Cannabis en Uzbekistán: Leyes, Usos, e Historia

Las leyes del cannabis de Uzbekistán están entre las más estrictas de Asia Central. Hasta el consumo de cannabis puede castigarse con una pena de cárcel de tres años. El país también tiene problemas con el tráfico de drogas, que se introducen por la frontera porosa desde Afganistán. El infradotado departamento antinarcóticos lucha por controlar el problema.

    • Capital
    • Tashkent
    • Habitantes
    • 33,236,000
    • Productos de CBD
    • Ilegal
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Ilegal

Legislación del cannabis en Uzbekistán

¿Se puede poseer y consumir cannabis en Uzbekistán?

Las leyes de drogas de Uzbekistán se encuentran entre las más severas de Asia central. Según el Código Penal, cualquier «participación en el uso o consumo» de cannabis puede castigarse con tres años de trabajos forzados o una pena de cárcel de tres años.

Si el individuo tiene un historial previo relacionado con las drogas o consume el cannabis con terceras personas, esta sentencia se incrementa de un arresto de seis meses a de tres a cinco años de cárcel.

Además, si se descubre que el acusado es adicto al cannabis, también puede recibir tratamiento obligatorio, además de una multa.

¿Se puede vender cannabis en Uzbekistán?

La legislación de Uzbekistán distingue entre aquellos que consumen cannabis y aquellos que lo poseen con la intención de vender. Si las autoridades deciden que el acusado tenía la intención de vender incluso pequeñas cantidades de cannabis, puede ser condenado a un arresto de seis meses o de tres a cinco años de cárcel.

Para cantidades más significativas de cannabis, la pena de prisión se incrementa de cinco a siete años. Si el procesado tiene un historial previo de participación en temas de drogas, está operando como parte de un grupo o está vendiendo dentro de un establecimiento educativo, la sentencia vuelve a aumentar, de siete a 10 años.

Por cantidades a gran escala, el acusado será condenado a una pena de 10 a 20 años de cárcel.

Además, Uzbekistán es un país de «tránsito de drogas», que se introducen de contrabando con regularidad desde Afganistán. Como consecuencia, las leyes contra el tráfico son severas con duras penas en vigor. Si se es acusado de tráfico de cannabis o de cualquier otra sustancia estupefaciente, se recibirá una pena de prisión de cinco a 10 años.

¿Se puede cultivar cannabis en Uzbekistán?

Es ilegal cultivar cannabis en Uzbekistán, según el Código Penal del país. Cualquiera que sea sorprendido haciéndolo puede ser castigado con una multa (de 25 a 50 salarios mínimos mensuales), trabajos forzados durante hasta tres años o a una pena de cárcel de tres años.

Si el acusado de cultivo de cannabis:

  • ha cometido un delito previo relacionado con narcóticos/sustancias psicotrópicas
  • se ha demostrado que pertenece a un grupo organizado
  • ha cultivado el cannabis en una parcela de tamaño mediano;

entonces la sentencia aumenta a una multa de 50 a 100 salarios mínimos mensuales, un arresto de hasta seis meses o a una pena de cárcel de tres a cinco años.

Si el acusado es un «reincidente peligroso», opera dentro de una grupo organizada, o cultiva cannabis en una parcela de tierra de gran tamaño, entonces la pena va de cinco a diez años de cárcel.

Sin embargo, la Ley «Sobre Sustancias Estupefacientes y Sustancias Psicotrópicas», aprobada en 2000, establece que las plantas de cannabis se pueden cultivar con «fines empresariales estatales y  fines científicos«, siempre que las autoridades concedan la licencia oportuna.

¿Es legal el CBD en Uzbekistán?

La legislación uzbeca no distingue entre el CBD y el cannabis. Esto significa que, a pesar de tener bajos niveles de THC (y no poder producir un efecto psicoactivo o «subida»), es ilegal comprar, vender y consumir CBD en el país.

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Uzbekistán?

Las semillas de cannabis no se diferencian de ninguna otra parte de la planta de cannabis. Por lo tanto, es ilegal comprarlas, venderlas y usarlas, y no se pueden enviar por correo.

Cannabis medicinalen Uzbekistán

No hay ningún programa de cannabis medicinal en marcha en Uzbekistán.

Sin embargo, la legislación sí permite el uso de cannabis con fines medicinales si se cumple con las regulaciones establecidas por el Ministerio de Sanidad. Las sustancias estupefacientes y las sustancias psicotrópicas se pueden dispensar en farmacias, establecimientos terapéuticos y establecimientos de atención preventiva, siempre que estos lugares tengan las licencias pertinentes.

Los personas que viajen por el país y que están en tratamiento con productos derivados del cannabis también pueden seguir usando su medicación, siempre que cumplan con las normativas estatales. Además, si por algún motivo permanecen más tiempo en Uzbekistán y necesitan un suministro adicional de la medicación a base de cannabis, podrán conseguir una receta en el país.

Cáñamo industrial en Uzbekistán

De momento, no es legal cultivar cáñamo industrial en Uzbekistán. Sin embargo, hay evidencias que sugieren que esto podría cambiar pronto. El presidente Shavkat Mirziyoyev ha visitado una antigua planta de cáñamo en la región de Taskent, para averiguar más sobre el potencial del cultivo de cáñamo industrial en la zona.

Durante su visita, se informó al presidente sobre la preparación de la tierra para el cultivo de cáñamo. Así pues, es posible que las leyes del país cambien, lo que permitiría a Uzbekistán sacar provecho de este mercado potencialmente lucrativo.

Conviene saber

Si vas a viajar a Uzbekistán (o resides actualmente en el país), te puede interesar saber lo siguiente:

  • El narcotráfico es un problema importante en Uzbekistán. Su frontera con Afganistán tiene unos 136 kilometros de largo, y hay muchas oportunidades para que los narcotraficantes entren en el país [UdMO1] sin ser detectados, ya sea por el desierto o las montañas.
  • Por lo general, los estupefacientes se introducen de contrabando a través de un camión, aunque el contrabando por ferrocarril también es común. Algunos traficantes incluso usan animales de carga como burros para traficar drogas por todo el país, sobre todo en el caso de aquellos que atraviesan las montañas.
  • A pesar de ser un país de tránsito, las tasas de delitos relacionados con las drogas son más bajas en Uzbekistán que en otros países de la zona. La prevalencia del delito, según la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Asia Central) era de 31 por cada 100.000 personas en Uzbekistán, mientras que la media de la zona era de 41 por cada 100.000.

Historia del cannabis

Muchos expertos creen que el cannabis índica es originario de Uzbekistán y otros países de Asia Central. El botánico ruso Nikolay Ivanovich Vavilov escribió al respecto en sus Estudios sobre el Origen de las Plantas Cultivadas. Aunque admitía que era «sumamente difícil saber dónde se originó el cultivo de cáñamo», afirmaba que era probable que el cannabis se originara en Uzbekistán, Tayikistán, Afganistán, India occidental y Pakistán.

No se dispone de ninguna evidencia arqueológica que demuestre de manera concluyente que el cannabis se usaba en la antigua Uzbekistán. Sin embargo, las excavaciones en la cercana China han descubierto restos de cannabis, lo que sugiere que se usaba en la zona desde por lo menos el año 2700 a. e. c. Del mismo modo, las tribus nómadas escitas vivían en la zona cerca del año 800 a. e. c., y su uso de cannabis con fines rituales y recreativos está bien documentado.

Uzbekistán siempre ha sido importante para el comercio. La histórica ciudad de Samarcanda fue una vez el punto central de la famosa Ruta de la Seda que conectaba China con Occidente, alrededor del año 200 a. e. c. Samarcanda también fue conocida más tarde como centro de formación del Islam. Teniendo en cuenta lo que los expertos saben sobre las prácticas islámicas, se puede suponer que había un amplio comercio de cannabis en la zona por aquel entonces.

Al igual que el vecino Afganistán, el país tiene una rica historia de producción de hachís. En el siglo XIX, los consumidores indios afirmaban que el cannabis uzbeco era de la «mejor calidad disponible» y que se producía ampliamente en todo el país. Sin embargo, a fines del siglo XIX, la producción de hachís se había trasladado de Uzbekistán a China.

Actitudes ante el cannabis

Al igual que en muchas partes de Asia Central, el cannabis se ha usado y consumido de forma habitual en Uzbekistán durante siglos. Conocido localmente como anasha, el consumo se ha mantenido relativamente constante a lo largo de la historia, aunque parece estar aumentando en las zonas urbanas del país.

Aunque las autoridades no lo consideran un problema importante, el consumo de la sustancia es frecuente y está aceptado socialmente. Es la sustancia ilegal más consumida en el país, con cerca del 4,2% de la población adulta que la consume. Esta cifra es mucho más alta que la del opio o la heroína, aunque los consumidores de opiáceos constituyen la gran mayoría de los consumidores con problemas que necesitan tratamiento.

Sin embargo, el cannabis no está bien visto a nivel público. Por ejemplo, cuando el medallista de plata olímpico uzbeco Abdulla Tangriev fue descalificado después de que detectasen rastros de cannabis en su sangre, la noticia se encontró con una desaprobación pública generalizada.

Cultivo de cannabis en Uzbekistán

El cannabis crece silvestre en la naturaleza en Uzbekistán, y es frecuente verlo creciendo por las carreteras o en los campos. También lo cultivan los agricultores, aunque la industria local del cannabis es pequeña en comparación con la de la sus vecinos Afganistán o Kazajistán.

No se sabe cuánto cannabis se cultiva en el país, aunque en 2006, las autoridades informaron de 0,4 hectáreas de crecimiento silvestre y 1,44 hectáreas de cultivo ilegal. Es probable que estas cifras sean demasiado bajas, dado que las operaciones antinarcóticos en Uzbekistán no son terriblemente efectivas.

El cultivo de cannabis parece estar en aumento en el país, aunque no se produce lo suficiente como para dar lugar a un mercado de exportación serio. Aunque cultivar es ilegal, se aplican exenciones para los hombres mayores de 60 años y las mujeres mayores de 55 años.

Cannabis uzbeco

Las genéticas autóctonas o local de Uzbekistán generan mucho interés por parte de los expertos. Muchas de estas son muy apreciadas, gracias a su potencia e idoneidad para hacer hachís.

Indica sp. Afghanica es una variedad índica clásica que los creadores de variedades (breeders) conocen bien. Es una planta relativamente pequeña, rechoncha, con hojas anchas y abundante producción de resina. También son conocidas por presentar ‘un color púrpura’.

Indica sp. Afghanica tiene un aspecto diferente a la Indica sp. indica (que crece en el norte de India, Pakistán y Nepal), que tiene hojas estrechas y mejor resistencia a la humedad.

Tráfico en Uzbekistán

Uzbekistán tiene importancia a nivel estratégico para las bandas organizadas de traficantes afganos. El hachís se introduce de contrabando (junto con el opio y la heroína) por una de las varias rutas a través del país. A veces, las bandas cruzan la frontera entre Uzbekistán y Afganistán, o llegan a través de las fronteras orientales (compartidas con Kirguistán y Tayikistán).

Las fronteras son famosas por su porosidad, y en un momento dado, la «mafia» del tráfico uzbeco llegó a dirigir un servicio de autobuses específicamente para introducir drogas en el país. Una vez en Uzbekistán, los traficantes viajan hacia el norte a Rusia, o cruzan el Mar Caspio hacia Europa.

Como ocurre con la mayoría de los demás países de la zona, el opio y la heroína se consideran problemas mayores que el hachís. Como resultado, la mayoría de los esfuerzos del departamento antinarcóticos se centran en erradicarlos.

¿Se legalizará el cannabis en el futuro? 

Debido a los problemas de Uzbekistán con el tráfico de drogas, parece poco probable que adopten un enfoque más progresista de sus leyes relativas al cannabis a corto plazo. Asimismo, el gobierno no ha hecho ninguna mención de la posible puesta en marcha de un programa de cannabis medicinal.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba