by Seshata on 29/01/2015 | Consumo Cultivo

Las 5 razones principales para cultivar cannabis orgánico

Muchos de los que cultivan a pequeña escala con la intención de fumar su propia cosecha ya cultivan cannabis orgánico. Lo mismo puede decirse de la mayoría de los cultivadores de cannabis medicinal en los EE.UU., tanto de los cuidadores como de los dispensarios.


Mejor producción

Primer plano de una mano vertiendo líquido de compost marrón de un vaso al sustrato de una maceta. Una planta crece en el sustrato.

Una de las principales preocupaciones de los cultivadores comerciales es la posibilidad de obtener un rendimiento reducido cuando se cultiva orgánicamente. Sin embargo, no es necesariamente el caso, y de hecho, si todas las condiciones son óptimas, es posible que se puedan lograr rendimientos mayores que si se usan los métodos convencionales.

Si el micro entorno no es óptimo, la producción final puede ser inferior en comparación con los cultivos no orgánicos, como consecuencia. Eso es lo que ocurría en el pasado. Sin embargo, los fertilizantes orgánicos, los medios de cultivo, y los aditivos disponibles en el mercado han mejorado muchísimo en los últimos años, junto con un mejor conocimiento de la manera de utilizarlos.

Una nueva e importante innovación en el cultivo ecológico es el desarrollo del «Super Sustrato», un medio de cultivo que se ha modificado, ligera y cuidadosamente, con el fin de contener exactamente lo que el cannabis necesita para crecer en abundancia, sin la necesidad de fertilizantes. Con este método, puedes lograr resultados increíbles proporcionándoles a las plantas nada más que agua.

Aunque se venden mezclas ya preparadas, el «Super Sustrato» puede hacerse, fácilmente, en casa con sustrato orgánico para plantar en macetas mezclado con humus de lombriz, harina de sangre, harina de hueso, guano y otros aditivos. Elaborar el tuyo propio significa que puedes desarrollar la mezcla precisa para tu variedad preferida.

Mayor potencia

Proporcionar a las plantas de cannabis exactamente lo que necesitan, hasta el último microbio en el sustrato, es una parte fundamental del cultivo ecológico actual. Al igual que cualquier planta, el cannabis tiene requisitos específicos, y muy complejo,s para crecer de manera óptima, y combinar esos requisitos, con la mayor precisión posible, permite que tus plantas puedan desarrollar su potencial completamente.

Los sistemas de nutrientes convencionales son relativamente fáciles de elaborar, ya que contienen sólo los nutrientes básicos necesarios para que el cannabis sobreviva y crezca. Hay seis macronutrientes esenciales (nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, azufre y magnesio) y seis micronutrientes esenciales (manganeso, boro, cobre, zinc, molibdeno y hierro) que están presentes en la mayoría de las mezclas de nutrientes para el cannabis.

Por el contrario, los sistemas de nutrientes orgánicos suelen contener otros oligoelementos que pueden proporcionar beneficios adicionales para el cannabis, incluso si no se clasifican tradicionalmente como esenciales. El níquel, sodio, cobalto y el cloro son todos ejemplos de nutrientes que han demostrado ser beneficiosos para las plantas superiores, tales como el cannabis, pero suelen olvidarse de ellos en los alimentos comerciales. Los cultivadores orgánicos de todo el mundo informan de que el cannabis cultivado orgánicamente es superior en efecto y potencia debido a la composición compleja de las mezclas de nutrientes utilizadas.

Mejor sabor y aroma

Fotografía de una planta de marihuana en floración. Se pueden ver toques de color púrpura en los cogollos y en las hojas.

El cannabis cultivado orgánicamente es considerado superior en sabor y aroma al cannabis de cultivo convencional, por razones similares a las descritas anteriormente. A medida que el micro entorno se optimiza para que se produzca un crecimiento saludable y vigoroso, las plantas pueden producir cantidades óptimas de terpenos y terpenoides, así como de cannabinoides.

Los terpenos y terpenoides son los compuestos aromáticos que confieren al cannabis, y a muchas otras plantas ,su fragancia. Decenas de estos compuestos están presentes en el cannabis, y son responsables de dar a cada variedad su aroma cítrico, dulce, picante o a pino. Cuanto más abundantes sean estos terpenos y terpenoides, más aromático y mayor sabor tendrá el producto final.

Un microbioma abundante

Otro aspecto del cultivo de cannabis orgánico que puede ayudarnos a conseguir mejores rendimientos, y un sabor y potencia mejores, es un microbioma abundante en el sustrato («microbioma» se refiere a la comunidad de microbios presentes en un entorno determinado). Las mezclas de sustrato orgánicas son ecosistemas vivos complejos por derecho propio, que contienen una gran cantidad de bacterias, hongos y otros organismos microscópicos, tales como gusanos nematodos. El ambiente estéril encontrado dentro de muchos medios de cultivo no orgánicos no soporta este nivel de complejidad.

Se han realizado una cantidad importante de trabajos de investigación sobre el cannabis, y otros cultivos importantes, que han demostrado que un sustrato con un microbioma abundante tiene múltiples beneficios, permitiendo la fijación de nitrógeno y la retención de agua, estimulando el crecimiento y ayudando a prevenir las enfermedades de las raíces. Hacer tu propio Super Sustrato y dejarlo reposar durante unos treinta días antes de usarlo permite que una gran cantidad de hongos y otros microorganismos beneficiosos se establezcan y pueblen el sustrato.

El té de compost orgánico es otra excelente manera de crear un cultivo de bacterias beneficiosas y necesarias para un microbioma sano. El té de compost implica macerar el compost durante dos o tres días en agua y remover constantemente para proporcionar oxígeno (permitir que las condiciones dentro del contenedor donde se realice la infusión sean anaeróbicas hace que se desarrollen bacterias no saludables en lugar de las de tipos beneficiosos).

Menor impacto medioambiental

Fotografía de una mano que lleva puesto un guante y que toca el sustrato de una maceta blanca grande. También se ven flores alrededor de la maceta, una bota de lluvia amarilla y el suelo de cemento.

Por supuesto, la forma más respetuosa con el medioambiente a la hora de cultivar cannabis es cultivar en exterior con luz solar natural, ya que el principal impacto medioambiental del cultivo de cannabis es el consumo de electricidad cuando el cultivo se realiza en interior. Sin embargo, las legislaciones de muchos países siguen siendo desfavorables y se aseguran de que el cannabis se cultive en interior, ¡incluso si el clima local puede admitir el cultivo al aire libre!

Para conseguir las credenciales ecológicas, el cultivo ecológico exterior es el claro ganador, pero si no es una opción viable en tu caso, por lo menos ten cuidado de minimizar el impacto ambiental general en interior. Cultivar orgánicamente es una forma importante de reducir el impacto global, ya que la producción de nutrientes orgánicos, en general, requiere menos procesamiento en comparación con los alimentos convencionales (que también requieren un uso considerable de energía para ser producidos, y en su mayoría proceden de combustibles fósiles). Además, las técnicas de control de plagas orgánicas suelen tener mucho menos impacto en el medio ambiente, por ejemplo, las mariquitas se pueden utilizar para controlar los ácaros de la araña, con lo que no sería necesario utilizar las combinaciones químicas tóxicas que se usan en el cultivo convencional.

Sección de comentarios

Publica un comentario

jose sierra

i'm glad we got someone to explain this subjet well thanks.

12/02/2015

Diana

Thank you for your compliments Jose

19/02/2015

Leave a Comment

Please enter a name
Oops, looks like you forgot something?
Read More
Read More
Read More
Read More
Read More
Read More
Read More
Read More