasan a Dusambé, desde donde luego se introducen por aire o tren en Rusia o Europa.

Las rutas de tráfico de drogas que cambian con frecuencia causan considerables problemas a las autoridades. Sin embargo, a pesar de ello, Tayikistán incauta alrededor del 80 % de todas las drogas confiscadas en Asia Central. Esto sitúa al país en el tercer lugar a nivel mundial, en términos de incautaciones de opiáceos (heroína y opio crudo).

Por ejemplo, en 2014, según consta las autoridades quemaron más de 722 kilogramos de drogas incautadas. De esa cantidad, el cannabis constituía 249 kilogramos, y el hachís otros 315 kilogramos. En 2017-2018, se incautaron cuatro toneladas y 448 kilogramos de sustancias ilegales. Esto incluía tres toneladas y 126 kilogramos de cannabis.

El aumento de los esfuerzos policiales va acompañado por un riesgo elevado de violencia. Existe preocupación ya que los delitos con armas de fuego son frecuentes en las fronteras, y las noticias sobre tiroteos son cada vez más habituales.

Actitudes ante el cannabis

El cannabis no se considera un problema grave en Tayikistán. En lugar de ello, las autoridades suelen centrarse en la heroína y el opio, que causan muchos más problemas en el país.

La ubicación de Tayikistán junto a Afganistán significa que el hachís se encuentra fácilmente disponible y es consumido por los locales, a pesar del riesgo de penas de cárcel.

¿Se legalizará el cannabis en el futuro? 

Las autoridades de Tayikistán están en constante guerra con los narcotraficantes. A pesar de que se incautan grandes cantidades de sustancias ilícitas en las fronteras, se cree que aún se está introduciendo de contrabando mucho más.

Esto sugiere que no es probable que la legalización del cannabis en cualquier forma, para uso medicinal o recreativo, ocurra pronto.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba