Jamaican Pearl Feminizada

Jamaican Pearl Feminizada

Descubre nuestro detallado informe de cultivo de la laureada Jamaican Pearl Feminizada de Sensi Seeds, una variedad sativa casi pura que puede llegar a triplicar su tamaño durante la floración. Cultivamos una hermosa Jamaican Pearl que produjo una abundante cosecha de magníficos cogollos escarchados, utilizando únicamente nutrientes esenciales y agua.

Etapa de floración: 75 días

Duración total, desde la semilla hasta la cosecha: 96 días

Rendimiento final: 113 gramos

Contenido en THC: 13.1%

La Jamaican Pearl se creó inicialmente para ofrecer a los cultivadores del norte de Europa la oportunidad de producir una sativa tropical que floreciera en climas fríos. Es un cruce de Marley’s Collie y Early Pearl. Esta exquisita variedad produce unos efectos eufóricos y vigorizantes, y sus cogollos son muy resinosos, con una mezcla única de sabores tropicales. Durante décadas ha sido una de las favoritas de los aficionados de todo el mundo, y se llevó el primer puesto en la categoría Supercup en la Dutch Highlife Cup de 1999.

El linaje de esta variedad, con un 85% sativa, se aprecia en las numerosas particularidades típicas, como por ejemplo la existencia de considerables espacios internodales y unas ramas alargadas. La herencia índica del 15% es evidente en el porte de la Jamaican Pearl: es más corta y ancha que la mayoría de las sativas puras, y presenta una formación de cogollos muy densa. Sin embargo, como la mayoría de las sativas, la Jamaican Pearl se caracteriza por un largo período de floración, de hasta 11 semanas.

En exteriores, la Jamaican Pearl puede alcanzar hasta tres metros de altura. Aunque esta popular variedad es conocida por su fortaleza al aire libre, en esta ocasión hemos cultivado nuestras semillas en interior.    

Nuestro recinto de cultivo mide 220 x 150 cm, y la Jamaican Pearl se colocó en el centro de una mesa elevada para facilitar el acceso. Utilizamos tierra como medio, y nuestra planta se regó a mano diariamente aportándole nutrientes esenciales cuando fue necesario.

La planta creció bajo una lámpara de sodio de alta presión (HPS) Phillips Green Power de 600 vatios durante la fase vegetativa y la floración. Unos ventiladores mantuvieron una corriente de aire constante durante todas las fases de crecimiento.

Tenga en cuenta que los resultados variarán según las condiciones de cultivo, y estos son simplemente los resultados que vimos en nuestras instalaciones. Así pues, sigue leyendo mientras te describimos cómo cultivamos esta legendaria reina del Caribe, desde la semilla hasta la cosecha.

Germinación y plántula

Nuestra semilla de Jamaican Pearl Feminizada germinó en un cubo de propagación Jiffy. Una vez que salieron las raíces del contenedor, la plántula se trasplantó a una maceta de 3 litros llena de BAC Lavasoil Growmix.

La plántula se colocó a 80 cm por debajo de la lámpara HPS de 600 W, donde se sometió a un fotoperiodo de 18 horas de luz y 6 horas de oscuridad. También se fue rotando diariamente la maceta para garantizar que todas las partes recibieran la luz adecuada.

Al tercer día empezamos a alimentar nuestra plántula con 100 ml de agua, ajustada a un pH de 6,2, y añadiendo una hormona de enraizamiento. Nuestra solución nutritiva tenía una conductividad eléctrica (CE) de 0,8. La retención de agua durante los primeros días permitió que el sistema de enraizamiento se desarrollara en su nuevo medio.

Dispersamos ácaros depredadores (Hypoaspis Miles) para eliminar cualquier pupa de mosquito del hongo o de trips en la tierra. Estos pequeños centinelas de jardín vigilaron nuestro medio de cultivo y evitaron que se generaran posibles brotes. Este tratamiento lo repetimos cada tres semanas.

Al final de la primera semana, nuestra plántula duplicó su tamaño y desarrolló varios conjuntos de hojas verdaderas: estaba muy contenta en su nuevo hogar.

Etapa vegetativa

La humedad relativa se mantuvo en el 65% a lo largo de toda la etapa vegetativa. Durante el día, las temperaturas fluctuaban entre 24-26°C, y por la noche, la temperatura bajaba a 22°C. Estas condiciones se mantuvieron constantes hasta que comenzó la floración, momento en el que disminuimos la humedad.

Nuestra planta siguió evolucionando durante la segunda y tercera semana. Añadimos nutrientes BioGrow a nuestro programa de alimentación en la tercera, llevando su EC a 1,4. La planta respondió bien, y el día 20, nuestra Jamaican Pearl Feminizada había alcanzado una altura de 17 centímetros. ¡Parecía duplicar su tamaño cada semana!

Al final de la tercera semana ya habían crecido unas preciosas ramas robustas con muchas hojas grandes en forma de abanico que favorecían la fotosíntesis. Los estigmas sobresalían de los pequeños cálices verdes a lo largo de las uniones internodales, ¡y sus numerosas preflores nos indicaron que había llegado el momento de hacer florecer a esta bonita chica!

Etapa de floración

Comenzamos la cuarta semana cambiando el programa de iluminación a 12 horas de encendido y 12 horas de apagado, lo cual permitió inducir la floración. Dejamos de aportar nutrientes de crecimiento y hormonas de enraizamiento, sustituyéndolos por nutrientes de floración. El BioFlower suplementario aumentó la EC de la solución nutritiva a 1,6, lo que pareció gustar a nuestra planta.

Durante la cuarta semana disminuimos la humedad del cuarto de cultivo al 45%. Esta reducción ayudó a evitar el desarrollo de moho, y se utilizó un quemador de azufre por la noche para evitar la aparición de hongos. También introdujimos Amblyseius Cucumeris para combatir las larvas de trips y Amblyseius Californicus para hacer frente a los posibles ácaros de la araña de dos manchas que pudieran aparecer.

Al final de la cuarta semana, nuestra Jamaican Pearl Feminizada había superado todas las expectativas en cuanto a rapidez de crecimiento. Ya había alcanzado los 48 centímetros y mostraba un prominente meristema apical y un buen desarrollo de los cogollos terminales. La mayoría de sus cogollos presentaban pistilos, y los cálices se estaban hinchando, lo que nos confirmó que estaba floreciendo rápidamente. 

Durante la quinta semana ajustamos la lámpara de cultivo para que colgara a 45 cm por encima de la planta, y ahí se mantuvo hasta la cosecha. Nuestra Jamaican Pearl se estiraba en busca de luz, y al finalizar la semana había alcanzado los 62 cm. El consumo de agua también se había duplicado desde el inicio de la floración, necesitando ahora una cantidad de 400 ml al día.

En la sexta semana llevamos a cabo un lavado de un día de las raíces de la planta utilizando agua del grifo para disolver los residuos de nutrientes y la acumulación de sal alrededor de las raíces. Este proceso lo repetimos cada dos semanas hasta que iniciamos el lavado final. Al día siguiente se reanudó el programa de alimentación regular de la Jamaican Pearl.  

En las semanas sexta y séptima continuó el desarrollo de los cogollos. Nuestra Jamaican Pearl se alzaba orgullosa con sus 75 cm de altura al final de la séptima semana, y empezaba a desplegar una enorme y hermosa cola. Los brotes laterales y los cogollos se estaban desarrollando muy bien. Los nutrientes de floración aumentaron la EC de nuestra solución nutritiva a 1,8, y nuestra planta continuó evolucionando. Al final de la octava semana ya había alcanzado su altura terminal de 79 cm.

La Jamaican Pearl empezaba a parecerse a un árbol de Navidad alrededor de la novena semana. El cogollo terminal se había hinchado hasta formar una cola grande y densa, mientras los brotes laterales generaban sus propias colas de menor tamaño. La mayoría de los pistilos eran blancos, pero unos pocos seleccionados habían empezado a cambiar a un tono naranja y rojo.

La planta se había convertido ya en un ejemplar fuerte y frondoso, de gran tamaño, y resultaba difícil creer que pudiera crecer más. Sin embargo, a lo largo de las semanas diez y once, siguió engordando. A pesar de no aumentar de estatura, continuó consumiendo 1.000 ml de agua al día, ¡dedicando todos sus recursos a llenar esos grandes y hermosos cogollos!

La cola principal comenzó a inclinarse por el peso al llegar la duodécima semana, y los cogollos inferiores del meristemo apical crecieron lo suficiente como para alcanzar el cogollo terminal. Una densa capa de tricomas cubría los cogollos y brillaba bajo la lámpara HPS de 600w.

Al final de la decimotercera semana iniciamos el último lavado con agua del grifo normal para eliminar las impurezas del sistema radicular. Los cogollos habían crecido considerablemente y estaban cubiertos de una capa pegajosa de resina. Los cálices se estaban hinchando mucho, y un aroma dulce y afrutado con matices terrosos invadía ahora nuestro cuarto de cultivo.

Durante la decimocuarta semana los tricomas se habían hinchado considerablemente y se habían vuelto de un blanco lechoso. La mayoría de los pistilos blancos que quedaban se transformaron en naranja dorado o rojo intenso. Las flores eran cada vez más densas, así que pronto llegaría la recogida.

A finales de la semana continuamos con el último brote y las hojas finalmente adoptaron un exuberante color amarillo dorado, lo que indicaba que había llegado el momento de la cosecha. La planta alcanzó unos impresionantes 79 centímetros, un tamaño enorme para su contenedor. Las flores eran gigantescas y estaban cubiertas de tricomas pegajosos y lechosos de color ámbar. La cola principal era excepcional, y los cogollos axilares inferiores se convirtieron en densas colas. 

Cosecha

Para preparar la cosecha retiramos las hojas de abanico más grandes y separamos las ramas del tallo principal. A continuación, todas las ramas se colgaron boca abajo en la oscuridad de la sala de secado. La temperatura se mantenía entre 18-20°C, con ventiladores que garantizaban una circulación de aire constante. Dos semanas más tarde, nuestra cosecha estaba lista para su corte.

Después de ponernos los guantes, empleamos las tijeras de podar para recortar ligeramente los cogollos, eliminando el follaje no deseadas. Las tijeras y los guantes se cubrieron de resina durante todo el proceso de recorte, ¡y en los dedos pudimos notar el excelente hachís!

Una vez podados los cogollos, obtuvimos 113 gramos de flores secas de esta potente sativa. El olor de las flores cortadas era bastante intenso, desprendiendo notas dulces y picantes con un trasfondo terroso. El aroma recordaba mucho a las regiones tropicales.

A continuación, los cogollos se guardaron en frascos herméticos y se mantuvieron dentro de la sala de secado a una temperatura constante de 20-22°C.

Los tarros se abrían a diario para renovar el aire y mantener una adecuada ventilación, lo que ayudó a preservar el exótico perfil de terpenos de la Jamaican Pearl. Tras tres meses de curado pudimos disfrutar de un aroma intensamente afrutado.  Probamos el contenido de cannabinoides en nuestro laboratorio y los resultados de las pruebas mostraron que las flores secas tenían un contenido de THC del 13,1%.

Perfil de terpenos

Con un perfil de terpenos único compuesto por mirceno, cariofileno y limoneno, nuestra Jamaican Pearl sabe igual que huele: terrosa y dulce, con un toque afrutado que te llevará directamente a las islas.

Nuestra Jamaican Pearl resultó ser muy suave, con ligeros toques especiados al consumirla. Al exhalar pudimos degustar en el paladar una exótica mezcla a piña y cítricos, y nuestras papilas gustativas se quedaron con ese agradable sabor caribeño.

Nuestros cogollos poseen todas las cualidades de una sativa clásica: su subidón es eufórico, energético y creativo. La Jamaican Pearl Feminizada es una variedad muy estimulante para disfrutarla en cualquier momento del día. Puede ser fantástica antes de embarcarse en tareas creativas o antes de una noche de fiesta. El toque de índica que se encuentra en esta variedad se puede apreciar en la falta de ansiedad asociada a las sativas puras. 

Pero no te equivoques: con un contenido de THC que puede llegar al 22%, ¡esta delicia isleña te dejará preparado para disfrutar de una Piña Colada!

El resultado

Es fácil comprender por qué la Jamaican Pearl Feminizada se ha convertido en una de las variedades sativa dominantes más populares de Sensi Seeds. Se trata de una sativa dulce, con raíces caribeñas, y es la variedad perfecta para el consumo diurno.

Como hemos demostrado a lo largo del diario de cultivo, la Jamaican Pearl tiene el potencial suficiente como para ofrecer un alto rendimiento, con cosechas abundantes, incluso con una sola planta. Es una sativa muy potente y muy resinosa, resistente y formidable.

Cultivar la Jamaican Pearl Feminizada en exteriores puede que no sea una opción al alcance de cualquiera, ya que puede alcanzar fácilmente los tres metros de altura. Sin embargo, para aquellos que deseen probar su cultivo en interiores, prosperará utilizando la técnica de pantalla verde (SCROG).

La Jamaican Pearl es una variedad ideal para cultivadores intermedios y experimentados que buscan un alto rendimiento unido a agradables sensaciones caribeñas.

¿Eres un fan de la Jamaican Pearl? ¿La has cultivado tú mismo? Si lo has hecho, ¡cuéntanos cómo fue tu experiencia en los comentarios de abajo! O puedes pasarte por GrowDiaries.com y escribir una reseña tú mismo, ¡con fotos!

No olvides consultar el catálogo de Sensi Seeds y echar un vistazo a nuestra amplia gama de variedades sativas. Pásate y compra tus semillas de marihuana de Jamaican Pearl Feminizadas o de Jamaican Pearl Regulares.

  • Disclaimer:
    Las leyes y regulaciones relativas al cultivo de cannabis difieren de un país a otro. Por lo tanto, Sensi Seeds recomienda encarecidamente que se revisen las leyes y regulaciones locales. No se debe actuar en contra de la ley.

Comments

2 comentarios en “Informe de cultivo de la Jamaican Pearl Feminizada (Interior)”

    1. Mark - Sensi Seeds

      Buenas tardes Germán,

      Espero que estés teniendo un gran día, gracias por tu comentario.
      Para suscribirse a nuestro boletín y mantenerse al día con las últimas publicaciones y productos, diríjase a nuestra página principal, desplácese hasta la parte inferior e inserte su dirección de correo electrónico en el cuadro. Espero que esto haya ayudado, y espero que sigas disfrutando del blog,

      ¡Qué tengas un lindo día!

      Mark

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba