Se sustituye la sanción para los consumidores de cannabis por la retirada del carnet de conducir

Ponerse al volante cuando estás fumado no es exactamente responsable. Por lo tanto, está sujeto a una sanción en la mayoría de países europeos. En algunos países, como Suiza y Austria, a los conductores se les realizan controles de THC con regularidad, mientras que, en otros países, los controles son poco frecuentes. Sólo Alemania se ha sumido en una verdadera obsesión por controlar las sustancias ilegales, permitiendo únicamente el límite más bajo que se puede imaginar de 1ng de THC por ml en la sangre. La República Federal llega a medir los productos resultado de la degradación del THC, supuestamente, para calcular la intensidad y por lo tanto la frecuencia del consumo.


De ninguna manera por la carretera

Driving while under the influence Sensi Seeds blog
Ponerse al volante estando colocado, es motivo de penalización en la mayoría de países europeos. Fuente: motorvision.de

Ponerse al volante cuando estás fumado no es exactamente responsable. Por lo tanto, está sujeto a una sanción en la mayoría de países europeos. En algunos países, como Suiza y Austria, a los conductores se les realizan controles de THC con regularidad, mientras que, en otros países, los controles son poco frecuentes. Sólo Alemania se ha sumido en una verdadera obsesión por controlar las sustancias ilegales, permitiendo únicamente el límite más bajo que se puede imaginar de 1ng de THC por ml en la sangre. La República Federal llega a medir los productos resultado de la degradación del THC, supuestamente, para calcular la intensidad y por lo tanto la frecuencia del consumo. Cualquier persona por encima de este límite paga una multa de unos 500 € por conducir bajo los efectos de las drogas y se le prohibirá conducir durante varias semanas. Lo que, por sí solo, podría tolerarse y comprenderse. Sin embargo, cuando la prohibición de conducir termina, los afectados suelen recibir una carta de la agencia que expide los permisos de conducir exigiendo una prueba de detección de drogas inmediata, además de incluir una prueba de abstinencia. Incluso las personas que no superaron el límite de 1ng y que estaban completamente sobrias cuando fueron detenidas, aún así, pueden perder su licencia si el valor pasivo, que se calcula sobre la base de los productos de degradación del THC, es demasiado alto. De hecho, el límite de 1ng es completamente ridículo, porque la capacidad de conducir no se ve afectada. En Suiza, a los conductores se les permite un límite de 3ng. En el estado de Washington y Colorado, las autoridades competentes han acordado un límite DUI (Driving Under the Influence, conducir bajo los efectos) de 5ng después de realizar una evaluación científica. Como el valor pasivo no permite que se saquen conclusiones en lo que respecta a la capacidad del consumidor de cannabis para tomar una decisión consciente de no participar en el tráfico, Alemania es el único país en el que los consumidores de cannabis tienen que temer más al derecho administrativo que a la sanción por el delito en sí. Esta locura también se ha traducido en que se tiene conocimiento de peatones y pasajeros de taxis que han perdido su permiso porque se les había sorprendido consumiendo hierba, o tenían unos gramos encima, pero hablaremos de esto más adelante.

Castigos más severos en Alemania que en otros países de la UE

¿Cómo es que Alemania castiga a los consumidores de cannabis en virtud de las leyes de circulación mucho más duramente que otros países de la UE, al mismo tiempo que es mucho menos represiva con la posesión de pequeñas cantidades y el consumo de cannabis que muchos de sus países vecinos? Como suele pasar cuando tiene que ver con la marihuana, los políticos del sur tienen la culpa. Cuando el Tribunal Constitucional Federal despenalizó la posesión de pequeñas cantidades en 1994 y la era Kohl llegaba a su fin, el día D parecía estar al alcance. La sensación, en ese momento, era que si la alianza roja/verde ganaba la votación, podría legalizarse el cannabis. Después de todo, en el SPD también se apreciaban un montón de signos de que las cosas irían en esta dirección, e incluso el ministro de Economía, Hans Eichel era partidario del hachís legal. Sin embargo, Gerhard Schröder no lo era, y cualquier cosa a la que él se opusiera no sucedía, y así fue. En ese momento, la marihuana se fumaba abiertamente en la mitad de Alemania. Incluso en el sur represivo, la Ley de Estupefacientes ya no conseguía asustar a la gente y evitar que llevasen sólo una pequeña cantidad de marihuana en sus bolsillos. Mientras que antes sólo un gramo habría dado lugar a un registro domiciliario y, posiblemente, incluso a una noche detenido en comisaria, de repente, la policía carecía de recursos para humillar a los fumadores a pequeña escala. En Berlín y Hamburgo, se llevaba fumando la hierba procedente de una Suiza entonces liberal, cada vez más en público, desde la época hippie, pero cuando la gente hizo frente a los grow shops y head shops, y al resto de la cultura multicolor del cannabis en Stuttgart y Múnich, los estados dominados por los conservadores de Baden-Württemberg y Baviera perdieron la paciencia. La Disposición de la Ley de Tráfico comenzó utilizarse como “sustituta del derecho penal“. Se diseñaron pruebas rápidas y se elaboraron tarifas legales para crear la base necesaria para la situación en ese momento. Desde entonces, las innumerables cláusulas del Decreto Ley del Permiso de Conducción no han tenido como objetivo evitar que las personas conduzcan bajo los efectos de drogas, sino más bien retirar el permiso de conducción a cualquier persona que consuma, o haya consumido, alguna vez sustancias ilegales, independientemente de si han conducido cuando estaban fumados, o hasta arriba de cocaína o de speed. Con todas las demás drogas, excepto con el cannabis, el permiso de conducir se retira incluso por consumir una sola vez, independientemente de si la droga se tomó durante la conducción o el fin de semana en un club de techno. Por lo menos el cannabis tiene que tomarse con regularidad.

El llamado “Idiot Test”

German drivers licence Sensi Seeds blog
Si el agente cree que una persona fuma regularmente, le retirará su carné de conducir y le ordenará un examen médico y psicológico.

Corresponde a un trabajador administrativo, sin formación médica ni psicológica, evaluar la situación. Si el oficial cree que una persona fuma regularmente, su permiso de conducir será retirado y se ordenará un examen médico y psicológico (el ‘Test Idiota’, the ‘Idiot Test’ en inglés), que incluye pruebas de la abstinencia en forma de muestras de orina o pelo. Si sumamos las consultas y los honorarios, esto cuesta unos pocos miles de euros y reduce la huella de CO2 a niveles ecológicos, ya que la prohibición para circular dura una media de 12 meses. Más vale que cualquiera que quiera recuperar el permiso esté dispuesto a pagar para prepararse, ya que hasta las personas que no presentan un patrón problemático de consumo tendrán que enfrentarse a preguntas capciosas. Por supuesto no se puede fumar durante este período debido a que la demanda de un análisis de orina llega sin previo aviso, y los aparatos de medición ahora son muy sensibles. Todo esto es lo que les puede suceder a los conductores, ciclistas y hasta peatones, tanto si están fumados como si no. El único criterio es que cabe la posibilidad de que fumen hierba de forma regular. En Alemania, sin embargo, “regularmente” significa dos veces al mes, porque según la literatura oficial, más de 12 incidentes de consumo en un año cuenta como regular. En lo que respecta al alcohol, “regular” no comienza hasta el primer episodio de embriaguez y varios incidentes de consumo por semana. Siguiendo el ejemplo del sur, las autoridades competentes en materia de permisos de conducción de toda Alemania han adoptado esta práctica inflexible.

Condenado por idiota

Todo aquel al que se le exija que le realicen una evaluación médica y psicológica tiene un problema con su consumo. De otro modo, no necesitarían la evaluación. Sin embargo, esto no refleja la realidad del alcohol, y desde luego tampoco la del cannabis, sino más bien el diálogo interno de los evaluadores. Como suponen que sus colegas de la agencia que expide los permisos de conducir sólo envían a la gente que presenta un patrón problemático de consumo para una evaluación médica y psicológica, al consumidor que explica, en el “momento de la infracción”, que consume con muy poca frecuencia, se le suele ver como un cabezota a los ojos de los psicólogos. Como resultado, los asesores médicos y psicológicos, que tienen experiencia en todo este proceso, suelen recomendar exagerar el consumo previo (el término técnico para esto es picos de consumo previos) con el fin de poder demostrar la abstinencia durante la evaluación médica y psicológica y, lo más importante, parecer arrepentido. Como todo el mundo en esta larga cadena, con la excepción de las autoridades competentes de los permisos de conducir, gana dinero con la persona afectada, lo último que quieren es cambiar esta práctica de ningún modo.

¿Quieres algunos ejemplos?

Jenny Westhauser, de Mainz, viajaba en un taxi a un festival cuando fue sorprendida en posesión de 2,5g de productos derivados del cannabis. Poco después, recibió una carta en la que se ponía en duda su capacidad para conducir y se le comunicaba que tenía que someterse un análisis de drogas, que tendría que costearse ella misma dentro de tres días. No presentar esta opinión, elaborada por expertos, en un plazo de 14 días se consideraría como prueba de que no era apta para conducir vehículos, produciéndose la retirada inmediata de su permiso de conducir. La Srta. Westhauser no podía entender esta justificación, se negó a cumplir con la demanda, y llevó este absurdo ante los tribunales. Después de haber designado al abogado con más experiencia del país y de presentar una queja al más alto nivel, se le permitió mantener su permiso de conducir. Sin embargo la mayoría de las personas afectadas no presentan batalla, ya que resulta mucho más difícil hacerlo en el derecho administrativo alemán que en el derecho penal o en el de tráfico. Cumplen con estas peticiones insensatas, aunque sean ilegales. O contratan un abogado especializado en las leyes de circulación que no sepa mucho de derecho administrativo, lo que tampoco sirve de mucho.

A un estudiante de Baden-Württemberg, que estaba por debajo del valor límite de 1ng, le retiraron la licencia por motivos de «consumo ocasional». Hasta entonces, consumía hierba en raras ocasiones y lo había dejado por completo desde el test, de forma que no hubiera pruebas de consumo de drogas durante la prueba de detección de drogas. Sin embargo, incluso después de haber presentado un dictamen pericial positivo por parte de un especialista, al joven no le devolvieron el permiso de conducir. Tuvo que presentar otra prueba más de la abstinencia en forma de una evaluación médica y psicológica que le costó 600 €, además de los 500 € que ya había invertido en opiniones de expertos.

Theo Pütz Cannabis und Führerschein Sensi Seeds blog
El libro alemán “cannabis y permiso de conducir”, de Theo Pütz, es informativo y útil.

Este titular de un permiso de conducir, que estaba obligado a presentar un dictamen pericial de un especialista, admitió ante el médico que había consumido previamente alcohol y cannabis a la vez en fiestas. Un grave error. Dichas declaraciones se incluyeron en la opinión de los expertos, por lo que el gobierno ordenó una evaluación médica y psicológica más amplia a pesar de la evidencia de los seis meses de abstinencia. Estas declaraciones avivaron las dudas sobre su aptitud para conducir, que al parecer sólo se disiparían al presentar una evaluación médica y psicológica. El individuo en cuestión se negó a que se elaborase otro informe con la opinión de más expertos porque ya había demostrado la abstinencia que se le exigía a través de la opinión de expertos que ya había presentado. Como consecuencia, la autoridad administrativa le retiró el permiso de conducir y el tribunal administrativo de inmediato desestimó la demanda.

Un buen negocio

Mientras tanto, se ha desarrollado una industria médica y psicológica en toda regla a partir de la sustitución de la sanción a los fumadores de cannabis. Innumerables fabricantes de test rápidos (cuyos productos ni siquiera logran un ligero aumento de la seguridad vial, según los últimos estudios), psicólogos, asesores partidarios de la evaluación médica y psicológica, y especialistas ofrecen actualmente servicios únicos en la UE. Las herramientas que se utilizan para moverse por esta maquinaria son únicas, como por ejemplo la orina sintética y los penes falsos suministrados por la empresa Alemania CleanUrin.

No hace falta decir que los demás conductores tienen que ser protegidos de los alcohólicos, drogadictos y otras personas que suponen una amenaza, sin embargo el derecho de Alemania para la retirada de los permisos pretende evitar que los consumidores de cannabis se pongan en marcha por las carreteras todos a la vez, independientemente de si fuman de la mañana a la noche, sólo cada tres días, o sólo el fin de semana. La capacidad tantas veces citada, o más bien la falta de ella, para poder tomar una decisión consciente de no participar en el tráfico durante el consumo de alcohol no es relevante aquí, aunque está mucho mejor definida con el cannabis como se demuestra en este artículo de la revista científica Quarks und Co, junto con otros artículos. La mayoría de los agentes de la policía simplemente no son conscientes de ello y realmente creen que un resultado positivo en un prueba de orina voluntaria (!) significa que la persona a la que se ha detenido está totalmente fumada. En lugar de centrarse en los déficits neurológicos, como harían con un borracho, los oficiales alemanes prefieren confiar en una prueba rápida que dice poco acerca de la condición actual de la persona a la que están realizando la prueba. Si la tira indica “positivo en THC”, suele seguirle una charla sobre lo irresponsable que es todo esto. Es mejor olvidarse de las justificaciones del tipo “Fumé ayer, hoy no” porque la autoridad administrativa podría, posteriormente, sacar sus propias conclusiones falsas sobre la frecuencia del consumo. Sería mejor que todo aquel al que se detenga en un control de tráfico y se le exija una muestra de orina que pueda presentar restos de THC se negase a la prueba de orina. Entonces, la policía ordenará una prueba de sangre, a la que tienes que someterte en todo caso si la tira de la prueba da positivo. Sólo puedes hacer pis en el recipiente con la conciencia tranquila si no has tocado la hierba en semanas.

Los ciudadanos de la UE pagan directamente

hanffuehrerschein DHV Sensi Seeds blog
“Infórmate primero”. El DHV proporciona gran orientación en lo que respecta al tema.

Se veía venir el cambio desde que la práctica empezó a extenderse prácticamente a nivel nacional en Alemania, por lo que ha afectado a una gran cantidad de personas. El Prof. Volker Auwärter, miembro del Comité de Expertos de Narcóticos y Científicos Forenses de la Universidad de Friburgo, ha criticado la práctica actual en virtud de la legislación que regula los permisos de conducir, explicando los ingredientes psicoactivos desde una perspectiva médica y farmacológica. Existe la amenaza de que te retiren la licencia por cantidades que no tienen prácticamente ningún efecto. El riesgo de un accidente en el límite legal de 0,5 ppm es el doble que en el de 0,0 ppm, pero en el límite actual de 1ng/ml de suero de la sangre, el efecto hace tiempo que ha desaparecido. A diferencia de los conductores ebrios, los conductores bajo la influencia del cannabis rara vez son la causa de los accidentes. Por un lado, la capacidad de tomar la decisión de no conducir está más definida, porque a diferencia del alcohol, el cannabis no elimina las inhibiciones. Las personas que han fumado marihuana tienden a no conducir después. Y si lo hacen, un conductor que ha consumido cannabis está “mucho más alerta que un conductor ebrio”, dijo Auwärter en noviembre en el Simposio sobre el Cannabis en Frankfurt.

Incluso los partidos más pequeños, como Alianza 90/Los Verdes y La Izquierda están trabajando en propuestas alternativas. Sin embargo, mientras que la coalición del SPD y CDU se encuentre en el poder en Berlín, nadie va a querer ocuparse de esta patata caliente. Así que, de momento, lo único que pueden hacer las personas afectadas es seguir el camino emprendido con éxito por la Srta. Westhausen: una actitud militante, junto con un conocimiento profundo de la situación legal y unos meses de abstinencia, pueden acortar un poco el proceso, aunque no pueden evitarlo. Por cierto, los ciudadanos de la UE que se vean involucrados en algo así en Alemania no tienen porqué temer por su permiso de conducir. También se ha intentado, pero no tiene ninguna base en virtud del derecho de la UE, por lo que las licencias de los ciudadanos de la UE se devolverán después de que se haya pagado la fianza de una futura multa (aproximadamente 500 €) y no se conduzca durante 24 horas. Más tarde, recibirán una carta con la prohibición de conducir que se aplica sólo a Alemania. Dependiendo de las circunstancias y de quién se ocupe del caso, esto debería ocurrir sólo durante un corto período de tiempo, pero también puede hacer falta una evaluación médica y psicológica en un laboratorio autorizado y certificado. Alemania es realmente única en este sentido.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?