Las mujeres y la industria de la marihuana: Superando los estereotipos de género

El papel de la mujer en el mundo de la marihuana ha experimentado cambios drásticos en los últimos años. Atrás han quedado los estereotipos tan desacertados de los consumidores y de una industria obsoleta dominada por hombres. En su lugar, cada vez hay más mujeres de éxito que toman las riendas y lideran el sector, llevándolo hacia nuevos horizontes.

A lo largo de la historia, las mujeres que tenían una relación con la industria de la marihuana han quedado relegadas a un segundo plano. Con el cambio de actitud de los consumidores, la evolución de los modelos de negocio de éxito y los cambios en la legislación, el papel de las mujeres está siendo objeto de una revisión profunda. Ahora, más que nunca, es crucial conceder a las mujeres el reconocimiento que merecen por modernizar y «feminizar» la industria del cannabis.  

Durante años, el típico consumidor de marihuana, conocido coloquialmente como fumeta o porrero, ha sido representado por la cultura popular como un tipo bastante vago y ocioso al que le gusta entregarse a su hábito rodeado de sus amigos. Las consumidoras, por su parte, han sido marginadas, ridiculizadas y básicamente olvidadas. Gran parte de la industria del cannabis ha optado por perpetuar este enfoque sexista para atraer principalmente a los clientes masculinos.

A medida que el movimiento hacia la legalización crece a nivel internacional, las mujeres han empezado por fin a salir del armario del cannabis. En consecuencia, las representaciones de la cultura popular sobre las mujeres que consumen marihuana han cambiado.

Cada vez es más frecuente escuchar noticias sobre mujeres que se incorporan a la industria del cannabis, y ahora notamos más su presencia en la escena. Las mujeres han demostrado ser activistas inteligentes y consumidoras activas de marihuana, y su número ya no se puede ignorar. Por fin, el sector ha empezado a reconocer la notable influencia femenina.

Los estereotipos relacionados con la marihuana están cambiando

La cultura popular ha propiciado que se asocie a menudo el mundo de la marihuana con grupos casi exclusivamente masculinos.  

Mientras que se han realizado todo tipo de caricaturas de hombres «adictos a la maría», desde Cheech y Chong en los años 60 hasta Seth Rogen más recientemente, las mujeres que disfrutan de ese mismo placer han sido marginadas y ridiculizadas, si es que se las menciona. En general, los ejemplos del siglo XX de mujeres que han sido retratadas fumando marihuana de forma casual en películas como Annie Hall, han sido la excepción más que la regla.

Gran parte de la industria del cannabis ha tenido un enfoque igualmente sexista (algo habitual en prácticamente todos los sectores, por cierto) para atraer a consumidores mayoritariamente masculinos. En las ferias suelen proliferar las azafatas ligeras de ropa que reparten material promocional de los productos expuestos.    

Las revistas especializadas suelen mostrar fotos sugerentes de chicas en bikini, rodeadas de plantas y hojas de marihuana estratégicamente colocadas, mientras fuman en pipas de agua de aspecto fálico. Es evidente que uno de los problemas comunes dentro de la escena y la industria del cannabis ha sido el sexismo, que está profundamente arraigado, y que aparece en gran medida desde el etiquetado hasta en la publicidad de los productos.

Las mujeres son buenas para el negocio

Existe un rasgo característico del papel de las mujeres dentro del sector del cannabis y de su relación con la industria que ha supuesto una diferencia en la forma en que ambos sexos se acercan a ella. Hasta hace muy poco, las mujeres han fumado y cultivado cannabis de forma discreta. Sin embargo, parece que las cosas por fin están cambiando, y cada vez más mujeres se convierten en activistas y asumen funciones de alto nivel dentro del sector.

Simultáneamente, la visión popular de las consumidoras de marihuana se ha ampliado. Cada vez más demuestran que son usuarias serias. La industria del cannabis empieza a reconocer la importancia del apoyo de las mujeres a la hora de obtener buenos resultados en las campañas de legalización.

Además, un dato no menos importante: atraer a las mujeres es bueno para los negocios. Muchas empresas, especialmente en Estados Unidos, se esfuerzan por atraer a las consumidoras modificando su publicidad y sus estrategias comerciales.

En 2018 se inauguró la exposición «We are Mary Jane: Mujeres y Cannabis» en el Hash Marihuana & Hemp Museum de Ámsterdam. El objetivo de la exposición era destacar el papel de las mujeres como vanguardia de la cultura de la marihuana, desde la antigua diosa china del cáñamo, Ma Gu, hasta la pionera en la elaboración de hachís en Holanda, Mila Jansen. Exposiciones como esta han sido fundamentales para cambiar la percepción del papel de las mujeres con respecto al cannabis y crear un espacio para sus experiencias específicas.

Personalidades femeninas destacadas

La veterana defensora Michka Seeliger-Chatelain lleva en la escena del cannabis desde principios de los años 70 y es un claro ejemplo de la importancia histórica de las mujeres dentro de este ámbito. Experta en cáñamo y marihuana, Michka escribe regularmente artículos y libros que han sido traducidos a varios idiomas. También es la fundadora de la editorial Mama Éditions.

Conocida como la «Gran Dama del Cannabis», Michka recibió el honor de tener su propia variedad personal en Sensi Seeds, confirmando su estatus icónico como figura clave en la cultura de la marihuana.  

En un futuro no muy lejano, las mujeres se convertirán en las principales consumidoras de productos a base de marihuana. El objetivo es sustituir ciertos medicamentos de prescripción médica, como sedantes, antidepresivos y somníferos, muy consumidos por las mujeres, por el cannabis.

Asimismo, todo apunta a que favorecerán el crecimiento del mercado de productos para el bienestar. Sin embargo, para acceder con éxito al mercado femenino, la industria tendrá que convencer a las mujeres que no han probado productos derivados del cannabis y que tienen una imagen distorsionada de sus consumidores, para que dejen de verlos como “hombres holgazanes”.

Desmontando estereotipos

El consumo de drogas en general, y de marihuana en particular, no tiene el mismo significado para los hombres que para las mujeres, ni se considera de la misma manera. Para el género masculino, el consumo de marihuana se considera un pasatiempo natural, sociable y culturalmente aceptable. Para las mujeres, supone un desafío a las normas culturales imperantes.  

Tradicionalmente, las mujeres tienden a ser las principales cuidadoras o progenitoras, lo que provoca críticas en torno al fomento del consumo de drogas delante de los niños. Incluso para las mujeres que no tienen hijos, sigue existiendo un estigma persistente sobre el consumo de marihuana.  

La organización española REMA (Red de Mujeres Antiprohibicionistas en el Ámbito de las Drogas) ha colaborado con el Departamento de Salud de la Generalitat de Cataluña en la investigación del debate sobre maternidad y marihuana. El objetivo del estudio es incorporar las voces de mujeres de diferentes edades, orígenes y trayectorias personales para ofrecer una representación de un abanico de experiencias sobre este asunto.

Mientras la marihuana sea ilegal, la mayoría de las mujeres, y especialmente las madres, que fuman hierba seguirán actuando con discreción y cuidado. La amenaza es demasiado real. En muchos países occidentales, si una mujer es declarada culpable de infringir le legislación referente a la marihuana, esta sentencia podría repercutir negativamente en una futura reclamación sobre la custodia de sus hijos.  

Si la gente se entera de que eres una consumidora de marihuana, muchos amigos y familiares te señalarán con el dedo, acusándote y estigmatizando tu hábito. Por desgracia, en la mayoría de los casos, el consumo por sí solo es suficiente para provocar esta hostilidad.

Saliendo del armario del cannabis

Tanto si las representaciones culturales de los fumadores de marihuana han influido en las decisiones de las mujeres, como si estas simplemente reflejan la vida real, el hecho es que muchos más hombres que mujeres consumen marihuana. En Estados Unidos, el número de hombres que consumen marihuana con regularidad casi duplica al número de mujeres (el 9,6% frente al 5%), según la Encuesta Nacional sobre Consumo de Drogas y Salud de 2012.  

Análogamente, el 48% de los hombres ha probado la marihuana al menos una vez en su vida, mientras que solo el 34% de las mujeres ha hecho lo mismo, según una encuesta de Gallup de 2016.

Según el Observatorio Europeo de las Drogas y las Toxicomanías (OEDT), en la UE el cannabis es la droga ilegal más consumida en todos los grupos de edad. Los datos sugieren que hay más hombres que mujeres que usan esta sustancia, aunque parece que la diferencia se reduce año tras año. Dependiendo del grupo de edad y del sexo, la prevalencia del consumo de marihuana varía enormemente de un país a otro.

Hoy día, en Estados Unidos, la marihuana recreativa es legal en 15 estados y en el Distrito de Columbia. Se ha despenalizado en otros 16 estados y en las Islas Vírgenes estadounidenses. Las diferencias culturales parecen estar disminuyendo junto con la prohibición.  

Las mujeres y la marihuana en la cultura popular

Cada vez hay más series de televisión y películas en las que se trata abiertamente el tema de la marihuana, como en la serie Weeds, o en las que se representa a mujeres consumiendo cannabis como parte de su vida cotidiana, como ocurre con las chicas de Sexo en Nueva York. Estas representaciones se alejan cada vez más del típico estereotipo del «fumeta».

Los debates ya no se centran en la marihuana en sí, sino en las razones por las que la gente decide tomarla. Por ejemplo, señalan que entre los diferentes grupos de consumidores (primerizos, ocasionales y habituales) hay gente de todas las clases sociales.  

Como demuestra la exitosa serie High Maintenance, drogarse con marihuana ya no se percibe como algo que convierte a un personaje en enrollado, tonto o irresponsable. Sencillamente, es algo que la gente hace, independientemente del género y la personalidad.  

A medida que el movimiento a favor de la legalización cobra impulso, las mujeres han empezado por fin a salir del armario del cannabis. Numerosas personalidades famosas o públicas han revelado que consumen marihuana o que están a favor de la legalización, como los comentarios ampliamente difundidos de Rihanna, Lady Gaga y Miley Cyrus. Durante los Premios Emmy 2014, la actriz de comedia Sara Silverman mostró el bolígrafo vaporizador de cannabis que llevaba en su elegante bolso de mano mientras caminaba por la alfombra roja.

La serie de Netflix Grace & Frankie describe el consumo ocasional de marihuana por parte de dos mujeres mayores y sus divertidas ocurrencias. Esta representación matizada de los consumidores refleja la diversidad y la inclusión de la comunidad cannábica, que acoge a personajes de todos los ámbitos de la vida.

Iniciativas femeninas

Existen iniciativas, como Marijuana Moms of Beverley Hills, puesta en marcha por un grupo de mujeres de Los Ángeles, que tratan de acabar con el estereotipo que sugiere que consumir marihuana te convierte automáticamente en un mal padre.

Asimismo, Jane West cofundó la red Women Grow, que «conecta, educa y capacita a la próxima generación de interesadas en el sector del cannabis, a través de la creación de programas, proyectos comunitarios y eventos para empresarias tanto aspirantes como líderes», como se indica en su web oficial. La percepción pública de la marihuana está cambiando rápidamente en todo el mundo.

Creada por Carola Pérez en 2014, Dosmociones es una organización sin ánimo de lucro con sede en Madrid que ofrece asistencia y apoyo a los usuarios de cannabis terapéutico, ayudándoles a encontrar el mejor tratamiento para su dolencia. El proyecto pretende llenar el vacío de quienes desean conocer las propiedades y aplicaciones medicinales de la marihuana, al margen de la desinformación mediática.  

El grupo organiza actos culturales, conferencias, jornadas informativas, cursos, talleres, seminarios, proyecciones, ferias y otras actividades destinadas a dar a conocer la educación sanitaria a un público más amplio.

Otra iniciativa online española, Las Chicas También Cultivan, fue creada por María Barragans, Gemma Burgos y Davinia Hidalgo Mateo. Tras reunirse en una feria de marihuana en la que la entrega de premios coronaba exclusivamente a hombres, surgió la idea del grupo. Con la intención de hacer visible el doble estigma que sufren las mujeres en el mundo del cannabis, el grupo pretende ofrecer asesoramiento y demostrar que existen más de un tipo de consumidores. 

EntOURage Network es una plataforma y red para mujeres especialmente orientada al mercado europeo del cannabis. Fundada por mujeres para mujeres, la misión de la red es crear un espacio seguro y favorecer el empoderamiento femenino. Aquí, la gente puede compartir ideas y acabar con el estigma que sigue perjudicando a las mujeres en la industria.  

Las mujeres llevan consumiendo marihuana desde siempre. Gracias a la cultura popular y a otros factores que favorecen la normalización, ahora se sienten más cómodas hablando de ello. En la actualidad ya podemos ver mujeres que han alcanzado la plenitud personal y profesional, tanto en la pantalla como en la vida real, disfrutando de la marihuana como si fuera una copa de vino, con el mensaje de que sus acciones no las convierten en fracasadas o en malas madres.

Mujeres a favor de la legalización

Las mujeres que participan abiertamente en debates sobre la marihuana han tenido un gran impacto en el movimiento a favor de la legalización en Estados Unidos. Según el estudio Selling Cannabis regulation, el voto de las mujeres ha sido decisivo en muchos estados donde se ha legalizado la marihuana.

Los datos recogidos por el Observatorio Global de Políticas de Drogas muestran que el apoyo de las mujeres a la enmienda de 2012 para legalizar la marihuana en Colorado aumentó en siete puntos porcentuales durante el último mes de la votación, mientras que el apoyo de los hombres disminuyó durante ese mismo periodo. El apoyo de las mujeres a la votación sobre el cannabis en el estado de Washington aumentó del 48% al 53% en los últimos días antes de las elecciones.

Parece que la sociedad en su conjunto necesita el apoyo femenino. El consumo de marihuana a nivel global se está aceptando cada vez más gracias a mujeres fuertes que han impulsado el movimiento.

Un negocio próspero dirigido por y para mujeres

Sin duda, el sector del cannabis moviliza a millones de personas en todo el mundo. La legalización será el siguiente paso. Las empresas han desarrollado nuevas estrategias de mercado para reforzar una imagen positiva y dirigirse a un abanico de clientes mucho más amplio y diverso, lo que indica un alejamiento de las connotaciones negativas de la escena «porrera».

Olivia Mannix y Jennifer DeFalco, Cannabrand

Olivia Mannix y Jennifer DeFalco son las fundadoras de Cannabrand, una agencia de marketing cuya estrategia consiste en promocionar el sector del cannabis entre el público general. Forman parte de una nueva generación de empresas de marketing, especialmente en Estados Unidos.  

Su estrategia es asociar el consumo de marihuana a personas de toda condición: profesionales de éxito, padres de familia a tiempo completo, personas mayores, gente sana y respetable. Cannabrand, una empresa dirigida por un grupo de mujeres, ha liderado el camino de una forma clara y decidida, indicando lo que el sector debía trabajar para renovar su imagen.

En los Países Bajos, el coffeeshop Boerejongens («chicos de la granja»), dirigido por una mujer, también está cambiando la percepción de este tipo de negocio holandés. Con una especial atención a la calidad (algo que a veces se ha pasado por alto en el sector comercial del cannabis, dominado por hombres), la fundadora Mariska es una de las principales impulsoras de la escena cannábica holandesa. Posee tres coffeeshops de éxito y un banco de semillas.

Investigación femenina del cannabis medicinal

La Dra. Cristina Sánchez es una destacada figura dentro del sector de la marihuana medicinal. Trabaja en la Universidad Complutense de Madrid y su investigación se centra en los cannabinoides como potenciales agentes antitumorales en el cáncer de mama y otros tipos de tumores. La repercusión de su trabajo ha sido fundamental para revisar los supuestos obsoletos sobre la marihuana y ser pionera en los avances médicos sobre el uso de esta planta.  

Consumidoras femeninas

En este panorama emergente, las mujeres son tan propensas a consumir productos de cannabis como los hombres, y ya no se considera aceptable cosificarlas como publicidad.  

Tradicionalmente, la marihuana se ha empaquetado pensando en los hombres. Sin embargo, a medida que la prohibición se desmorona, algunos empresarios avispados han empezado a reformular sus productos para orientarlos a las mujeres. Ciertos dispensarios de Denver ya tienen políticas por las que se niegan a vender cualquier producto con connotaciones sexistas para no alienar a las clientas.

El cambio de actitud también se puede observar en la publicidad de la marihuana, que ha dejado atrás el estilo tradicional de los «fumetas» para adoptar una imagen relacionada con estilos de vida saludables, algo que suele atraer más a las consumidoras. Existe una enorme diferencia entre este tipo de publicidad y la habitual de hace unos años.  

Un ejemplo de ello es el anuncio de la empresa norteamericana Dama, con sede en Seattle, que promociona su aceite mostrando a una pareja muy saludable dando un largo paseo juntos. Se trata de un anuncio que fácilmente podría confundirse con el de una empresa especializada en actividades al aire libre.  

Dama es solo una de las muchas empresas cuyo objetivo es vender productos de cannabis a mujeres que valoran un estilo de vida saludable, ya que muchas los utilizan de forma diferente a los hombres, no solo por sus efectos psicoactivos, sino también por los terapéuticos: relajación, alivio del dolor o como suplemento para favorecer el bienestar.

Hasta hace poco, inhalar marihuana fumándola era en realidad la única forma de consumirla, pero ahora existe una gran variedad de métodos mucho más seguros: colocación de gotas bajo la lengua, suplemento en refrescos, cremas para la piel, inhalación de vapor mediante un vaporizador, parches para la piel, supositorios… Esta gran variedad de opciones atrae el interés de muchas mujeres.

Haciendo progresos

Un informe de 2019 realizado en Estados Unidos reveló que el 38,5% de los empleados de las empresas de cannabis se identifican como mujeres. Lamentablemente, solo el 17,6% de ellas ocupaba un puesto de dirección o ejecutivo. Aunque tradicionalmente los hombres han dominado este ámbito, cada vez hay más mujeres que ocupan puestos de responsabilidad. Las iniciativas centradas en ellas aumentan día a día.

La presencia y participación femenina va en aumento en diversos ámbitos de la industria del cannabis. Estamos ante un panorama nuevo, valiente, donde el consumo se puede considerar sano, divertido, elegante y seguro. Aparecen negocios prósperos dirigidos por y para mujeres.

Dado el rápido avance de la legalización y la normalización, la magnitud del cambio con respecto a la marihuana no puede evaluarse únicamente en términos económicos o políticos. También se han producido profundas transformaciones culturales y sociales. El papel que desempeña el cannabis en nuestras vidas se ha replanteado, reconsiderado y reconfigurado, con las mujeres en primer plano. Una era ha llegado a su fin, y otra nueva ha comenzado.

La presencia de mujeres en la industria cannábica es cada vez mayor, y no cabe duda de que los anticuados estereotipos del pasado pronto se esfumarán de la conciencia colectiva. A medida que aumente la igualdad de género, aumentará la presencia de mujeres en todos los sectores, incluido en el del cannabis.

En definitiva, hablamos de mujeres reales. Son activistas, madres, abogadas, sociólogas, científicas, políticas, editoras, periodistas, empresarias, emprendedoras… mujeres con distintos estilos de vida, creencias, pensamientos y preocupaciones, que comparten un mismo objetivo. Se trata de apoyar públicamente el consumo y la regulación responsable de marihuana y seguir trabajando por su normalización.

¿Eres una mujer activa dentro de la industria de la marihuana, o te ha inspirado alguna? ¿Crees que estamos cerca de la igualdad en la cultura del cannabis, o aún queda mucho camino por recorrer? Comparte tus opiniones con nosotros en los comentarios.

Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Autor

  • Profile-image

    Sensi Seeds

    El equipo editorial de Sensi Seeds incluye botánicos, expertos médicos y legales, además de activistas de renombre como el Dr. Lester Grinspoon, Micha Knodt, Robert Connell Clarke, Maurice Veldman, Sebastian Marincolo, James Burton y Seshata.
    Más sobre este autor
Ir arriba