by Silent Jay on 21/01/2015 | Legal & Política

Situación legal del cannabis en Francia – una visión general

¿Se permite la posesión y el consumo de cannabis a nivel personal? Y ¿en qué situación se encuentra el cultivo de cannabis? ¿Qué constituye una pequeña cantidad? ¿Qué estipula la legislación francesa con respecto al cannabis? Este artículo pretende centrarse en la situación legal y jurídica del cannabis en Francia.


Aspectos legales relativos al consumo, posesión y cultivo de cannabis

El consumo y la posesión de cannabis

La legislación francesa prohíbe la producción, posesión, venta, compra y uso de narcóticos, incluido el cannabis, que sanciona con penas, más o menos, severas en función de la naturaleza de la infracción o delito.

En lo que respecta al consumo de cannabis, la pena máxima es de 1 año de prisión o una multa de un importe máximo de 3.750 €. Sin embargo, dependiendo del contexto exacto del caso, es posible que un consumidor de cannabis sea procesado por trafico de drogas. De hecho, el consumo de cannabis generalmente implica posesión, que a su vez resulta de comprar la sustancia en el mercado negro, o de producirla.

Situación legal del cannabis en Francia - una visión general

En realidad, las sanciones aplicadas a los infractores o delincuentes dependen principalmente de las cantidades de cannabis incautadas, además de los antecedentes penales de dichos individuos. Por lo tanto, las personas detenidas simplemente por consumo, con pequeñas cantidades de cannabis, rara vez son procesadas, siempre que se pueda demostrar que no hay vínculo con la producción o el tráfico. Por eso, existe un importante número de casos tratados, de algún modo, extraoficialmente por la policía, quien determina si un consumidor debe ser procesado, o no, en función de varios elementos contextuales.

La atención se centra generalmente en determinar si las cantidades y el tipo de productos que poseen corresponden a un contexto de consumo personal. Luego, dichos productos son confiscados y destruidos.
En los casos en que los consumidores llegan a ser procesados por uso o posesión, lo más frecuente es que la investigación sea desestimada por el fiscal o el juez, por razones que tienen que ver con la capacidad de las prisiones francesas de dar la bienvenida a estos posibles detenidos, además de con la dotación de las fuerzas de la ley, demasiado pequeña para ocuparse de la situación.

La producción de cannabis

La legislación francesa también castiga la producción de cannabis, con una pena de hasta 20 años de prisión o con una multa de hasta 7.500.000 euros. El cannabis medicinal no está permitido en Francia, lo que significa que la producción para «uso personal» también está prohibida.

Aunque, siguiendo el mismo principio aplicado a los consumidores, son el fiscal y el juez quienes toman la decisión final de si debe, o no, continuar con la investigación. Son muy pocos los productores de cannabis a los que se ha condenado a la pena máxima, y aquellos que la han recibido eran responsables de una actividad de cultivo de tipo industrial.

El cannabis medicinal en Francia

Situación legal del cannabis en Francia - una visión general

El cannabis medicinal es ilegal en Francia. En junio de 2013, se publicó un decreto que modificaba un artículo existente del Código de Salud Pública (código según el cual se juzga a los consumidores de drogas, a diferencia de los productores o traficantes, que son juzgados de acuerdo con el Código Penal). Este decreto autoriza los medicamentos a base de cannabis, pero no el cannabis medicinal. Esto significa que Francia sigue siendo uno de los pocos países europeos que no pueden proporcionar a sus pacientes cogollos de marihuana para fumar, vaporizar o ingerir. Sin embargo, las soluciones del tipo Sativex deberían estar disponibles para los pacientes que sufren esclerosis múltiple a finales de 2015.
Unos cuantos pacientes y activistas franceses han sido noticia estos dos últimos años. En la mayoría de los casos, dichos pacientes han sido procesados, aunque o bien han recibido una sentencia positiva, o no han sido condenados. A algunos incluso se les ha autorizado a cultivar cannabis en su forma psicoactiva para su uso personal, después de meses de duros trámites administrativos y un gran gasto en honorarios legales.

Las semillas de cáñamo y las semillas de cannabis

El cáñamo industrial es legal en Francia. Durante estos últimos 10 años, se han llevado a cabo numerosas iniciativas para reactivar la industria, una vez prolífica, del cáñamo en Francia. Varias regiones del país se benefician de los proyectos para cultivar y transformar el cáñamo, con el fin de favorecer a otras industrias que necesitan soluciones alternativas.

Los cultivares permitidos en el contexto del cáñamo industrial constituyen una lista estricta de 20 variedades, que no tienen ninguna posibilidad de producir plantas con propiedades psicoactivas. Dichas variedades contienen menos del 0,2% de THC, y no se benefician de las mismas propiedades medicinales que sus primas psicoactivas.

Situación legal del cannabis en Francia - una visión general

En cuanto a las semillas de cannabis, que se convierten en plantas que pueden producir materia psicoactiva, los bancos de semillas de cannabis situados dentro de la Unión Europea también las pueden enviar a Francia. Siempre y cuando no se puede demostrar que los planes del receptor consisten en usarlas de forma ilegal, se consideran como cualquier otra semilla. En teoría, a estas personas no se les permite plantar dichas semillas.

Encuestas

Son muy numerosas las encuestas llevadas a cabo por los institutos de investigación, o publicaciones importantes, que intentan conocer la opinión de los franceses sobre el cannabis, ya sea medicinal o recreativo. Por el contrario, el gobierno no encarga estudios de este tipo, ya que cualquier esfuerzo realizado sobre el tema del cannabis suele centrarse en dejar las cosas como están.
De acuerdo con una encuesta realizada por el instituto CSA, uno de los institutos de investigación más relevantes de Francia, la opinión pública respecto al cannabis no estaba muy clara, oscilando entre lo prudente y lo liberal.
En noviembre de 2013, el instituto puso de manifiesto que el 55% de los ciudadanos franceses se opone a la despenalización del cannabis. En concreto, el 73% de los ciudadanos adultos mayores se oponía a la idea, así como el 44% de los ciudadanos de entre 18 y 24 años.

Sin embargo, el 44% de los ciudadanos franceses, independientemente de su edad, siguen considerando la prohibición del cannabis una infracción de las libertades individuales.

En el pasado, muchas otras encuestas realizadas en Francia han tenido en cuenta otras consideraciones sobre el tema del cannabis. A principios de 2013, un estudio diferente, realizado por YouGov, indicó que el 41% de los franceses consideran que el alcohol es más peligroso que el cannabis, oponiéndose al 35% que eligió el cannabis, y al 14% que escogió el tabaco. El mismo estudio reveló que el 77% de los ciudadanos consideran que la actual guerra contra las drogas no es eficaz.

Lo que conviene saber

A pesar de que, según se ha mencionado anteriormente, la acusación por consumo, posesión de pequeñas cantidades, o producción para consumo personal de cannabis rara vez se produce, una ley de 2007 hace que la acusación sea sistemática en el caso de los reincidentes. En el caso de que las fuerzas policiales tengan conocimiento de que un ciudadano ha cometido en repetidas ocasiones la misma infracción, se le aplicará una pena mínima de 4 años de prisión, con independencia de la cantidad de cannabis en cuestión. Aunque, hay que señalar que la decisión definitiva le sigue correspondiendo al fiscal y/o al juez.

Debido a la peculiaridad de las leyes francesas, es ilegal retratar las drogas (independientemente de la clasificación) de forma positiva, ya que se considera una incitación a consumir dichas drogas, u otras. Esto significa que la mayoría de las asociaciones de activistas que no se centran, únicamente, en el cannabis medicinal están constantemente al borde de la ilegalidad. Desde un punto de vista legal, no se permite promover la despenalización o manifestarse a su favor.

Los partidos políticos de Francia y el cannabis

Hay muy pocos partidos políticos en Francia que estén a favor de la legalización del cannabis.

Cannabis Sans Frontières

Situación legal del cannabis en Francia - una visión general

Sin embargo, una asociación fundada en 2009 por el reconocido activista Farid Ghehiouèche, llamada Cannabis Sans Frontières (Cannabis sin Fronteras), ha conseguido representación en las elecciones a nivel europeo y legislativas, en 2009, 2012 y 2014. Mientras que sus representantes reunieron menos del 1% de los votos en cada caso, son a día de hoy la única voz de la legalización del cannabis en la política francesa. Su objetivo no sólo consiste en legalizar el cannabis en Francia, sino también en sensibilizar a nivel mundial sobre el cannabis, el cáñamo y sus múltiples beneficios ecológicos.

Otros

Por supuesto, algunos políticos que pertenecen a otros partidos han tenido la oportunidad de expresar su opinión sobre el cannabis. Cabe destacar al parlamentario socialista Daniel Vaillant, ex ministro del Interior, que declaró en 2009 que estaba a favor de la legalización.
Noël Mamère, un político muy conocido, anteriormente relacionado con Les Verts/Los Verdes (ahora una iniciativa europea), también incluyó el cannabis en su programa cuando se presentó a las elecciones presidenciales de 2002.
En 2012, Cécile Duflot y Vincent Peillon, respectivamente ex ministra de Igualdad Territorial y Vivienda y ex Ministro de Educación, también manifestaron que la legalización del cannabis era una solución mejor que la actual guerra contra las drogas. Por desgracia, fueron rápidamente llamados al orden por el gobierno, al considerar que la cuestión «no es objeto de debate».

Echa un vistazo a los siguientes artículos relacionados si quieres saber más sobre el cannabis en Francia.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More
Read More