¿Por qué el cannabis te da ganas de comer?

El cannabis es conocido por causar un hambre voraz. Es tan conocido por este motivo que es un aspecto fundamental del "estereotipo del porrero" utilizado por los medios de comunicación tradicionales, el veinteañero de ojos rojos, indolente (y generalmente de sexo masculino) que se pasa el día con los videojuegos y siempre tiene a mano una bolsa de Cheetos. Vamos a intentar explicar este fenómeno complejo.


El cannabis es conocido por causar un hambre voraz. Es tan conocido por este motivo que es un aspecto fundamental del «estereotipo del porrero» utilizado por los medios de comunicación tradicionales, el veinteañero de ojos rojos, indolente (y generalmente de sexo masculino) que se pasa el día con los videojuegos y siempre tiene a mano una bolsa de Cheetos. Vamos a intentar explicar este fenómeno complejo.

Cómo produce el cerebro la sensación de hambre

Munchies 1 Sensi Seeds blog
El cannabis es conocido por causar a los consumidores un hambre voraz (© metromani)

Cuando se experimenta la sensación de hambre, ocurre en respuesta a un complejo sistema de señales nerviosas entre el tracto gastrointestinal (GI) y el cerebro. Los nervios vagos del sistema nervioso periférico, que rodea el tracto GI, percibe los niveles de macronutrientes presentes en el estómago y en el intestino, y envía señales al cerebro si los nutrientes son bajos. El área específica del cerebro responsable de causar la sensación de hambre es el hipotálamo lateral, que suele conocerse simplemente como el «centro del hambre».

Los propios nervios vagos son estimulados por un neuropéptido, conocido como ghrelina, que se produce en el tracto GI cuando el estómago está vacío. La presencia de ghrelina estimula los receptores de ghrelina de los nervios vagos, que envían señales al hipotálamo lateral, que a su vez crea el estado motivacional del hambre, así como el aumento de las secreciones de ácido gástrico y la movilidad intestinal, anticipándose al consumo de alimentos.

Cómo engaña el THC al cuerpo para que quiera más comida

Aunque no se comprenden completamente los procesos metabólicos que participan cuando el hambre es estimulado por el consumo de cannabis, se sabe que una proteína activada por la enzima AMP quinasa (AMPK), producida en el hipotálamo, desempeña un papel fundamental. La enzima es esencial para los procesos metabólicos que regulan la homeostasis de la energía (equilibrio de energía) en el cuerpo, y se produce en respuesta a la estimulación inducida por la ghrelina de los receptores GHS-R1a de los nervios vagos.

Varios estudios han demostrado que el THC puede hacer, de manera efectiva, el trabajo de la ghrelina mediante la activación de los receptores GHS-R1a y estimulando directamente el cerebro para producir la AMPK y la sensación de hambre resultante. Por lo tanto, incluso si el estómago no está vacío, el consumo de cannabis puede producir una fuerte sensación de hambre. Otros estudios han demostrado que los propios receptores cannabinoides también juegan un papel.

Un estudio de 2008 demostró que el receptor CB1 ayuda en la regulación de la estimulación del apetito inducida por la ghrelina. En ratones que habían sido genéticamente modificados para carecer de receptores CB1, la ghrelina no causó un efecto orexigénico (estimulante del apetito). Además de esto, el efecto de la ghrelina sobre los niveles de AMPK en el hipotálamo fue inhibido tanto en ratones sin CB1 como en ratones de tipo silvestre a los que se había administrado rimonabant, un agonista inverso de los receptores CB1. También se descubrió que la presencia de ghrelina aumentaba los niveles de endocannabinoides en el hipotálamo de ratones de tipo silvestre, un efecto que fue inhibido por la administración de rimonabant. Este efecto de la ghrelina no se observó en los ratones sin receptores CB1.

La ghrelina, los cannabinoides y la función metabólica

Munchies 2 Sensi Seeds blog
El cannabis también puede causar una disminución del azúcar en la sangre que puede producir debilidad temporal y mareos (© Mandajuice)

Un efecto interesante, y poco conocido, de la interacción entre los cannabinoides, la ghrelina y la AMPK es el de la protección cardiaca isquémica. Los cannabinoides tienen una serie de efectos sobre la función del corazón, y en un pequeño subgrupo de individuos predispuestos, la ingestión de cannabinoides exógenos puede llegar a desencadenar un infarto de miocardio agudo(ataque al corazón). Sin embargo, fuera de este pequeño subgrupo, parece que los efectos del aumento de los niveles de cannabinoides en el corazón tienen varios efectos beneficiosos.

Tanto la ghrelina como los cannabinoides aumentan la actividad de AMPK en el corazón, además de en el hipotálamo. Se cree que el efecto de los cannabinoides sobre la actividad de AMPK reduce el tamaño del infarto (área de necrosis del tejido) en el miocardio después de un ataque al corazón, lo que limita el daño al corazón y al sistema circulatorio, además de proporcionar un efecto general positivo sobre el flujo sanguíneo en los casos de isquemia.

Otro punto interesante es que además del aumento de la actividad de AMPK en el corazón, tanto la ghrelina como los cannabinoides demostraron la capacidad de inhibir su actividad en el hígado y en el tejido adiposo (graso), lo que produce una serie de efectos sobre la expresión de la glucosa y la insulina en la sangre. Se cree que esto desempeña un papel importante en el mantenimiento del peso y de la grasa corporal en los consumidores de cannabis, ya que se ha demostrado, en varios estudios, que la medida de su cintura es inferior a la de los no consumidores.

Por lo tanto, incluso si se sucumbe a la tentación del «deseo de picar algo», la mayoría de los consumidores de cannabis pueden sentirse seguros sabiendo que están proporcionando a sus cuerpos un importante nivel de protección frente a las posibles repercusiones negativas del exceso de alimentos poco saludables, tanto mediante la protección del corazón como limitando la deposición de grasa corporal.

Cannabis, azúcar en la sangre, y el hambre

Munchies 3 Sensi Seeds blog
Todo lo que hace falta para que los niveles de azúcar en la sangre vuelvan a ser normales es una bebida azucarada o picar algo (© Chef Cooke)

Se tiene constancia de que el consumo de cannabis tiene efectos sobre los niveles de azúcar en la sangre. En el caso de los consumidores sin experiencia, este efecto puede ser drástico, y puede resultar en una caída de los niveles de azúcar en la sangre que puede conducir a debilidad, malestar o incluso pérdida de conocimiento temporal. También puede aumentar la sensación de hambre de forma aguda, ya que el cuerpo reacciona tanto a los propios efectos estimulantes del apetito del cannabis como al propio efecto de la bajada de azúcar en sangre.

Si se presentan síntomas de nivel de azúcar bajo en la sangre inmediatamente después de consumir cannabis, un remedio rápido y eficaz es proporcionar una bebida azucarada o algo de comer. Incluso si se pierde el conocimiento, sólo suele durar unos segundos, y a menos que se produzca una lesión (por ejemplo, al caer), el individuo no debe sufrir ningún efecto negativo a largo plazo. Hay que ayudar a la persona afectada a sentarse, y proporcionarle una bebida azucarada o algo de picar, y debe permanecer sentada hasta que se haya pasado la sensación de temblor o mareos. Proporcionar una cantidad de comida mayor, una hora después de que se produzcan estos episodios, también ayudará a mantener el azúcar en la sangre.

Sección de comentarios

Publica un comentario

David

¿Esto quiere decir que alguien con tendencia a engordar le va a perjudicar? Por lo que entiendo aumentará el hambre mientras duran los efectos y si la persona tiene una menor fuerza de voluntad corre el riesgo de que ingiera una cantidad aún mayor de calorías de las que toma habitualmente, ¿es correcto?

Saludos

20/08/2015

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More