Cannabis en Bélgica: Leyes, Uso y Historia

En Bélgica, es ilegal vender o poseer cannabis. Sin embargo, en 2003 se despenalizó el consumo personal limitado de cannabis. Solo se aplica a cantidades de 3 g o menos y a condición de que el usuario no altere el orden público. El uso medicinal del cannabis es legal, pero se limita al uso de un producto: el spray oral Sativex para la esclerosis múltiple.

    • Capital
    • Bruxelles-Brussel
    • Habitantes
    • 11,620,000
    • Productos de CBD
    • Ilegal
    • Cannabis recreativo
    • Ilegal
    • Cannabis medicinal
    • Legal since 2015

Legislación del cannabis en Bélgica

¿Se puede poseer y consumir cannabis en Bélgica?

Sigue siendo técnicamente ilegal poseer cannabis en Bélgica. La excepción a la regla es el consumo personal. La directiva de 2003 determinaba que la posesión personal de cannabis era menos grave que otras formas de consumo de drogas. Ya no se tipificaba como delito, a menos que hubiera pruebas de que el consumo de cannabis fuera problemático o alterase el orden público.

En 2005, el Tribunal Constitucional aprobó una nueva directiva para definir con más claridad los términos de esta ley. Se podía perseguir a los usuarios por poseer cantidades de cannabis que fueran de 3 g o mayores (o más de una planta).

El uso de cannabis cerca de escuelas u otras áreas públicas también se convirtió en un delito sancionable. Los individuos podían enfrentarse a de tres meses a un año de prisión y / o una multa (8.000 euros a 800.000 euros). Se incrementan las multas para los reincidentes (un año después del delito anterior).

Algunos políticos y los medios de comunicación han puesto de manifiesto la naturaleza confusa de la ley. Por ejemplo, la ciudad de Amberes introdujo una política de «tolerancia cero» en 2014, que otorgó a la policía el poder de multar in situ (por un importe de 75 euros) a los usuarios sorprendidos con cualquier cantidad de cannabis. Esto contradecía directamente la postura oficial del gobierno belga.

¿Se puede vender cannabis en Bélgica?

Es ilegal vender cannabis en Bélgica, y cualquiera al que se sorprenda haciéndolo puede enfrentarse a una multa o una pena de prisión. Una vez más, la ley es compleja en este tema. La directiva de 1998 sugería que las personas que venden cannabis para financiar su propia adicción deben recibir una pena de prisión reducida o una multa. Más tarde, en 2003, se introdujo una nueva ley que clasifica la venta de cannabis:

  • Categoría 1: importación, posesión y cultivo de cannabis para uso personal
  • Categoría 2: delitos de 1ª categoría cometidos con circunstancias agravantes
  • Categoría 3: todos los demás delitos (incluidas las sustancias que no son cannabis)

¿Se puede cultivar cannabis en Bélgica?

La legislación actual establece que es legal cultivar una planta en tu propia casa. Un informe de 2015 encontró que el cultivo de cannabis era «endémico» en Bélgica, y que muchas personas habían optado por cultivarlo. Aunque fuera así, es importante recordar que sigue existiendo una «zona gris» y que cultivar más de una planta es ilegal.

¿Es legal el CBD en Bélgica?

La legislación no permite la venta ni la compra de aceite de CBD en Bélgica. Los productos que contienen THC (la sustancia psicoactiva responsable del efecto cerebral) son ilegales. De hecho, cualquier «producto alimentario» que incluya el cannabis como ingrediente, incluso si los niveles de THC están por debajo del 0,2%, es ilegal. A pesar de esto, algunos fabricantes de aceite de CBD suministran dentro del país.

La Agencia Federal para la Seguridad de la Cadena Alimentaria dice: «Cannabis sativa L. está incluida en la Lista 1 de «Plantas peligrosas que no pueden utilizarse como o en productos alimenticios» anexa al Real Decreto del 29 de agosto de 1997 sobre la fabricación y el comercio de productos alimenticios compuestos o que contienen plantas o preparados vegetales. Estas disposiciones también se aplican al cáñamo con un contenido de THC de 0,2% o inferior…»

¿Se pueden enviar semillas de cannabis a Bélgica?

La compra de semillas de cannabis en Bélgica es legal, y la ley ha despenalizado el cultivo de una planta hembra de cannabis en casa. No se permite cultivar más de una planta, ni se pueden usar las semillas como alimento, de acuerdo con las leyes establecidas por la Agencia Federal para la Seguridad de la Cadena Alimentaria.

Cannabis medicinal en Bélgica

En 2015, la ministra de sanidad de Bélgica (Maggie De Block) firmó un decreto real para legalizar la venta de cannabis medicinal. En aquel momento, la decisión fue elogiada por ser progresista, aunque solo hay un producto disponible según la ley. Se trata de un spray oral para pacientes con EM, llamado Sativex.

Algunas asociaciones de Bélgica han pedido un mayor acceso a productos medicinales derivados del cannabis. Afirman que la legislación actual excluye a muchos pacientes cuyos síntomas podrían aliviarse al poder usar cannabis con fines medicinales. Algunas organizaciones incluso se han unido para ofrecer a los pacientes una mayor variedad de opciones de alivio del dolor basadas en el cannabis, pero técnicamente no están operando dentro de la ley.

Cáñamo industrial en Bélgica

De acuerdo con el Reglamento de la UE 1307/2013, la legislación belga permite el cultivo de cáñamo con fines industriales. Se puede usar para crear una gran variedad de productos, desde papel y textiles, hasta material de construcción y plástico biodegradable. La industria del cáñamo en Bélgica está experimentando un renacimiento en la actualidad y, como resultado, muchas empresas prosperan.

Los partidos políticos belgas y el cannabis

El gobierno belga ha recibido críticas por sus políticas en materia de cannabis, que algunos consideran demasiado liberales. Los expertos han señalado que la cantidad de consumidores de cannabis ha aumentado (aunque la cantidad de usuarios jóvenes se ha estancado). También se ha producido un aumento en las derivaciones médicas por «abuso de cannabis» a centros psiquiátricos o de rehabilitación.

Otros piden la legalización de la sustancia. El profesor Paul De Grauwe (KU Leuven) comenta: «Si es ilegal, es rentable. Esa es la paradoja de una política represiva. A medida que aumenta el margen de beneficio, también lo hace la oferta. «Los delincuentes terminan en una carrera de recursos con las fuerzas del orden público, y generalmente los delincuentes ganan porque el gobierno simplemente no tiene el presupuesto para competir».

Conviene saber

Si vas a viajar a Bélgica (o resides en el país), te resultará útil saber lo siguiente:

  • El cannabis es la droga incautada con más frecuencia en Bélgica. Es así a pesar de su estado semi despenalizado para uso personal. El número de plantaciones descubiertas por la policía también está aumentando.
  • El número de jóvenes consumidores de cannabis en el país sigue siendo alto. Las cifras más recientes sugieren que uno de cada seis jóvenes de 15 a 16 años en la comunidad flamenca y uno de cada cinco en la comunidad francesa han consumido cannabis en el pasado.
  • También se ha descubierto que el cannabis es la droga más popular entre los jóvenes de 15 a 34 años, con un 10,1% de consumo de la sustancia.
  • A pesar de la prevalencia de su uso en Bélgica, es importante recordar que sigue siendo ilegal poseer y vender.

Actitudes hacia el cannabis

Un gran número de belgas han probado el cannabis, lo que demuestra la popularidad de la sustancia. Sin embargo, a diferencia de su país vecino, los Países Bajos, el cannabis no se puede comprar legalmente en un coffeeshop. El gobierno es más indulgente con los que consumen cannabis en la privacidad de sus propios hogares, pero los que lo consumen cerca de las escuelas, por ejemplo, se arriesgan a ser procesados penalmente.

Historia del cannabis

Hace cientos de años, en Bélgica, se destinaban acres del terreno para cultivar cáñamo. La semilla de esta planta se usaba como grano para hacer alimentos, y las cáscaras eran útiles para la fabricación de cuerdas, lienzos, ropa, zapatos y material para velas.

En el siglo XX, la actitud del país hacia el cannabis experimentó un cambio notable. Los supuestos perjuicios del consumo de cannabis se estaban publicitando de forma más amplia, en particular en países como los EE.UU. Las plantaciones de cáñamo desaparecieron de forma gradual, aunque muchas de las plantas contenían un bajo porcentaje de THC.

La contracultura de la década de 1960 fue testigo de un aumento del consumo de cannabis en Bélgica, y se asociaba con la comunidad artística. Aunque el gobierno belga adoptó inicialmente una postura represiva, el consumo de la sustancia se ha generalizado en los últimos años.

¿Qué productos de cannabis medicinal están disponibles en Bélgica?

En la actualidad, solo hay un producto medicinal a base de cannabis disponible. Se trata de Sativex, un spray oral que se usa para aliviar los síntomas de los pacientes con esclerosis múltiple.

¿Cómo es el cannabis belga?

La potencia del hachís (resina de cannabis) y la marihuana es generalmente fuerte en Bélgica. En un informe de 2017 se confirmaba que el hachís tenía un contenido medio de 31% de THC y la marihuana tenía un 24%.

¿Qué son los Clubes Sociales de Cannabis Belgas?

Los clubes sociales de cannabis de Bélgica son propiedad privada de personas que cultivan cannabis para distribuir, pero sin generar ganancias/ beneficios económicos de la actividad. Bélgica no es el primer país en tener tales organizaciones; los CSC de España fueron la inspiración.

A través de los clubes sociales, los activistas belgas del cannabis pueden satisfacer sus necesidades personales sin recurrir a la compra ilegal. Los expertos reconocen el valor de estos clubes. Tienen un buen control sobre la calidad y potencia de su producto. También controlan a quién suministran. Sin embargo, se han planteado dudas acerca de su inestabilidad general, y algunos han cuestionado la transparencia de sus operaciones.

El mercado de drogas belga

En las décadas de 1950 y 1960, la mayor parte del cannabis en Bélgica se importaba de países como India, Nepal, Pakistán y Afganistán. Esto ha cambiado en los últimos años, con la disminución de las importaciones y el aumento constante de la cantidad de cannabis «de cosecha propia». Esto coincide con la tendencia mundial en general.

¿Es probable que Bélgica despenalice su uso?

Se está ejerciendo presión para que el gobierno introduzca una gama más amplia de productos de cannabis medicinal. El objetivo es garantizar que los pacientes que padecen afecciones de salud distintas de la EM también tengan la opción de usarlo si lo desean.

¿En cuanto al uso recreativo? Es difícil decir lo que le depara el futuro a Bélgica. Unos piden leyes más laxas. Al asumir el control del mercado de cannabis, el gobierno tendrá mayores poderes en lo que respecta a la regulación y distribución. Sin embargo, otros quieren lo contrario: un enfoque más de «cero tolerancia», incluso para el consumo personal.

  • Disclaimer:
    Aunque se ha hecho todo lo posible para garantizar la exactitud de este artículo, no está destinado a proporcionar consejo legal, ya que las situaciones individuales serán diferentes y deben consultarse con un experto y/o abogado.

Comments

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Maurice_Veldman

    Maurice Veldman

    Maurice Veldman es miembro de la Asociación Holandesa de Abogados Penales y uno de los abogados más destacados del campo del cannabis de los Países Bajos. Con 25 años de experiencia en dicho ámbito, su conocimiento del derecho penal y administrativo apoya a los vendedores de cannabis y a los productores de cáñamo al abordar la cuestión de las desigualdades entre el individuo y el estado.
    Más sobre este revisor
Ir arriba