Los efectos neuroprotectores del cannabis

Hay cada vez más pruebas de que los cannabinoides sirven para tratar trastornos neurodegenerativos, lesiones cerebrales traumáticas y accidentes cerebrovasculares isquémicos. Además de tener efectos demostrados como antioxidantes y antiinflamatorios, los cannabinoides tienen propiedades neuroprotectoras. Es posible incluso que estimulen la neurogénesis.

En lo que respecta a los efectos neuroprotectores del cannabis, la principal aplicación médica está en las enfermedades neurodegenerativas, que se deben a un deterioro progresivo de la actividad de las neuronas. La segunda enfermedad neurodegenerativa de comienzo en la edad adulta más común es la enfermedad de Parkinson, y la enfermedad de Alzheimer se encuentra también entre las primeras. Los trastornos neurodegenerativos en niños existen −aunque con menor prevalencia− y en su mayor parte son encefalopatías.

La inflamación y la respuesta inmunitaria son en general los principales factores que provocan daños y disfunciones neuronales en el caso de muchas enfermedades neurodegenerativas, y esta es la razón por la que muchas de estas dolencias aparecen en la edad adulta.

En la actualidad, no existe cura para las enfermedades neurodegenerativas. En los casos más favorables, hay fármacos que enmascaran los síntomas y posiblemente detengan el avance de la enfermedad. De ahí que el cannabis pueda tener aplicaciones neuroprotectoras.

El sistema endocannabinoide y las enfermedades neurodegenerativas

Las investigaciones científicas sobre el sistema endocannabinoide evidencian cada vez más el papel de este en la protección contra las enfermedades neurodegenerativas. El sistema endocannabinoide es un sistema de señalización fisiológica sumamente complejo que se concentra principalmente en el cerebro. Lo que hace que este mecanismo especial del ser humano sea tan interesante es su funcionamiento a la inversa.

Los cannabinoides endógenos no se almacenan en las neuronas presinápticas del modo que los neurotransmisores, sino que se generan a demanda cuando se activan los desencadenantes de la síntesis intracelular, que son principalmente iones de calcio. Esta es una hipótesis que explicaría por qué el sistema endocannabinoide actúa como sistema de «restitución» o mecanismo de «cura» del organismo.

Un ejemplo reseñable es el de los niveles de endocannabinoides que se producen tras una lesión cerebral. En una revisión bibliográfica de 2006, se demostraba la existencia de niveles elevadísimos de cannabinoides endógenos después de sufrirse convulsiones inducidas por el ácido kaínico, toxicidad por glutamato o estrés y trauma inducidos por un shock. La respuesta del sistema endocannabinoide a tales sucesos sugiere que uno de los principales mecanismos compensatorios con que el cerebro da respuesta a una lesión cerebral sería la señalización de endocannabinoides.

Estos resultados vinculan de forma inextricable al sistema endocannabinoide con la recuperación de la neurodegeneración y esto hace del cannabis un objetivo médico potencial.

Propiedades antioxidantes y antiinflamatorias del cannabis

En los últimos años, se han consolidado las pruebas acerca de las propiedades antioxidantes y antiinflamatorias de varios cannabinoides y se ha engrosado la información disponible sobre el papel que estos desempeñan en la modulación de la neurotransmisión.

En consecuencia, se estudia seriamente su potencial como agentes neuroprotectores. Se ha demostrado que los cannabinoides previenen la muerte de neuronas en lesiones neurológicas agudas −como los accidentes cerebrovasculares isquémicos y las lesiones cerebrales traumáticas− y alivian los síntomas de la esclerosis múltiple, la enfermedad de Huntington y otras enfermedades neurodegenerativas crónicas.

Se ha postulado que los efectos antioxidantes serían un mecanismo de acción por el que el cannabis produciría un alivio de los síntomas de las enfermedades neurodegenerativas. Ya en 1998, los investigadores demostraban los efectos antioxidantes del CBD, observando que este cannabinoide tiene una capacidad antioxidante mayor que la del ascorbato o el tocoferol y que además no presenta la toxicidad de dichos compuestos.

Este hecho es destacable, puesto que el cerebro es uno de los organismos más vulnerables a la agresión oxidativa, que es en esencia un desequilibrio entre los estados de oxidación y de reducción a causa del cual se genera un número excesivo de especies reactivas del oxígeno. Se ha propuesto la hipótesis de que la agresión oxidativa es un factor fundamental para el comienzo de la enfermedad de Alzheimer, y otro tanto se ha dicho de la enfermedad de Parkinson.

Se puede incluir también el efecto antiinflamatorio del cannabis entre las propiedades neuroprotectoras de la planta. Se cree que la actividad mediada por receptores CB2 que afecta a las células microgliales reduce los mecanismos neuroinflamatorios. En el contexto actual el tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas, en especial, el de la enfermedad de Alzheimer, a veces se emplean fármacos antiinflamatorios, aunque, hasta ahora, los estudios arrojan resultados muy contrapuestos sobre su eficacia. 

Inhibición de compuestos perjudiciales

En un estudio publicado en 2002 por Mechoulam et al., se demostraba que la producción de anandamida y de 2-AG aumentaba en el cerebro tras una lesión cerebral traumática. Cuando se produce una lesión cerebral traumática (lesión intracraneal o LCT), se generan ciertas sustancias que, según es sabido, causan daños neuronales: son el factor A de necrosis tumoral y las especies reactivas del oxígeno (ERO). El estudio mostraba que la producción de anandamida y de 2-AG inhibía la producción de estas sustancias potencialmente nocivas.

En otro estudio realizado por Mechoulam, se exploraba el potencial inhibidor del 2-AG y de la anandamida in vivo. Se estudiaron ratas y ratones con LCT. Cuando se administraban ambos compuestos a los roedores lesionados, se reducían los daños cerebrales; se observaron reducciones en la extensión del edema cerebral (hinchazón causada por la acumulación de fluidos), del volumen de infarto (necrosis hística) y de la muerte de las células del hipocampo, así como una mejoría clínica general.

La razón por la que estos resultados son importantes para el cannabis terapéutico es que ahora se sabe que el CBD aumenta los niveles de anandamida en el suero, por medio de la inhibición de FABP, sustancias que reducen la transmisión de anandamida (AEA) a la FAAH y perturban el gradiente de concentración entre elementos entrantes y salientes que induce la FAAH. Otro dato de interés es que los investigadores han demostrado también que los compuestos de cannabis no cannabinoidales también inhiben ligeramente la MAGL un enzima responsable de la descomposición del 2-AG.

Los cannabinoides y la recuperación de los accidentes cerebrovasculares

Se ha demostrado en repetidas ocasiones que el THC, el CBD y algunos cannabinoides más ejercen una influencia neuroprotectora durante un accidente cerebrovascular isquémico (ACI) y después del episodio. Aunque hay varios estudios que indican que el consumo de cannabispuede aumentar el riesgo de infarto cerebral, al parecer este fenómeno se restringe a un pequeño subconjunto de personas susceptibles. En el 27 % de estos casos, la vasoconstricción cerebral reversible desencadenada por el consumo de cannabinoides puede ser una explicación plausible del episodio. En la mayoría de los casos, en cambio, las terapias con cannabis parecen tener un gran potencial para mitigar la inflamación y la agresión oxidativa que produce tal accidente.

El CBD como neuroprotector contra los ACI ha sido objeto de numerosas investigaciones. Se ha demostrado que estimula el flujo sanguíneo en el cerebro tras un ACI y por lo tanto limita el volumen de infarto. Un tratamiento de 14 días seguidos con CBD (10 mg/kg) produjo una tolerancia a la hipotermia y a los efectos neuroprotectores. Por esta razón, se considera que su potencial terapéutico en este campo de investigación es mayor que el del THC. Se ha demostrado asimismo que el CBD reduce la inflamación causada por la liberación de interleucina 1, de óxido nítrico y del factor A de necrosis tumoral después de un accidente cerebrovascular.

Al igual que ocurre con la LCT, muchos de los daños que siguen al ACI se deben a la agresión oxidativa, fenómeno causado por la acumulación de ERO que se produce debido al exceso de señalización glutamatérgica. Se ha demostrado que el THC y el CBD son unos antioxidantes eficaces que inhiben la señalización glutamatérgica y por lo tanto limitan la acumulación de ERO que sigue al episodio. También en esta ocasión el CBD muestra más eficacia como antioxidante y por lo tanto tiene más posibilidades para el tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas que el THC.

La señalización de glutamato y los cannabinoides

El glutamato es el neurotransmisor más abundante del cerebro humano. Es un neurotransmisor excitante que desempeña un papel en los circuitos neuronales que se relacionan con la plasticidad sináptica. Dado que potencia o debilita la señalización entre neuronas, el glutamato tiene un papel primordial en el aprendizaje y en la memoria. Se puede afirmar que es el neurotransmisor más importante del cerebro, que determina la forma en la que una persona retiene la información y que es una pieza importante en la potenciación a largo plazo.

Los niveles altos de glutamato provocan neurotoxicidad (mediada especialmente por los receptores de glutamato NMDA, AMPA y kainato) y favorecen la formación de compuestos perjudiciales secundarios como las ERO y el factor A de necrosis tumoral. También se sabe que la actividad del glutamato se reduce en presencia de antioxidantes. Con las demostraciones de que el CBD y el THC son antioxidantes, se establece una base sólida para proseguir con las investigaciones de los cannabinoides en esta rama de la neurología.

En un estudio que lleva por título «Antioxidantes neuroprotectores procedentes de la mariguana», publicado en 2000, se analizaron las interacciones que se dan entre varios cannabinoides y el sistema de señalización glutamatérgica. Se observó el potencial neuroprotector del cannabidiol y de varios cannabinoides más en ratas in vitro, en cultivos de neuronas expuestos a niveles tóxicos de glutamato. El CBD era el que mostraba más propiedades antioxidantes para la prevención de la toxicidad del glutamato.

Mecanismo independiente de los receptores de cannabinoides

Los autores de «Antioxidantes neuroprotectores procedentes de la marihuana» demostraron también que tanto el THC como el CBD incrementaban la neuroprotección y reducían la neurotoxicidad de los receptores NMDA, AMPA y kainato. Además, el grado de neuroprotección no aumentaba con la acción de antagonistas de receptores de cannabinoides concretos, lo cual indica que el mecanismo de acción es independiente de los receptores de cannabinoides.

Estudios anteriores habían concluido que los receptores CB2 contribuían a estos procesos celulares tan importantes, y en esto se basa la idea de que los agonistas selectivos de este tipo de receptores podrían actuar como «una moneda con sus dos caras», proporcionando la citoprotección de las neuronas sanas o induciendo la apoptosis de las células tumorales. Sin embargo, el CBD no actúa habitualmente como agonista, por lo que sus posibilidades como se deben aprovechar en otro campo.

Se demostró igualmente que el CBD también reduce la toxicidad del peróxido de hidrógeno (una ERO) en los cultivos de neuronas; otra prueba más de su efectividad como antioxidante. Aunque estos ensayos se realizaron in vitro, estudios preliminares in vivo sobre la isquemia cerebral en ratas indican que la sustancia sería efectiva en cualquier caso.

Episodios de hipoxia-isquemia perinatal

Un factor importante en la incidencia de lesiones cerebrales en el período neonatal lo constituyen los episodios de hipoxia-isquemia perinatal, que se dan cuando se interrumpe el flujo de oxígeno y de sangre que irrigan el cerebro del bebé a causa de la asfixia, a menudo durante el parto. Este devastador padecimiento la muerte de entre el 15% y el 20% de los neonatos a los que se les diagnostica.

La afección también puede llevar a alteraciones graves de carácter neurológico, como epilepsia, parálisis cerebral, disfunción motriz e hiperactividad en otro 25 % de los casos. El cerebro del feto es mucho más susceptible a los episodios de hipoxia-isquemia que el cerebro de los adultos, por contener más agua y una mayor acumulación de vasos sanguíneos y, por consiguiente, es mayor el potencial de daños provocados por acontecimientos como las hemorragias.

Justo después de que se produzca una lesión cerebral causada por una hipoxia-isquemia, se activa una serie de mecanismos celulares específicos entre los que está el aumento de la producción de glutamato, hecho que inflige daños a las células y en última instancia provoca la excitotoxididad (un tipo de muerte celular provocado por una señalización glutamatérgica excesiva).

Debido a la complejidad de los mecanismos moleculares que subyacen a tal afección, no se ha desentrañado aún la naturaleza exacta del proceso y, por lo tanto, son escasas las opciones terapéuticas con las que se logra reducir la extensión de los daños neuronales. Últimamente, sin embargo, los rápidos avances que han arrojado luz sobre esta materia han dado pie a un nuevo tipo de terapias neuroprotectoras que, si demuestran su eficacia, evaluarán y se llevarán a la práctica.

Entre las investigaciones actuales, está la que se encamina a descubrir el papel específico que el sistema endocannabinoide desempeña para ofrecer una neuroprotección al cerebro del feto. Aunque sigue siendo controvertida la aplicación a niños de terapias basadas en cannabinoides, son suficientes los casos de éxito del uso de estas sustancias en el tratamiento de varias enfermedades pediátricas (entre ellas, la epilepsia y el cáncer) sin que se produzcan efectos secundarios negativos. Así, va ganando terreno rápidamente en la comunidad científica el consenso de que tales tratamientos pueden tener una aplicación. 

Se ha postulado que los cannabinoides serían buenos candidatos para el tratamiento de las lesiones cerebrales perinatales. Se ha demostrado que los cannabinoides, además de modular las respuestas neurológicas, modulan la vasodilatación por la acción de las células endoteliales y de la endotelina, regulan la homeostasis del calcio y provocan unos efectos antiexcitotóxicos y antiinflamatorios significativos.

Se ha sugerido por añadidura que los cannabinoides tendrían efectos positivos en la sustancia blanca, un tejido del cerebro que se compone de fibras nerviosas. En este estudio, la administración de ACEA, un antagonista selectivo del CB1R, en el período posnatal temprano (días posnatales 1-14) incrementa la generación de progenitores de oligodendrocitas.. En el mismo estudio, el WIN, otro cannabinoide sintético, estimulaba la mielinación de la materia blanca subcortical.

En los estudios se apunta igualmente al potencial de los endocannabinoides como respuesta endógena de reparación de neuronas. Los agonistas del receptor CB, como el THC, tendrían la capacidad de estimular dicha respuesta.

Propiedades neuroprotectoras del THC para personas de avanzada edad

Un estudio publicado en Nature Medicine en 2017 suscitaba gran atención mediática por su tesis, un tanto inusual, de que el THC podría tener efectos rejuvenecedores en el cerebro de las personas de avanzada edad. Llegaban a hacerse eco Forbes y The Guardian.

Para realizar el ensayo clínico, que llevaba por título «Una dosis baja prolongada de Δ9-tetrahidrocannabinol (THC) restituye la función cognitiva en ratones de avanzada edad», los investigadores administraron dosis bajas de THC a ratones de varias edades: 2, 12 y 18 meses, o, lo que es lo mismo, jóvenes, maduros y seniles. Se repitió la operación de forma regular durante cuatro semanas. Un dato de importancia es que se trataba de dosis pequeñas, de una magnitud que no causa efectos psicoactivos, como los que se observan cuando se consumen las cantidades habituales de las dosis recreativas, normalmente mayores.

Durante el mes que duró el estudio, el equipo liderado por Andreas Zimmer evaluó la capacidad de los ratones de llevar a cabo tareas cognitivas como pruebas de laberinto acuático. Los científicos observaron la aptitud de los ratones para recordar la ubicación de lugares seguros o de reconocer a sujetos de su especie a los que se habían expuesto previamente.

Curiosamente, los jóvenes roedores que no habían recibido dosis bajas o normales de THC tuvieron un desempeño mejor en las pruebas conductuales de memoria y aprendizaje que los otros ratones jóvenes. En cambio, ocurría justo lo contrario con los ratones de más edad: los que habían recibido dosis bajas o normales de THC obtenían mejores resultados que los ratones maduros y seniles a los que no se les administró THC. Los ratones a los que se administraron dosis pequeñas regulares también mostraban un desempeño mejor en un lapso de tiempo más breve.

Este estudio afianza las conclusiones de estudios anteriores realizados con un cannabinoide sintético, el WIN, en los que se descubrió que los ratones de más edad experimentaban mejoras en la memoria tras la administración de cannabinoides. En el estudio de 2018, se inyectó a ratones hembra de 24 meses de edad una sola dosis de 0,002 mg/kg de THC. En comparación con los ratones que se habían tratado con un vehículo, el grupo experimental exhibía un desempeño mejor en una batería de seis pruebas de carácter conductual. La inyección de THC incrementaba además el nivel de sirtuina 1, un enzima relacionado con la neuroplasticidad y la neuroprotección.

El deterioro cognitivo que acarrea el envejecimiento no se considera como enfermedad neurodegenerativa, aunque sí como patología. No hay prácticamente ningún tratamiento para este achaque de la edad, aparte de seguir una dieta saludable, hacer ejercicio y mantener el cerebro activo. Los estudios con roedores son sumamente prometedores en lo que respecta al THC, especialmente para el tratamiento de los déficits cognitivos de la población de edad avanzada, aunque aún se necesitan estudios con seres humanos para confirmar los resultados.

A favor de los ácidos cannabinoides como neuroprotectores

Para la elaboración de este artículo, se han explorado principalmente los fitocannabinoides THC y CBD, pero también hay fundamentos para defender el uso de los cannabinoides en su forma ácida: THC-A y CBD-A, que son los precursores del THC y del CBD y están presentes antes de que tenga lugar el proceso de decarboxilación, en el que se pierde un grupo ácido carboxílico, de forma que el THC-A se convierte en THC y el CBD-A en CBD.

 En este estudio de 2017 publicado en el British Journal of Pharmacology, los científicos investigaron el potencial de seis fitocannabinoides para la unión con el PPARγ.. El PPARγ es un tipo de factor de transcripción nuclear y su aplicación más común está en el tratamiento de la diabetes, debido a que regula el grado de respuesta a la insulina de las células adiposas. Además, el PPARγ también afecta a las células microgliales y por esta razón ha suscitado el interés para su aplicación en las enfermedades neuroinflamatorias crónicas.

El estudio concluía que los ácidos cannabinoides se unen al PPARγ y lo activan mucho mejor que sus homólogos decarboxilados. Se observó que el THC-A actuaba como neuroprotector en los ratones, pues paliaba los déficits motores y prevenía la degeneración del cuerpo estriado.

La forma ácida del THC no es psicoactiva, y por lo tanto constituye un cannabinoide medicinal especialmente conveniente para la elaboración más investigaciones. La ausencia de efectos psicoactivos la hace adecuada para un abanico amplio de grupos poblacionales, que incluye a menores y a la tercera edad, grupos que son más proclives a padecer enfermedades neurodegenerativas.

Eficacia de los cannabinoides sintéticos

Actualmente, se presta atención, además de a los endocannabinoides y fitocannabinoides, a las posibilidades de los cannabinoides sintéticos. Sirva de ejemplo el estudio que publicaba en 2009 el Journal of Neuroscience, en el que se concluía que el agonista del cannabinoide sintético R(+)-WIN 55212-2 disminuía la pérdida de neuronas en el hipocampo in vivo que se debía a una isquemia cerebral global en ratas. También reducía el volumen de infarto tras una isquemia cerebral focal inducida por una oclusión de la arteria cerebral medial.

Se concluía que el enantiómero (o molécula de imagen especular) menos activo, el S(-)-WIN 55212-3, era ineficaz, mientras que los efectos protectores del R(+)-WIN 55212-2 se veían bloqueados por la acción del antagonista del receptor CB1 «N-(piperidin-1-il)-5-(4-clorofenil)-1-(2, 4-diclorofenil)-4-metil-1H-pirazol-3-carboxamida-HCl».

Un dato interesante es que el R(+)-WIN 55212-2 también protegía a las neuronas corticales de un cultivo de la hipoxia y de privación de glucosa in vitro, pero este efecto era nulo con los antagonistas de los receptores CB1 y CB2. Se necesitan muchos más estudios para conocer con seguridad las interacciones exactas que tienen lugar, pero es evidente que hay aplicaciones potenciales de este y otros cannabinoides sintéticos como tratamiento para las isquemias, incluidas las que producen accidentes cerebrovasculares.

Propiedades neuroprotectoras demostrables de los cannabinoides

Hay abundantes estudios que demuestran la eficacia de un número importante de fitocannabinoides en el tratamiento y la paliación de las lesiones cerebrales traumáticas, los accidentes cerebrovasculares isquémicos y el deterioro cognitivo asociado a la edad. Además, va en aumento la información que hay disponible sobre el papel que desempeñan la anandamida y el 2-AG, ambos cannabinoides endógenos, en la modulación de la inflamación y del riego sanguíneo cerebral. Esta línea de investigación hace del sistema endocannabinoide un objetivo para el tratamiento de las enfermedades neurodegenerativas.

Aunque se necesitan muchos más estudios, especialmente con seres humanos, el corpus favorable al tratamiento con cannabinoides de las enfermedades neurodegenerativas sigue en aumento. Los mecanismos de actuación por los que los cannabinoides surten efecto como neuroprotectores son complejos y extensos y merecen la realización de más estudios.

  • Disclaimer:
    Este artículo no tiene la intención de sustituir el consejo, diagnóstico y tratamiento médicos profesionales. Siempre hay que consultar a un médico u otro profesional médico titulado. No hay que retrasar la búsqueda de asistencia médica ni ignorar el consejo médico debido a algo que se haya leído en esta página web.

Comments

14 comentarios en “Los efectos neuroprotectores del cannabis”

  1. disculpen yo sufrí un TCE (Traumatismo Craneoencefálico) hace 4 años, me quedó la secuela de epilepsia por la gravedad del TCE me interesa saber si el Cannabidiol me serviría y donde puedo conseguirlo o comprar?

    1. Miranda - Sensi Seeds

      Hola Ulises,

      Por nuestra parte, podemos recomendarte el Aceite de CBD de Sensi Seeds, un aceite a base de Cannabidiol que se usa como suplemento alimenticio y que tiene muchas propiedades. Puedes adquirirlo a través de la tienda online de Sensi Seeds:
      https://sensiseeds.com/es/productos-de-cbd/aceite-cbd

      En caso de que te interese tener un poco más información sobre el Cannabidiol y sus propiedades, y sobre el aceite de CBD, no te pierdas este otro artículo:
      https://sensiseeds.com/es/blog/el-cannabidiol-y-el-aceite-de-cbd/

      Para informarte sobre dónde se envían los productos de Sensi Seeds, echa un vistazo a la sección FAQ. En ella, encontrarás las respuestas a las preguntas más frecuentes al respecto. Aquí tienes el link:

      https://sensiseeds.com/es/info/faq/

      ¡Saludos y Suerte!

  2. mi hijo sufrió un accidente le realizaron una craneotomía desapresiva FPTO izquierdo. será que esto lo puede ayudar a mejorar su movilidad y memoria . gracias

    1. Miranda - Sensi Seeds

      Hola Mónica,

      La lista de enfermedades y trastornos para los que los cannabinoides – los principios activos contenidos en la planta Cannabis Sativa L. – demuestran ser beneficiosos no deja de crecer, y constantemente se están realizando investigaciones al respecto. Los efectos neuroprotectores del cannabis es uno de los temas más estudiados.

      Antes de empezar un tratamiento con cannabis, lo más recomendable siempre es consultar con un profesional médico que sea conocedor de los beneficios terapéuticos del cannabis, y que te pueda recomendar cuál es la mejor opción (mejor método de administración, dosis más adecuada) en el caso de tu hijo, teniendo en cuenta su historial médico.

      Por nuestra parte, aquí te proporcionamos los links a varios artículos interesantes de nuestro blog, que pueden resultarte útiles:
      https://sensiseeds.com/es/blog/potencial-del-cannabis-para-tratar-lesiones-o-enfermedades-oseas/
      https://sensiseeds.com/es/blog/nuevo-estudio-el-thc-tiene-efectos-rejuvenecedores-en-el-cerebro/

      No dejes de seguir el blog de Sensi Seeds para futuras publicaciones sobre el tema.

      ¡Suerte y gracias por leernos!

  3. Hola, tuve un TEC o Traumatismo Encefalo Craneano y quisiera saber si el consumo de marihuana me seria de ayuda o seria dañino?

    1. Miranda - Sensi Seeds

      Hola Martín,

      Nosotros no podemos dar ningún tipo de recomendación médica. No obstante, para empezar un tratamiento a base de cannabis o de sus derivados, lo más recomendable siempre es consultarlo con un profesional de la medicina que conozca los beneficios del cannabis – quien te podrá recomendar cuál es la mejor opción (mejor método de administración, dosis más adecuada) en tu caso, teniendo en cuenta tu historial médico.

      Por nuestra parte, te proporcionamos los links a varios artículos muy interesantes y completos, publicados en el blog de Sensi Seeds, sobre cannabis medicinal, sus efectos neuroprotectores, y cannabinoides; esperamos que te resulten de utilidad:
      https://sensiseeds.com/es/blog/efectos-neuroprotectores-del-fitocannabinoide-thca-demostrados-en-estudio-internacional/
      https://sensiseeds.com/es/blog/aceite-de-cbd-debo-incorporarlo-en-mi-dieta/
      https://sensiseeds.com/es/blog/el-cbd-en-la-medicina-como-puede-utilizarse/
      https://sensiseeds.com/es/blog/el-cbd-un-cannabinoide-con-poderes-extraordinarios/

      ¡Saludos y Suerte!

  4. buenos días.. mi mama sufre neuralgia del trigémino hace mas de 10 años.. la verdad ya no sabemos a donde ir… ¿el aceite ayudará para calmar las crisis..? muchas gracias

    1. Miranda - Sensi Seeds

      Hola Matías,

      Como nosotros no estamos autorizados a dar recomendaciones médicas, siempre recomendamos que, antes de empezar un tratamiento con cannabis medicinal, lo mejor es consultarlo con el médico de tu madre o, en su defecto, con un profesional médico que conozca los beneficios del cannabis. Solo un profesional de la medicina te podrá recomendar cuál es la mejor opción en el caso concreto del paciente, teniendo en cuenta su historial médico: mejor método de administración, dosis más adecuada, etc.

      También, puedes averiguar qué asociaciones o grupos de pacientes de cannabis medicinal hay en tu zona y ponerte en contacto con ellos. Seguro que pueden ofrecerte información de primera mano sobre las experiencias de otros pacientes como tu madre y sobre las posibilidades a vuestro alcance.

      Por nuestra parte, aquí te proporcionamos los links a varios artículos muy interesantes publicados en el blog de Sensi Seeds sobre cannabis medicinal, aceite de CBD y sobre las experiencias con aceite de CBD de otros pacientes en el tratamiento del dolor, incluido el caso de Peggy S. que padece neuralgia del trigémino como tu madre:
      https://sensiseeds.com/es/blog/cannabis-una-planta-con-muchas-caras-parte-ii/
      https://sensiseeds.com/es/blog/entrevista-con-una-paciente-el-aceite-de-cbd-atenua-el-dolor-intenso/
      https://sensiseeds.com/es/blog/otra-paciente-nos-cuenta-su-experiencia-con-el-aceite-de-cbd-el-dolor-constante-ha-remitido/
      https://sensiseeds.com/es/blog/el-cannabidiol-y-el-aceite-de-cbd/
      https://sensiseeds.com/es/blog/el-cbd-en-la-medicina-como-puede-utilizarse/
      https://sensiseeds.com/es/blog/el-cbd-un-cannabinoide-con-poderes-extraordinarios/

      ¡Saludos y Suerte!

  5. mi papá sufrió un EVENTO VASCULAR CEREBRAL isquémico hace año y medio y ha tenido poco avance con las terapias, es recomendable utilizar aceite de cbd al par de las terapias?

    1. Miranda - Sensi Seeds

      Hola Carlos,

      Como has podido leer en el artículo, tanto la investigación como la experiencia han demostrado que las diferentes propiedades del cannabis presentan un gran potencial terapéutico en el tratamiento de múltiples enfermedades, trastornos y problemas de salud, entre otras por sus propiedades neuroprotectoras. Para que dispongas de más información al respecto, aquí te facilitamos los links a varios artículos de nuestro blog qué tratan el tema:
      https://sensiseeds.com/es/blog/el-cannabis-y-el-accidente-cerebrovascular/
      https://sensiseeds.com/es/blog/efectos-neuroprotectores-del-fitocannabinoide-thca-demostrados-en-estudio-internacional/
      https://sensiseeds.com/es/blog/nuevo-estudio-el-thc-tiene-efectos-rejuvenecedores-en-el-cerebro/
      https://sensiseeds.com/es/blog/uso-del-cannabis-en-la-mediana-edad/

      Pero antes de empezar un tratamiento a base de cannabis o de sus derivados, hay que consultarlo con un profesional de la medicina que conozca sus beneficios, quien te puede indicar si el uso de cannabis está recomendado en el caso concreto de tu padre con su historial clínico y de qué modo le va a beneficiar más: mejor método de administración (tópico, oral…), dosis más adecuada, etc.
      Otra cosa que puedes hacer es averiguar qué asociaciones o grupos de pacientes de cannabis medicinal hay en tu zona y contactar con ellos. Seguro que pueden ofrecerte información de primera mano sobre las experiencias de otros pacientes que han sufrido un ictus, además de asesoramiento y consejo médico.

      ¡Saludos y Suerte!

  6. Moises Elías López Núñez

    Hola Miranda, espero veas mi mensaje y me puedas responder una pequeña duda ya que tu artículo me ha parecido bastante bueno.
    Verás, actualmente estoy realizando mi tesis o proyecto de investigación y quiero citar tu artículo, pero para citarlo correctamente en el formato APA necesito tu primer apellido, o si lo prefieres me mandes la cita en formato APA directamente, gracias, y felicidades por tus grandes artículos, ya que comenzare a leer los demás que has publicado.

    Hello Miranda, I hope you see my message and you can answer a little doubt since your article has seemed pretty good.
    You see I am currently doing my thesis or research project and I want to quote your article, but to quote it correctly in the APA fomato I need your full name, or if you prefer you send me the appointment in APA format directly, thanks, and congratulations for your great articles , since I will start reading the others you have published.

    1. Miranda - Sensi Seeds

      Hola Moisés,

      ¡Me alegro mucho de que mi artículo te haya parecido interesante, tanto como para citarlo en tu proyecto de investigación!
      Con respecto a la cita APA para tu tesis, debo aclararte que “Miranda” es el pseudónimo que utilizo cuando escribo, pero mi nombre real también empieza por M. Mi primer apellido es López, aunque no lo utilizo al escribir para el blog de Sensi Seeds. No estoy segura de si tienes que usar el nombre de pila o solo la inicial para la cita APA de un artículo publicado online en un blog, así que supongo que habría dos opciones:

      – López, M. (30/05/2016), El Cannabis No Afecta la Inteligencia de los Adolescentes, Blog de Sensi Seeds. https://sensiseeds.com/es/blog/
      – López, Miranda. (30/05/2016), El Cannabis No Afecta la Inteligencia de los Adolescentes, Blog de Sensi Seeds. https://sensiseeds.com/es/blog/

      ¡Muchas gracias por tus palabras, Moisés! Espero haber sido de ayuda y que sigas visitando el blog de Sensi Seeds para dar respuesta a cualquier duda que tengas sobre todo lo relacionado con el cannabis: https://sensiseeds.com/es/blog/

      ¡Saludos y mucha suerte con tu tesis!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Sanjai_Sinha

    Sanjai Sinha

    El Dr. Sanjai Sinha forma parte del personal docente de la facultad de medicina Centro Médico Weill Cornell en Nueva York. Se dedica a atender a pacientes, enseñar a los residentes y estudiantes de medicina, y a realizar trabajos de investigación sobre los servicios sanitarios. Es un apasionado de la educación y formación de pacientes y de la práctica clínica basada en la evidencia. Su gran interés en la revisión de casos médicos proviene de estas pasiones.
    Más sobre este revisor
Ir arriba