by Stefanie on 15/12/2014 | Uncategorized

Cannabis: una planta con muchas caras

Las personas que quieren utilizar el cannabis medicinal suelen enfrentarse a los prejuicios. En este artículo, Sensi Seeds pretende demostrar que los consumidores de cannabis medicinal son personas normales con historias de vida que contar. Presentamos a cinco pacientes que utilizan cannabis: cinco rostros y destinos diferentes, y una planta que ayuda. Lee sus historias.


El uso del cannabis, ya sea para fines recreativos o medicinales, y el estatus legal del mismo son objeto de un debate internacional apasionado. El cannabis medicinal cada vez se legaliza en más lugares, los más recientes Oregón, Alaska y Washington D.C.. La legalización proporciona a los enfermos que padecen enfermedades crónicas, y graves, acceso a una medicina de la que antes no podían disponer. Les da esperanza y seguridad.

Las personas que utilizan, o quieren utilizar, el cannabis por razones medicinales suelen tener que luchar contra los prejuicios. En este artículo, Sensi Seeds tiene como objetivo demostrar que los usuarios del cannabis medicinal son personas, completamente, normales con historias de vida y experiencias que contar. Hoy, presentamos a cinco pacientes que utilizan el cannabis: cinco rostros diferentes, cinco destinos diferentes, y una planta que ayuda. Lee sus historias y conócelas por ti mismo.

Chris Vrzak

Chris Vrzak Sensi Seeds blog (1)
El cannabis medicinal ayuda a Chris Vrzak.

Este hombre, de 36 años de edad, es un enfermo de TDAH que vive en Hockenheim y que ha sobrevivido a dos accidentes de moto, a causa de los que sufre dolor crónico en la rodilla, en la parte inferior de la columna, y en el hombro.

Lleva utilizando el cannabis desde 1994. Chris tuvo conocimiento por primera vez, en 2009, de que, en Alemania, se podía conseguir cannabis con un Certificado de Exención. Sin embargo, nunca había pensado que, un día, él sería uno de esos pacientes de cannabis oficiales de Alemania. Cuando les comentó a los médicos que la planta le ayudaba y le permitía no tomar medicamentos que le producían efectos secundarios graves, como el diclofenaco, la tilidina y otros opiáceos, le tacharon de drogadicto y le trataron como tal.

Chris ha pasado por muchas cosas: o bien no recibía tratamiento para su TDAH, o le ponían un tratamiento incorrecto. Desde pequeño, le recetaron unas gotas y comprimidos con los que un médico engatusó al entonces adolescente de 13 años, diciéndole que se le iba a pasar todo cuando llegase a la pubertad. Las consecuencias: era incapaz de prestar atención, tenía 1.000 pensamientos a la vez en su cabeza, se irritaba rápidamente, presentaba agresividad y ¡falta de concentración! Poco después, Chris probó el cannabis por primera vez, y se dio cuenta de que, gracias a él, podía concentrarse, por lo que fue capaz de terminar la educación secundaria. El médico que le trataba le diagnosticó abuso de drogas, en su caso, adicción al cannabis, y al joven se le recetó diazepam, un medicamento psicotrópico. A todo esto, le siguieron interminables visitas al psicólogo, recibió asesoramiento sobre drogas, y dejó los estudios. Después de 13 años de dependencia a la heroína y a la cocaína, dos accidentes, y de sentirse completamente agotado, en 2012, Chris logró volver a ordenar su vida. Las cosas empezaron a mejorar cuando cambió de médico, recibió el diagnóstico correcto, y le ofrecieron otras opciones.

Chris Vrzak Sensi Seeds blog (2)
El paciente de cannabis, Chris Vrzak.

En 2013, empezó el proceso de solicitud de un Certificado de Exención del BfArM (Instituto Federal de Medicamentos y Productos Sanitarios). Con la colaboración del prestigioso médico privado alemán, Dr. Franjo Grotenhermen, presidente del Grupo de Trabajo sobre el Cannabis como Medicina (ACM) y director general de la Asociación Internacional para los Medicamentos a base de Cannabinoides (IACM), Chris presentó su solicitud para poder adquirir cogollos de marihuana medicinal en una farmacia. Sin el apoyo del Dr. Grotenhermen, dice Chris, habría sido del todo imposible porque todos los demás médicos consideraban el consumo de cannabis como un comportamiento adictivo, a pesar de que ellos mismos tuvieron que admitir que la marihuana le beneficiaba cada vez que la tomaba.

Su solicitud tardó sólo siete días, desde la recepción de los documentos hasta que se le expidió el permiso. Desde octubre de 2013, se le permite consumir cannabis oficialmente. Hasta la fecha, ninguna otra solicitud de ningún otro paciente ha sido procesada ¡tan rápido! Chris cree que esto se debe a que era un viejo conocido del instituto desde hacía ocho años, ya que le habían recetado sustitutos que contenían L-Polamidon y Subutex.

Chris tiene un enfoque proactivo hacia vivir la vida. Trabaja por la independencia, centrándose en ayudar a los pacientes de cannabis. Actualmente, está creando una plataforma donde los visitantes pueden encontrar todo tipo de información sobre alimentación y un estilo de vida saludable, además de sobre el cannabis como medicina. Está interesado en cómo los principios activos del cannabis, y de otras hierbas y aceites, pueden administrarse de manera óptima. Sus propias experiencias personales, y su gusto por la experimentación, le han llevado a diseñar un nuevo vaporizador, cuyo prototipo está casi terminado. Chris quiere dejar bien claro este mensaje a los lectores de Sensi Seeds, y sobre todo, a los pacientes:

¡Mantente fiel a ti mismo! ¡El viaje es la recompensa! Encuentra un médico de confianza y solicita el permiso. Sólo a través de la medicina, ¡el cannabis se convertirá en legal en Alemania!»

Tilo Clemeur

Tilo Clemeur Sensi Seeds blog (1)
El paciente de cannabis, Tilo Clemeur, tiene permiso para cannabis medicinal de la farmacia desde 2012.

Tilo sufría epilepsia desde los 18 años. Las medicinas ortodoxas no le ayudaban nada, y sólo le causaban efectos secundarios graves. Así que este hombre de 44 años siguió buscando una terapia alternativa. En el año 2000, se enteró de que el cannabis podía ser esta alternativa, pero cuando le habló a su neurólogo del tema, le aconsejó que «no se dejase engañar» porque el cannabis no tiene ningún beneficio medicinal.

Tilo siguió adelante, y probó el cannabis de todos modos. Lo tomaba tan pronto empezaba a sentirse mal. Después de un año libre de ataques, dio el salto y dejó de tomar el último de sus medicamentos convencionales, con éxito. Desde entonces, no ha sufrido ni un solo ataque en ocho años.

Tiene un certificado para adquirir los cogollos de marihuana medicinal en su farmacia desde 2012. Anteriormente, se le había administrado dronabinol. Tilo reside en Duisburg, y fue el primer enfermo de epilepsia alemán al que se concedió un Certificado de Exención del BfArM para obtener las flores de cannabis de la farmacia.

Durante un año y medio, Tilo ha trabajado como editor de la revista Grow! en la que entrevista a pacientes y relata sus historias. También sensibiliza dando charlas en actos, como Cultiva Hemp Expo en Viena y el Steam Parade en Colonia. Es muy crítico con el hecho de que a los médicos no se les permite, simplemente, prescribir cannabis sin tener que solicitar el permiso de la Agencia Federal del Opio, mientras que sí se pueden recetar otros medicamentos, como por ejemplo, los opiáceos fuertes. Además, muchos médicos simplemente tienen miedo de tratar con cannabis medicinal, y mucho menos lo recetan, porque no quieren entrar en conflicto con la ley. Sus charlas también tratan sobre el coste, enormemente elevado, que supone adquirir el cannabis en una farmacia: 74 € por 5 gramos, mientras que el cannabis de cosecha propia costaría 2,20 € por gramo (por la primera cosecha y el desembolso inicial) y ¡0,35 € por gramo a partir de entonces! Su mensaje para los lectores de Sensi Seeds:

Lucha por tu derecho tanto si eres un paciente como si eres un consumidor recreativo. Sabemos que la prohibición no hace más que daño. Mucha gente ha perdido su permiso de conducir, simplemente porque habían dado una calada a un porro tres días antes. A los pacientes se les niega la oportunidad cultivar su propia marihuana, a pesar de que hay interrupciones constantes en el suministro que duran semanas y obliga a los pacientes a buscarse la vida. Hazte escuchar y deja claro que todos tenemos derecho al cannabis».

Claudia Russo

Claudia Russo Sensi Seeds blog (2)
La paciente de cannabis, Claudia Russo.

Esta mujer de 42 años, que ha optado por vivir en Berlín, es viuda y tiene una hija adulta. Presenta una larga lista de enfermedades: hepatitis, latido irregular del corazón, cáncer, asma crónico, trastorno de estrés postraumático (TEPT), osteocondrosis, fenómeno de vacío intra discal con protrusión, fracturas de columna, síndrome de la columna vertebral, espondilartrosis, sueño interrumpido debido al dolor, depresión, síndrome de dolor crónico, cáncer abdominal.

Claudia ha sido una paciente de cannabis, oficialmente, desde marzo de 2014. Sin embargo, conocía la planta antes de esa fecha. Llevaba años usando cannabis porque le ayudaba en muchas áreas, y le relajaba mentalmente. Tardó unos seis meses en obtener el permiso para utilizar cannabis. «La espera, el sufrimiento y las demoras interminables de la correspondencia hicieron que pareciese una eternidad», dice Claudia.

Claudia Russo Sensi Seeds blog (1)
Claudia Russo es un activista del cannabis, y ayuda a otros en su solicitud para la licencia de cannabis medicinal.

Cuando le diagnosticaron cáncer y el tratamiento de reconstrucción de células madre que recibió casi acaba con ella, comenzó a buscar, desesperadamente, un último recurso en la medicina alternativa. En un momento determinado, se encontró con un video sobre el aceite de Rick Simpson. Investigó al respecto, y comenzó a hacer el suyo propio. Los resultados fueron asombrosos, pero descubrió que la sustancia tenía un sabor desagradable, por lo que siguió desarrollándolo, elaborando aceites para una amplia gama de usos. El cáncer de Claudia está en remisión. ¡El cannabis es la única medicina que toma!

Claudia tiene mucho que decir a los médicos, a las compañías de seguros médicos, y a sus semejantes. Y así, a pesar de su incapacidad laboral, se mantiene ocupada con el voluntariado. El trabajo la mantiene viva y distrae del dolor. Claudia trabaja para orientar en la aceptación de esta sustancia, asesora a enfermos, ancianos, adictos y a padres preocupados, y tiene una pequeña tienda donde vende sus propios diseños pintados. Es una activista de la política de drogas, y ayuda a otros a solicitar el permiso para utilizar los cogollos de marihuana medicinal. Su mensaje:

El cannabis es ESPERANZA… NO SOLO DROGA»

Alexander Jähn

Alexander Jaehn Sensi Seeds blog (1)
El paciente de cannabis, Alexander Jähn, necesita 30 envases al mes del cannabis medicinal Bedrocan.

Este alemán, de 32 años, está casado y tiene un hijo. Alexander ha sido paciente de cannabis desde 2002, a causa del dolor, la parálisis y los espasmos espásticos resultado de un grave accidente de tráfico. Antes del accidente, Alexander era un vendedor minorista, ahora no puede trabajar.

Antes de obtener el permiso oficial para utilizar el cannabis como medicina, los médicos intentaron controlar su dolor con tilidina, morfina, tramadol, fentanilo y otros medicamentos. Después de haber solicitado los cogollos de cannabis medicinal de la farmacia, Alexander tuvo que esperar tres meses para obtener el permiso.

Estaba familiarizado con el cannabis desde su juventud, pero sólo después de enfermar, se dio cuenta de lo mucho que realmente le ayuda. Su mensaje para los lectores de Sensi Seeds es:

¡La hierba es la Curación!»

Ralf Herrmann

Ralf Herrmann Sensi Seeds blog (1)
El paciente de cannabis, Ralf Herrmann.

Este padre soltero de 40 años, de Heidelberg, tiene una hija pequeña. Ralf toma cannabis para el TDAH, una hernia discal y la artritis del hombro. Sensi Seeds ya le habían presentado, previamente, en un retrato.

Primero le administraron Ritalin para el TDAH, luego Vioxx, y después comprimidos a base de opiáceos, para el dolor, y antidepresivos, para contener sus cambios de humor, hasta que Ralf se negó a seguir tomándolos. Descubrió que este cóctel de medicamentos era demasiado peligroso. Empezó a fumar cannabis y se le tachó de adicto. ¿Por qué lo hizo? Porque era lo único que le hacía sentirse mejor, y le permitía controlar el dolor.

A partir de 2001, a Ralf se le permitió tomar dronabinol. Su médico de cabecera, de aquel momento, se lo prescribió cuando otros medicamentos no pudieron ayudarlo eficazmente, y lo más importante, sin ningún efecto secundario.

Durante el verano de 2010, se enteró, a través de la página web de ACM, de que podía conseguir los cogollos de marihuana en la farmacia. Una vez que encontró a un médico dispuesto a apoyar su solicitud de exención, dio el primer paso. Después de llamadas telefónicas interminables, Ralf tardó dos meses en obtener el Certificado de Exención del BfArM que le permitía conseguir marihuana en la farmacia. Sin embargo, tardó varios años antes de que se le permitiera usarla. En diciembre de 2010, recibió la aprobación para los cogollos de marihuana medicinal, y está feliz de haber seguido el camino del cannabis. Cuando se le concedió el Certificado de Exención, Ralf sintió que, por fin, era reconocido por la sociedad.

Ralf Herrmann Sensi Seeds blog (2)
Ralf Herrmann en una manifestación por los derechos de los pacientes de cannabis.

En diciembre de 2010, había unos 60 pacientes para los que se consideró que no había tratamiento y a los que se concedió el permiso para obtener cannabis de su farmacéutico. Hoy en día, hay un poco menos de 300 de estos pacientes. Por desgracia, ninguna compañía de seguros médicos de Alemania cubre aún los costes de la medicina, por lo que los pacientes se ven obligados a financiarse ellos mismos los costes del cannabis.

Ralf fue uno de los pacientes que se presentaron ante el Tribunal Administrativo de Colonia, a mediados de 2014, para luchar por el derecho a cultivar su propia marihuana. Desafortunadamente, fue uno de los vieron rechazada su demanda para cultivar su propio cannabis. Pero Ralf no lo dejó ahí, y presentó una apelación. Su lema:

Legalización en todo el mundo.»

Ralf es técnico de calefacción profesional, pero ha estado trabajando como ingeniero de sistemas informáticos durante los últimos años. Como realizaba trabajos de campo, disponía de su propio vehículo de empresa para sus viajes. Pero en un principio, renunció a su puesto de trabajo por motivos personales.

Sección de comentarios

¿Tienes una opinión? Háznosla saber dejando un comentario

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More