Fumar marihuana sin tabaco: Pros y contras de la marihuana pura

Mezclar marihuana con tabaco es común en Europa, pero casi una blasfemia en los Estados Unidos. ¿Por qué la gente mezcla marihuana y tabaco? ¡Analizamos este fenómeno y aportamos alternativas al tabaco para los que quieran dejar el hábito!

En los Estados Unidos, Canadá y América del Sur, es casi una blasfemia mezclar marihuana y tabaco. En Europa, es mucho más común e, incluso, se considera una manera «normal» de consumirla.

Los consumidores de marihuana la mezclan con tabaco por varias razones. Puede ser porque prefieren el sabor, el efecto o simplemente porque no quieren poner 1 o 2 gramos en un solo porro.

La llegada de la revolución de la marihuana trajo al mundo infinitas formas de consumirla. Los consumidores, cuanto más conscientes son de los riesgos para la salud asociados al fumar, más recurren a productos comestibles, de vapeo y extractos para consumo oral.

A pesar de estas nuevas formas de usar la marihuana, fumarla sigue siendo el método preferido de muchas personas. En este artículo, desglosamos los pros y los contras de mezclar marihuana con tabaco, y compartiremos algunas alternativas al tabaco para mezclar.

El debate entre marihuana y tabaco

Existe un corriente de pensamiento común que afirma que el cuerpo tolera bien el humo de la marihuana, mientras que el humo del tabaco provoca todo tipo de cánceres: pulmón, colon y recto, entre otros. Pero esta afirmación es parcialmente cierta.

La mayoría de bibliografía académica sobre el tema confirma que el humo puro de marihuana no causa cáncer de pulmón. El estudio de Donald P. Taskin de 2012 es uno de esos ejemplos, corroborado por estudios previos como se demostró en esta revisión bibliográfica de 2008.

Sin embargo, aunque el humo de marihuana no está directamente relacionado con el cáncer de pulmón o la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC), daña los bronquiolos del pulmón. De hecho, el humo de la marihuana sigue siendo cancerígeno, aunque no del mismo modo que el tabaco. De esta manera, el argumento de que el cuerpo tolera bien el humo de la marihuana es un mito.

No se considera que el consumo habitual de marihuana (como un porro los fines de semana) represente un gran peligro para la población en general. Sin embargo, los estudios mencionados anteriormente indican claramente que la situación se vuelve más compleja en los fumadores de marihuana intensivos o crónicos. La probabilidad de desarrollar un trastorno respiratorio aumenta en estos fumadores a largo plazo.

Por ello, se insta a los consumidores habituales de marihuana, especialmente aquellos que la consumen con fines medicinales, a considerar métodos alternativos de consumo. Puede que no sea tan peligroso como fumar tabaco, pero de todos modos está relacionado con sus propios peligros.

Fumar marihuana con tabaco o fumar marihuana pura: pros y contras

Si no fumas nada de tabaco, seguro que no encuentras ventajas en mezclar marihuana con tabaco. Pero para los amantes del canuto (porro mezclado), hay tantos pros como contras que desglosamos, uno por uno, a continuación.

Los beneficios de mezclar tabaco con marihuana

1. La marihuana dura más

Para casi todo el mundo que mezcla, este es uno de los beneficios más evidentes. Para la mayoría, ¼ o ½ gramo de hierba es suficiente para un porro, y más ya es excesivo. Los porros más puros contienen un gramo como mínimo, lo que para los fumadores habituados a los canutos es un auténtico despilfarro de hierba. Además, a nadie le gusta volver a encender un porro ya apagado.

2. Un canuto quema mejor que un porro

Podría decirse que la razón por la que la mezcla de tabaco se hizo tan popular en Europa fue porque, durante mucho tiempo, el hachís era el producto principal (no las flores). Para fumar hachís puro, se necesitaba una pipa especial. Sin embargo, se podía fumar en un porro siempre que hubiera tabaco u otra mezcla de hierbas.

Los europeos todavía consideran las flores de marihuana de la misma manera; sin una pipa, es casi imposible fumarse un porro puro sin tener que encenderlo antes de cada inhalación. Con el tabaco, el porro quema más suavemente, minimizando el problema de que se apague constantemente.

3. El sabor

Esta ventaja probablemente también sea un inconveniente. Para los amantes del tabaco, el sabor de un canuto es incomparable. Por supuesto, para los que odian el tabaco, es totalmente lo contrario. ¡Hay muchos fumadores de canutos por ahí que creen que no hay mejor matrimonio que el tabaco y la marihuana, como la mantequilla de cacahuete y la mermelada, o las fresas y la crema!

4. Mezclar tabaco intensifica el efecto de la marihuana

No hay duda alguna de que mezclar tabaco con algo más altera los efectos de la marihuana. La nicotina y el tabaco tienen efectos cerebrales en sí mismos y, cuando se combinan con la marihuana, parecer ser que el tabaco potencia los efectos de esta. La subida es menos «clara» y más «turbia», dando la sensación de que se intensifica.

Los beneficios de fumar marihuana pura

1. Puedes disfrutar del sabor auténtica de la marihuana

El olor y el sabor de la marihuana son unos de los aspectos más importantes de una experiencia con ella. De hecho, el olor y el sabor cuentan mucho de la calidad de la marihuana que se está fumando. Cuando fumas marihuana pura, obtienes toda la experiencia aromática de la hierba sin que ninguna otra planta la obstaculice o infiera en ella como, por ejemplo, el tabaco o cualquier otra mezcla para fumar.

2. Hay menos posibilidades de adicción

Por lo general, la marihuana se considera mucho menos adictiva que el tabaco. Sin embargo, en un estudio de 2016 se identifica un mayor riesgo de dependencia para quienes mezclan marihuana con tabaco. Si bien esta «adicción» puede ser al tabaco del porro, el resultado es una dependencia a todo el porro. Fumar marihuana pura reduce la probabilidad de desarrollar dependencia a la marihuana.

3. Con un porro de marihuana pura la subida es pura

Los amantes de la marihuana quieren disfrutar de los efectos de la marihuana, no de los efectos de la marihuana mezclada con tabaco. En múltiples aspectos, la experiencia de la marihuana pura es diferente a la experiencia de la hierba mezclada. Ya mencionamos el sabor y el olor, pero la subida también es mucho más clara cuando se fuma pura. Para algunos, esta subida clara es mejor que la subida demasiado intensa que se puede conseguir con la marihuana mezclada.

4. Fumar marihuana pura no daña las papilas gustativas ni el sentido olfativo como el tabaco

Los fumadores de tabaco suelen destacar que su sentido del olfato y del sabor es mediocre. Por el contrario, la marihuana aumenta la sensibilidad al gusto y al olfato. La marihuana pura no interfiere en estos sentidos. Poco después de dejar de fumar, la nariz y las papilas gustativas recuperan todas sus facultades.

La forma más segura de consumir la marihuana es abstenerse de fumarla

A pesar de las ventajas e inconvenientes de mezclar marihuana, el hecho es que la inhalación de cualquier material candente es un factor de riesgo para los pulmones. Los pulmones son para respirar aire para que la sangre oxigenada pueda circular por el cuerpo.

Si eres de los que no pueden dejar la inhalación, los vaporizadores son mucho más seguros para utilizar esta vía de administración. La marihuana se puede inhalar sin quemarla, lo que reduce los efectos negativos en los pulmones.

Y para las personas que ya están preparadas para abandonar completamente la inhalación, con los productos marihuana comestibles y de consumo oral es posible. Esto es especialmente cierto para aquellos que viven en Canadá y los Estados Unidos donde, en los dispensarios, se pueden encontrar gominolas, frutas y dulces ricos en THC o CBD.

La conclusión es: «fumar es la forma menos segura de consumir marihuana». Para los usuarios que desean recibir los beneficios medicinales de la marihuana y, al mismo tiempo, minimizar los riesgos, el consumo oral o la vaporización son las mejores vías de administración.

Alternativas al tabaco para los fumadores a quienes les gusta mezclar

Vivimos en la época de libre elección. Mientras nuestros padres y abuelos habrían sido encarcelados en su juventud por consumir marihuana, muchos de nosotros en la era moderna podemos consumirla de forma libre y legal. Todos valoramos esa libre elección, y lo mismo debería darse a todas y cada una de las personas que deciden, por ellas mismas, como consumir la marihuana, y eso también incluye si quieren o no fumarla con tabaco.

La cosa es: cada fumador de tabaco conoce los peligros asociados al hábito. Su elección de seguir fumando es completamente libre. Y lo mismo se aplica al hecho de fumar marihuana. Así que, con todo esto en mente, son simplemente para aquellos que buscan una alternativa al tabaco para canutos.

Una advertencia

Cuando llega el momento de comprar hierbas para fumar, siempre es mejor que sean orgánicas. Los pulmones no disponen de los mismos mecanismos de defensa que el estómago, por ejemplo. Las plantas que han sido fumigadas suponen un peligro real para los pulmones, y la mayoría de las veces, no se cultivan teniendo en cuenta que podrán ser inhaladas. El usuario es responsable de elegir marihuana orgánica procedente de plantas que no hayan sido fumigadas.

1. Damiana

La damiana se incluye en muchas de las mezclas de hierba para fumar que se pueden encontrar en los headshops. Como planta medicinal tiene una historia interesante, especialmente por sus efectos afrodisíacos. Tiene un efecto psicoactivo leve, nada comparable con el de la marihuana, efecto psicoactivo (nada en comparación con el cannabis), es estimulante y aumenta la libido. Quema bien en una mezcla de hierbas y no tiene un sabor demasiado intenso.

2. Pasiflora

La pasiflora es una hierba común en la medicina herbal utilizada para reducir la ansiedad. Con un efecto muy relajante para el usuario, y adecuada para aquellos que usan marihuana para combatir la ansiedad, es una buena hierba para añadir a la mezcla para fumar.

3. Lúpulo

El lúpulo es uno de los parientes botánicos lejanos de la marihuana. También se usa para inducir el sueño, minimizar la intranquilidad y reducir el nerviosismo y la irritabilidad. El lúpulo y la pasiflora serían la mezcla perfecta para aquellos que consumen marihuana antes de acostarse.

4. Verbasco

Curiosamente, el verbasco se usa en la medicina herbal como terapia para las afecciones del tracto respiratorio. ¡No hace falta decir que no se fuma con ese propósito! En una mezcla de hierbas, el verbasco añade espesor y textura, quema bien y no tiene un sabor intenso.

5. Artemisa

Si hay una hierba ideal para mezclar con la marihuana, esta es la artemisa. Su sabor combina perfectamente con la marihuana y es el relleno perfecto para un porro. Sin embargo, cabe tener en cuenta que la artemisa intensifica los sueños e incluso puede inducir al sueño lúcido. ¡Así que no uses artemisa si te gusta dormir sin soñar!

6. Plantas aromáticas para el sabor

Si tienes intención de preparar tu propia mezcla de hierbas, puedes incluir planas aromáticas como pétalos de rosa, salvia o menta para añadir sabor. Encontrar la proporción correcta de hierbas para mezclar no es tarea fácil, ya que su sabor no debe dominar por completo el de la marihuana.Si decides cambiar el tabaco de tu canuto por otras hierbas, o pasarte directamente a la marihuana pura, cuéntanos tu experiencia en los comentarios.

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones referentes al consumo del cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que revise las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Author and reviewer

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Sanjai_Sinha

    Sanjai Sinha

    El Dr. Sanjai Sinha forma parte del personal docente de la facultad de medicina Centro Médico Weill Cornell en Nueva York. Se dedica a atender a pacientes, enseñar a los residentes y estudiantes de medicina, y a realizar trabajos de investigación sobre los servicios sanitarios. Es un apasionado de la educación y formación de pacientes y de la práctica clínica basada en la evidencia. Su gran interés en la revisión de casos médicos proviene de estas pasiones.
    Más sobre este revisor
Ir arriba