Cómo Se Ha Usado el Cannabis para Tratar los Parásitos: Antes y Ahora

Bichos, sabandijas y la causa de muchas pesadillas. Los gusanos parásitos infectan hasta a 2 billones de personas en el mundo y causan amplios problemas de salud, sobre todo en los países en desarrollo. Durante siglos, el cannabis ha sido un importante remedio tradicional para los gusanos parásitos y hoy disponemos de pruebas sustanciales que apoyan su uso.

Comunidades de todo el mundo siguen utilizando el cannabis para los parásitos

Son varios los pueblos del mundo que utilizan preparados tradicionales a base de cannabis para combatir los parásitos, sobre todo en los países en desarrollo, donde la medicina popular o tradicional se sigue utilizando de forma generalizada y donde las tasas de infección parasitaria generalmente son mucho más altas.

Hace no mucho, se informaba de que el pueblo Aka de la cuenca del Congo fuma mucho cannabis en un posible ejemplo de automedicación inconsciente. Parece que los Aka no relacionan su consumo de cannabis con ningún tipo de protección contra los gusanos, sino que más bien simplemente fuman con fines recreativos y sociales.

Curiosamente, los Aka también emplean de forma intencionada y generalizada otra planta para combatir los parásitos, aunque no está claro si esta planta es o no es eficaz. Pero sin duda parece que el cannabis tiene un efecto positivo, ya que los consumidores de cannabis eran portadores de un menor número de parásitos intestinales que sus iguales no consumidores.

Sea cual sea la finalidad, hay una gran cantidad de comunidades que hacen un uso totalmente deliberado del cannabis para combatir las plagas de parásitos. Las comunidades rurales del estado del norte de la India Uttarakhand siguen empleando preparados de cannabis para tratar los gusanos parásitos. Se ha registrado un uso parecido en el estado vecino de Himachal Pradesh, y también a 2.000 kilómetros de distancia en comunidades de Andhra Pradesh, un estado del sudeste de la India. Y esto es solo el uso claramente registrado. No hay duda de que se produce un uso no registrado en gran parte de la India y también de la zona circundante.

En Uganda, un informe de 2010 señalaba que los habitantes de las aldeas de la región agrícola del suroeste del país utilizaban ampliamente el cannabis para controlar las infestaciones de parásitos intestinales en sus pollos, que son una fuente muy importante de huevos y carne. De hecho, parece que los humanos llevan tratando a sus animales con cannabis para controlar las infestaciones parasitarias tanto tiempo como nos hemos estado tratando a nosotros mismos, si no más.

Las civilizaciones antiguas combatían los parásitos con cannabis

El cannabis se ha utilizado como remedio popular para los gusanos intestinales en innumerables comunidades diferentes de todo el mundo, durante cientos de años. De Europa al África subsahariana hasta el sudeste de Asia, en los textos históricos, abundan las menciones del cannabis como tratamiento para los parásitos intestinales de los seres humanos (y del ganado del que dependen para su supervivencia).

He aquí algunos ejemplos:

Entonces, ¿cuál es la eficacia del cannabis frente a los parásitos intestinales?

En realidad, sorprende lo poco que se ha investigado la capacidad del cannabis para combatir los parásitos intestinales, aunque la investigación de la que se dispone es generalmente prometedora. Este hecho lo puso de manifiesto nada menos que el famoso científico cannabinoide Raphael Mechoulam. Señaló en un ensayo de 1987 Towards Cannabinoid Drugs que el cannabis ha demostrado su potencial como antihelmíntico, aunque » no se ha registrado ningún trabajo experimental en este área con cannabinoides».

En un estudio sobre el uso de las plantas medicinales utilizadas para tratar al ganado en Uganda, se averiguó que el cannabis presentaba cierta actividad contra el nematodo parásito Ascaris suum (que puede infectar tanto a los cerdos como a los seres humanos). Sin embargo, su efectividad era menor a la de otras especies de plantas analizadas y finalmente no fue incluido en la lista restringida de candidatos recomendados para estudiar en el futuro. A. suum es un tipo de gusano nematodo, y se ha demostrado que el cannabis también actúa frente a otros nematodos.

El cannabis frente a los nematodos (lombrices intestinales)

Los nematodos son lombrices intestinales, un enorme grupo de especies diversas cuyo tamaño puede ser desde microscópico hasta llegar a más de un metro de longitud. Más allá de Ascari, entre otros nematodos destacados que afectan a los seres humanos, se incluyen el anquilostoma, los tricocéfalos (triquina), los oxiuros y las filarias.

Aunque no se ha demostrado que el cannabis tenga una eficacia directa contra cualquiera de estos parásitos, hay pruebas de que podría ser útil en la lucha contra las filarias. Se debe a su capacidad para matar las larvas del mosquito Culex quinquefasciatus, que es un importante insecto portador responsable de la transmisión de los gusanos a su huésped humano definitivo.

Las filarias causan filariasis, un grupo importante de enfermedades parasitarias de los humanos que infecta hasta a 120 millones de personas en todo el mundo. Causa enfermedades genitales, linfedema (inflamación del tejido linfático) y elefantiasis (hinchazón masiva de los brazos y piernas) en hasta 40 millones de personas.

A juvenile root-knot nematode, Meloidogyne incognita, penetrates a tomato root. Once inside, the juvenile, which also attacks cotton roots, causes a gall to form and robs the plant of nutrients. Photo by William Wergin and Richard Sayre. Colorized by Stephen Ausmus.

Asimismo, se ha demostrado que el cannabis y los extractos de cannabis son eficaces contra otros tipos de nematodos que no están presentes en los seres humanos, incluido el nematodo Meloidogyne incognita. Es una especie común de nematodos que infecta a numerosas especies vegetales diferentes. Como el investigador del cannabis y escritor Dr. John M. McPartland señalaba en su artículo de 1997 «Cannabis as repellent and pesticide», los preparados de cannabis se han utilizado para luchar contra diversos nematodos de las plantas, incluidos el nematodo del quiste de la patata, el nematodo del quiste de la soja y el nematodo espiral.

El cannabis frente a los trematodos (duelas)

Además de contra los gusanos nematodos, también se ha demostrado que el cannabis presenta actividad contra los trematodos, una gran clase del filo de gusanos platelmintos. Los trematodos son también conocidos como duelas y son gusanos ovalados planos con «ventosas» que utilizan para pegarse y alimentarse del tejido vivo, parecidas a las encontradas en las sanguijuelas. Aunque suelen parasitar a peces e invertebrados, algunas especies también son muy conocidas por infectar a los seres humanos.

Uno de los trematodos más preocupantes que infecta a los humanos es Fasciolopsis buski, el parásito o duela intestinal gigante, que crece hasta aproximadamente 7,5 cm e infecta a por lo menos 10 millones de personas en todo el mundo, sobre todo en el sur y sudeste de Asia. Se ha demostrado que los extractos de cannabis tienen una alta efectividad contra F. buski en los cerdos, superior incluso a la Oxiclozanida, el tratamiento estándar actual.

Otra duela de suma importancia que afecta a los humanos es Schistosoma, un trematodo que infecta la sangre causando esquistosomiasis. También se conoce como bilharzia o «fiebre del caracol» en los seres humanos. La esquistosomiasis supone una enorme carga para los sistemas sanitarios a nivel mundial, solo superada por la malaria, e infecta a cientos de millones de personas en todo el mundo. Aunque no se demostrado que el cannabis sea eficaz directamente contra la esquistosomiasis, se ha demostrado que el sistema endocannabinoide está implicado en la progresión de la enfermedad.

En un estudio realizado en 2009, se demostró que los niveles del endocannabinoide anandamida aumentaban en los hígados de los ratones que habían sufrido esquistosomiasis, al mismo tiempo que aumentaba la expresión de los receptores CB1. Los investigadores llegaron a la conclusión de que este aumento se producía porque el sistema EC participaba en el desarrollo de la propia enfermedad. Sin embargo, puede ocurrir como respuesta a la enfermedad. Entonces, en el primer caso, los cannabinoides antagonistas podrían resultar beneficiosos; en el segundo, los agonistas serían más útiles.

El cannabis frente a los protozoos y las amebas

Aunque los protozoos y las amebas no son gusanos, contienen varios parásitos humanos importantes dentro de sus filas, y se ha demostrado que el cannabis presenta una eficacia significativa frente algunos de ellos. En uno de los primeros estudios publicado en 1979, se demostró que el THC es eficaz contra la por desgracia famosa ameba «come-cerebros» Naegleria fowleri, que habita en manantiales y caudales naturales de agua termal de todo el mundo. Es célebre por causar una forma de encefalitis denominada meningitis amebiana primaria.

En otro estudio publicado en 2010, se demostró que los endocannabinoides anandamida y 2-AG inhibían dos tipos de amebas patógenas, Acanthamoeba y Hartmannella. Ambas son conocidas por causar una infección terrible del ojo llamada queratitis, que puede conducir a la ceguera permanente.

Por último, pero no menos importante, el más poderoso de todos los patógenos humanos conocidos, los protozoos de la malaria (P. falciparum) pueden inhibirse mediante la acción del cannabis. No ocurre directamente, pero sí al matar las larvas de su mosquito receptor Anopheles stephensi, del mismo modo que mata a las larvas del mosquito que transporta el gusano filaria. Además, hay pruebas de que el CBD puede proteger el cerebro contra los estragos causados por la malaria cerebral, una complicación potencialmente mortal de la enfermedad.

¿Por qué es el cannabis eficaz frente a estos parásitos?

Parece que hay dos formas principales en que el cannabis puede resultar eficaz contra los gusanos parásitos, los protozoos y las amebas. La primera posibilidad es que los parásitos específicos tengan un sistema endocannabinoide propio, que se ve afectado al introducir THC u otros cannabinoides de forma que afecta a su capacidad para sobrevivir y reproducirse.

Existen algunas pruebas de varias especies que así lo demuestran. En el mencionado estudio sobre Acanthamoeba y Hartmannella, se verificó que los cannabinoides eran específicamente eficaces contra ambos. En otro trabajo de investigación, se ha demostrado que el ameboide o moho de fango Dictyostelium posee un sistema endocannabinoide rudimentario. Y en este interesante trabajo, se describen varias especies de nematodos de las que se ha demostrado que poseen receptores cannabinoides.

Sin embargo, también hay pruebas de que por lo menos una especie de gusano nematodo carece de un sistema endocannabinoide funcional (esto también se ha demostrado en unos cuantos otros organismos primitivos que ramificaron el árbol evolutivo hace mucho tiempo, incluidas las esponjas de mar y las anémonas). Por lo tanto, en el caso de los parásitos como estos, el cannabis debe ejercer sus efectos a través de un mecanismo diferente. Es posible que se deba a alguna propiedad de los propios cannabinoides que todavía no se ha descrito, pero existe otra posibilidad que vale la pena tener en cuenta: Los terpenos.

El cannabis contiene una gran cantidad de ellos, al igual que muchas otras plantas, y parece que muchas de las plantas usadas tradicionalmente para combatir los parásitos tienen unos cuantos ¡terpenos en común! En los últimos años, ha quedado claro que los terpenos desempeñan un papel enorme en la medicina, y parece que el control de los parásitos es otra de sus habilidades.

La importancia de los terpenos para controlar los parásitos intestinales

Los terpenos y los terpenoides abundan en la naturaleza, y hay miles de tipos diferentes, algunos de los cuales tienen aplicaciones potenciales muy interesantes. De hecho, existen pruebas que demuestran que algunos terpenos tienen la capacidad de acabar con o inhibir el crecimiento ¡de las amebas, los protozoos, los nematodos y los trematodos!

En un trabajo de investigación en el que se analizaron 34 terpenoides diferentes de plantas contra el nematodo Caenorhabditis elegans, se constató que varios terpenos encontrados comúnmente en el cannabis, incluidos el nerolidol, geraniol, citronelol, limoneno y eugenol, presentaban una actividad significativa contra los nematodos.

En otro artículo, se investigó la acción de quince extractos de plantas tropicales contra la duela del ganado Fasciola hepatica y se descubrió que cinco de ellas eran significativamente eficaces, todas de plantas con un alto contenido en varios terpenos. Una de las plantas, la Artemisia, contiene eucaliptol, linalol, mirceno, cariofileno y pineno, todos presentes en el cannabis en concentraciones importantes. También se comprobó que los terpenos geraniol y citronelol eran eficaces contra los protozoos Giardia y Cryptosporidium.

Cómo se han perdido los remedios a base de cannabis de la medicina tradicional

Por supuesto, el cannabis no es la única hierba que se usa ampliamente en la medicina popular para neutralizar los efectos de las lombrices intestinales. Tal vez, parte de su ubicuidad se puede explicar debido al hecho de que los humanos han llevado consigo el cannabis casi a cualquier sitio al que iban, por lo que siempre se encontraba disponible. Sin embargo, existen fuertes indicios de que debe haberse considerado particularmente eficaz para que sea tan ampliamente utilizado, y durante tanto tiempo.

Hoy en día, a muchas comunidades que tradicionalmente utilizaban cannabis para tratar los parásitos intestinales ya no se les permite hacerlo, a causa de las restricciones del derecho internacional. Por lo tanto, se ha perdido una medicina tradicional que puede atenuar la gravedad de las infecciones parasitarias de la farmacopea, añadiendo potencialmente más presión a los sistemas de salud convencionales para controlar el problema.

Si se permitieran los medicamentos a base de cannabis una vez más, se podría proporcionar una opción sostenible y un tratamiento de bajo coste para varios parásitos importantes, especialmente dado que la prevalencia de las tasas intestinales suele ser muy superior en gran parte del mundo en desarrollo, donde el cannabis se cultivaba tradicionalmente.

  • Disclaimer:
    Este artículo no tiene la intención de sustituir el consejo, diagnóstico y tratamiento médicos profesionales. Siempre hay que consultar a un médico u otro profesional médico titulado. No hay que retrasar la búsqueda de asistencia médica ni ignorar el consejo médico debido a algo que se haya leído en esta página web.

Comments

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor y revisor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
  • Sanjai_Sinha

    Sanjai Sinha

    El Dr. Sanjai Sinha forma parte del personal docente de la facultad de medicina Centro Médico Weill Cornell en Nueva York. Se dedica a atender a pacientes, enseñar a los residentes y estudiantes de medicina, y a realizar trabajos de investigación sobre los servicios sanitarios. Es un apasionado de la educación y formación de pacientes y de la práctica clínica basada en la evidencia. Su gran interés en la revisión de casos médicos proviene de estas pasiones.
    Más sobre este revisor
Ir arriba