Cannabis en Yibuti- Leyes, Uso e Historia

La legislación del cannabis en Yibuti es bastante severa, con penas de cárcel por consumo, venta y cultivo. Al ser un país bastante árido, el cultivo del cannabis es bastante complicado. Además, la población yibutiana se preocupa más por otro cultivo, el khat, que sigue siendo legal y los nativos se gastan cerca del 40% de sus ingresos en esta sustancia.

    • Capital
    • Djibouti
    • Habitantes
    • 1,000,000
    • Productos de CBD
    • Ilegal
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Ilegal

Legislación del cannabis en Yibuti

¿Se puede poseer o usar cannabis en Yibuti?

El uso o posesión del cannabis es ilegal en Yibuti. Si es detenido, el infractor puede ser sentenciado a una pena de cárcel de hasta cinco años y una multa. El sistema legal del país es bastante complejo puesto que se basa tanto en la ley islámica como en la constitucional y, como consecuencia, se desaprueba cualquier tipo de estupefaciente. No obstante, esto suele aplicarse más al consumo de alcohol.

En términos de  la ley islámica, el cannabis se categoriza como «mukhaddirat«: esta palabra hace referencia a una sustancia que provoca que el usuario sea perezoso o lento y que adormece los sentidos. Sin embargo, la ley permite el uso del cannabis medicinal siempre que sea absolutamente necesario.

A diferencia de muchos otros países africanos, el uso del cannabis no es una de las mayores preocupaciones en Yibuti. Por contra, mucha gente usa khat, un estimulante que produce efectos similares a las anfetaminas. El uso es legal (aunque cada vez se desaprueba más) y se estima que el 40% del presupuesto doméstico medio de Yibuti  se destina a esta sustancia, lo cual resulta muy problemático en un país donde el 16% de la población vive por debajo del umbral internacional de la pobreza.

¿Se puede vender cannabis en Yibuti?

La venta y el suministro de cannabis en Yibuti son considerados un delito mucho más serio, por el que los infractores, si son detenidos, son sentenciados a cadena perpetua.

La ley es muy severa para aquellos que trafican pero, la falta de presupuesto hace que las autoridades tengan dificultades para ejecutarla. Aun así, de vez en cuando se realizan detenciones, sobre todo en la capital del país.

A pesar de que el país no cuenta con un importante mercado de cannabis doméstico, es un país de tránsito. Esto significa que los traficantes de drogas lo utilizan como parte de la ruta para realizar contrabando de sustancias a otros lugares. Su ubicación, en el cuerno de África, hace que su puerto sea utilizado para traficar cannabis y otras drogas a través del país.

Lo cierto es que Yibuti está situado en una de las rutas de transporte más concurridas del mundo. Esta ruta une el Mar Rojo y el Océano Índico con el Mediterráneo, a través del Canal de Suez. El cannabis entra por contrabando junto con la heroína, metacualona y otras drogas. Llegan por tierra desde la India y Pakistán atravesando países de Oriente Medio como Siria y Líbano antes de pasar por Yibuti hacia el resto de África.

Yibuti es también el principal origen de drogas y armas que se envían al estado islámico de Yemen (y que a veces son transportados desde ahí hacia Arabia Saudí).

¿Se puede cultivar cannabis en Yibuti?

El cultivo de cannabis es ilegal en Yibuti y, aunque los cultivadores quisieran cultivarlo, sería muy difícil lograrlo con éxito. El terreno árido impide cualquier tipo de cultivo y el cannabis no es una prioridad para los cultivadores locales. Pueden darse producciones a pequeña escala pero hay pocas evidencias que prueben incluso esto.

Los cultivadores prefieren centrarse en cultivar khat, que es legal y muy popular entre la población yibutiana. Es un mercado lucrativo para un país empobrecido en términos generales, y es el mayor sector económico informal. El cultivo y la venta de khat suponen un 4% del total del PIB de Yibuti.

¿Es el CBD legal en Yibuti?

La legislación yibutiana no hace distinción entre el cannabis y el CBD, a pesar de que el último no contiene suficiente cantidad de THC como para «colocar». Por tanto, es ilegal usar, comprar y vender CBD en el país.

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Yibuti?

De igual modo, la legislación no hace distinción entre las semillas y cualquier otra parte de la planta de cannabis, lo que significa que es ilegal usar, vender o comprar semillas. Tampoco se pueden enviar por correo al país 

Cannabis medicinal en Yibuti

La legislación yibutiana prohíbe el uso del cannabis para cualquier fin, incluido el medicinal. A pesar de que algunos países africanos han legalizado el uso del cannabis medicinal y su cultivo, Yibuti aún no lo ha hecho y no parece que el gobierno tenga intención de cambiar la ley en un futuro próximo.

Cáñamo industrial en Yibuti

Yibuti no tiene industria de cáñamo. Esto no es algo que sorprenda ya que el terreno es demasiado árido para el cultivo. Lo poco que el terreno permite cultivar, lo dedican a plantas bien establecidas como el khat.

Información de interés

Si va a viajar a Yibuti (o si reside en el país), tal vez le interese saber lo siguiente:

  • Yibuti posee uno de los terrenos más secos del mundo lo que hace que el cultivo del cannabis sea prácticamente imposible. De hecho, es uno de los 16 países del planeta cuya superficie está cubierta con menos del 1% de bosque.
  • Se puede conseguir hachís en Yibuti, pero por lo general es de mala calidad. Esto puede ser debido al hecho de que no hay mucho mercado para ello en este país.

Historia del cannabis

Los expertos creen que el cannabis llegó a África en algún momento en torno al siglo XIV. Para ello se basan en hallazgos arqueológicos en Etiopía de cuencos para pipas de fumar con restos de la planta.

Etiopía comparte frontera con Yibuti, así que es muy probable que el uso del cannabis pasara de un país al otro. Sin embargo, no hay muchas pruebas que expliquen cómo la planta llegó a ser tan predominante por todo el continente. Los historiadores tienen la certeza de que se debe a las tribus bantúes que la llevaban consigo cuando se trasladaban de un lugar a otro.

Dado que Yibuti es unos de los países más áridos del mundo, es poco probable que el cannabis pudiera crecer ahí. No obstante, se cree que Yibuti ha sido utilizado durante bastante tiempo como punto de tránsito para el contrabando de hachís. 

Por ejemplo, en 1915, el marinero y autor francés  Henry de Monfreid describía la compra de hachís a cultivadores del Peloponeso que luego transportaría legalmente a Yibuti, pasando por Marsella. El hachís se llevaría después de Yibuti a Egipto. En 1923, otra de las embarcaciones de Monfreid (que transportaba diez toneladas de hachís indio) fue detenido durante la ruta hacia Yibuti antes de que se le permitiese continuar su camino.

Tras la independencia de Francia, en 1977, la mafia corsa penetró hasta las altas esferas del gobierno yibutiano y creó un «estado mafioso» en el que el tráfico de armas, drogas y seres humanos jugarían un papel central. En 1999, el presidente Ismail Omar Guelleh emprendió medidas para reducir la corrupción que ha minimizado la influencia de la mafia en el país.

Conductas frente al cannabis

Como sociedad islámica, Yibuti tiene, al igual que otros muchos países islámicos, una complicada relación con sustancias como el cannabis. Muchas culturas islámicas tienen fuertes vínculos con el cannabis (particularmente con el hachís). Aunque este no sea el caso de Yibuti, la ley islámica es muy ambigua cuando se trata de «estupefacientes». Quizás este sea el motivo por el que el cannabis no cuente con tanta desaprobación como el alcohol, por ejemplo. 

Puesto que su uso no está tan extendido por el país, no es algo que preocupe a los yibutianos.

¿Se legalizará en el futuro?

Dado que el uso del cannabis no es muy habitual en Yibuti, no existe una presión real para que el gobierno del país modifique la ley. Sin embargo, y en vista de que otros países africanos están optando por la legalización del cannabis para fines medicinales, puede que se dé el caso y Yibuti también lo haga en el futuro.

Por el momento, el gobierno no ha indicado que esto vaya a suceder.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba